Viernes 19 de Abril de 2024

Juan Sanguinetti, un gobernante atípico y de carácter fuerte

Fue intendente de Pilar desde el 1º de mayo de 1958 hasta el 29 de marzo de 1962. Fue por la reelección pero perdió con Américo Vattuone. Renunció un mes antes de cumplir su mandato tras la caída del gobierno de Arturo Frondizi.


  • Domingo 07 de Marzo de 2021
Imagen del articulo

Fue intendente de Pilar desde el 1º de mayo de 1958 hasta el 29 de marzo de 1962. Fue por la reelección pero perdió con Américo Vattuone. Renunció un mes antes de cumplir su mandato tras la caída del gobierno de  Arturo Frondizi.

Corría el mes de setiembre de 1955, cuando las Fuerzas Armadas Argentinas luego de varios intentos, destituyen al gobierno peronista en la llamada Revolución Libertadora. Como consecuencia de ello terminan en Pilar los gobiernos municipales peronistas desde 1946 hasta 1955, que habían desempeñado Pedro Vildosola, Manuel Ferro Koning, Roberto Basaldua, Floriano Benito López y Rafael Cigliutti. Es bueno recordar que en ese momento el partido de Pilar abarcaba el territorio del actual partido más él de Escobar, es decir que Pilar tenía costa sobre el río Paraná y una extensa zona de islas.

Los militares en el gobierno nacional, proscribirían a partir de ese momento al Partido Peronista para participar en elecciones, convocarían a una elección para elegir Convencionales Constituyentes y reformar la Constitución Nacional y posteriormente convocar a elecciones generales.

Dentro de la principal oposición al Peronismo se produce una fractura que divide a la Unión Cívica Radical en dos partidos: la UCR del Pueblo con el Dr. Ricardo Balbín como su líder y la UCR Intransigente con Arturo Frondizi como abanderado. En Pilar como en todo el país se produjeron fracturas políticas interfamiliares, por ejemplo la familia Haiek (José UCRP y Ricardo UCRI), Sanguinetti (Juan UCRI y Santiago UCRP), Martignone (Ángel “Lito” y Raúl con la UCRI y el resto de la familia (UCRP), como también las familias Quintana, Martinelli, entre otras.

De esa manera concurren a las Elecciones Nacionales Constituyentes, donde triunfa la UCRP con 2.117.000 votos, contra 1.821.000 votos de la UCRI, no obstante los votos en blanco sumaron 2.119.000 votos (de origen peronista). Dicha Convención introdujo el artículo 14 bis de la Constitución Nacional y otras pequeñas reformas, terminando de la peor manera por falta de quórum para deliberar.

En ese ínterin de pocos meses hasta las elecciones generales del 23 de febrero de 1958, se produjeron cambios políticos significativos. La UCRI y el Peronismo acordaron una alianza electoral, por la que el Peronismo votaría por los candidatos de la UCRI en el marco de acuerdos políticos, económicos y sociales.

Es así como resulta electo presidente Arturo Frondizi con 4.049.000 votos contra Ricardo Balbín (UCRP) con 2.416.000 votos. En la provincia de Buenos Aires resulta electo gobernador el Dr. Oscar Alende con 1.093.000 votos, contra Crisologo Larralde (UCRP) con 630.433 votos Y en Pilar resulta electo Juan Cirilo Sanguinetti (UCRI) con 10.114 votos contra los 6.245 de la UCRP.

El 1 de mayo de 1958 asume Sanguinetti por cuatro años con mayoría en el Concejo Deliberante, que fue presidido por Raúl Gioia, prestigioso vecino de Escobar, hombre equilibrado, amigable y respetuoso de la convivencia política. Y con la presidencia de bloque del Dr. Alberto García Prego, hombre de consulta permanente, como lo fueran el Dr. Juan Ferra, Ricardo Haiek, Ángel Martignone, Ricardo Ceberio, Raúl Rodríguez Corti, Adolfo Pandolfo, José Regina, Reinaldo Gómez y Jorge Manfredi.

Mientras por la juventud lo acompañaban los integrantes del Ateneo Moisés Lebehson, presidido por Jorge Domenech, con la compañía de Santiaguito Sanguinetti, Ernesto y Jorge Donatelli, Alberto Lehmann, Reynaldo Palladino, Claudio Gambotti, Horacio Lopez, Rogelio Gimenez, Horacio Loraschi, el colorado Beretta, el “zorro” Maderna, Horacio Lubo y quien escribe esta nota, entre otros.

El gobierno de Juan Sanguinetti, podría dividirse en dos etapas: 1) normalización administrativa y contable, pago de deudas heredadas, creación del archivo municipal inexistente, confesión del patrimonio municipal, reformas profundas en el funcionamiento de la mesa de entradas y reparación de los equipos municipales para la prestación de los servicios públicos (1958-1960). Y la segunda de 1960 en adelante: implementación de un muy importante plan de obras públicas y prestación de servicios esenciales.

Juan Sanguinetti fue un gobernante atípico. Si bien provenía de la política su carácter fuerte, sus decisiones firmes y su rigurosidad en el cuidado de los dineros públicos, lo hacía poco atractivo para muchos. Para el ejercicio del poder se rodeó de un complejo equipo, mayoritariamente hombres de su confianza alejados del partido, como su Secretario General José María Seoane, el contador Antonio García Mattos, el secretario jurídico Dr. Francisco Cornara, su secretario de Obras Públicas el arquitecto Ferro, su inspector general Miguel Saric y su tesorero José Rossi. Y provenientes de la política como Jorge Manfredi (secretario privado), Oscar Quintana (subsecretario de Gobierno), Alcides Bruno (Asistencia Social).

Entre sus realizaciones se destacan la construcción de la Unidad Sanitaria, base del actual hospital que lleva su nombre en la calle Víctor Vergani y que fue construido con fondos propios del municipio ($3.600.000 moneda nacional), remodelación del cementerio de Pilar y construcción de nichos, pavimentación de las calles San Martín, entre Lagrave y Ruta 8, calle Ituzaingó entre Lagrave y Ruta 8, las calles que circunvalan a la estación Matheu, repavimentación de Lagrave desde ruta 8 a Ituzaingó, remodelación de la plaza central de Pilar y trabajos básicos de la plaza de Villa Morra, construcción de un puente sobre el arroyo Burgueño, para dar salida a los vecinos de Villa Rosa a la ruta 8 y al futuro Acceso Norte.

Además, la construcción de un puente sobre el arroyo Las Flores, facilitando el tránsito entre Manzanares y Open Door, apertura de un tramo del camino ruta 8 a Apeadero Kilómetro 61 (actual calle Arturo Frondizi) que resolvió la incomunicación de dicha parada (Irizar) por el desborde permanente del río Lujan, adquiriéndose por convenio la fracción al Dr. Alcides Rocha, hoy puerta de entrada al Parque Industrial Pilar; mantenimiento de más de 200 kilómetros de caminos de tierra de la red local, más de 50 kilómetros de la red provincial (por convenio con ella) y de más de 1000 cuadras de calles de tierra (tarea reconocida por toda la comunidad sin distinciones políticas.

Además se construyeron refugios de mampostería para la espera de transporte automotor, se reformó la sala de primeros auxilios de Derqui, se aportaron los materiales para la refacción de la sala de primeros auxilios de Tortuguitas, se colocaron artefactos de iluminación a gas de mercurio en calles céntricas de Pilar.

En trabajo solidario con la Provincia, se logró la pavimentación del camino que une Derqui con ruta 8 con una extensión de 8 kilómetros y una inversión de $5.000.000, la construcción del alcantarillado y traslado de alambrados en la ruta Pilar – Moreno como etapa previa a su pavimentación, la reconstrucción del camino Pilar – Rodríguez, con una extensión de 17 kilómetros y una inversión de $7.156.172, la reconstrucción de la ruta 26 entre ruta nacional 8 y ruta 9, es decir entre Del Viso e Ingeniero Maschwitz, con una inversión de $ 47.667.029.

Finalmente, caben dos consideraciones centrales sobre el gobierno de Juan Sanguinetti. La primera, por Ley 6068 del 23 de octubre de 1959 de la Provincia de Buenos Aires se creó el partido de Escobar, proyecto impulsado por el diputado escobarense Ameghino y que contó con la adhesión del Ejecutivo Municipal y de la unanimidad del Concejo Deliberante de Pilar. Lo que fue una demostración de grandeza política y generosidad vecinal.

Así Pilar se redujo a 350 kilómetros cuadrados y Escobar a 277 aproximadamente. Pilar quedó con 30.000 habitantes y Escobar con 28.000 aproximadamente. Pilar abarco a Derqui, Villa Rosa, Tortuguitas, Manzanares y La Lonja y Escobar a Matheu, Garín e Ingeniero Maschwitz y la zona de islas sobre el río Paraná.

La segunda, con las obras realizadas y las decisiones políticas adoptadas, en línea con las políticas de desarrollo del gobierno de Arturo Frondizi, comienzan a realizarse inversiones en industrias que dinamizan la zona, incrementan la población, el comercio y requiriendo una nueva infraestructura urbana y de servicios. Industrias avícolas, químicas, de autopartes del automotor, comienzan a instalarse en Pilar. Nace un nuevo Pilar.

Intento de reelección

En 1962, el gobierno provincial convocó para el 18 de marzo a elecciones provinciales y municipales para renovar las respectivas autoridades. Con una especial diferencia con las elecciones anteriores, ya que en cumplimiento de los acuerdos alcanzados en 1958, podría concurrir a elecciones el Partido Peronista, en este caso con el nombre de Unión Popular.

Juan Sanguinetti, si bien con algunas dificultades de salud (ya había estado con licencia varios meses, reemplazado por el Dr. Alberto García Prego) lanzó su candidatura con el deseo de concretar sus tres proyectos postergados, aunque elaborados y acordados con los gobiernos nacional y provincial: Agua corriente y cloacas en la ciudad de Pilar, Gas natural en el partido de Pilar y Plan de pavimentación de las calles de tierra de las poblaciones de Pilar.

Finalmente se impuso Unión Popular logrando el candidato Américo Vattuone 7522 votos. La Unión Cívica Radical del Pueblo con Urbano Arotce y 6344 votos quedó segunda y tercera la Unión Cívica Radical Intransigente con Juan Sanguinetti y 4968 votos.

Sin embargo las cosas no terminaron es ese momento. El 29 de marzo las fuerzas armadas destituyen al presidente Arturo Frondizi, quien es detenido y llevado a la isla Martin Garcia. Inmediatamente Juan Sanguinetti renunció a su cargo en solidaridad con Frondizi y terminó su mandato 30 días antes de que concluyera legalmente.

Por último, resulta bueno recordar lo dicho en su mensaje del 1° de mayo de 1961: “Debo destacar la eficaz acción y colaboración prestada por los señores concejales, de todos los sectores, que –confieso- no han sido políticos sino vecinos comprensivos inspirados patrióticamente en favor del pueblo”.

Por José Bernardo DomenechProfesor de Instrucción Cívica e Historia

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar