Viernes 24 de Mayo de 2024
Pide ser oído

Un padre lucha hace cuatro años para poder ver a su hija

Gustavo Rodríguez y su hijo fueron denunciados por su expareja, por abuso sexual en 2018. Ambos fueron sobreseídos, pero Rodríguez aún no ha podido tener la revinculación con su hija. Todos los domingos, se manifiesta en el Juzgado de Familia.


  • Sábado 26 de Noviembre de 2022
Lucha para ver a su hija

La justicia, lamentablemente, no siempre actúa ni de la manera ni con la celeridad que las personas necesitan, ocasionando grandes complicaciones y malestares. Este es el caso de Gustavo Rodríguez, que desde el 2018 lucha contra el Juzgado de Familia debido a una denuncia que realizó su expareja contra él y su hijo.

“En noviembre de 2018 la mamá de mis hijos nos hizo una denuncia por abuso sexual, fue de un día para el otro. Nunca nos hubiésemos imaginado. Automáticamente, fuimos excluidos de la casa por 90 días y desde ahí en adelante no puede tener nunca más un vínculo con mi hija. La justicia nunca me privó verla, solamente fue el perímetro, accedí a verla en dos ocasiones y por cuestiones de que la madre se opone a que la vea, no la veo. Ese es el reclamo al juzgado”, explicó Gustavo Rodríguez en diálogo con Resumen.

Rodríguez dijo que “tuve casi cuatro años de espera esperando una revinculación que nunca me dieron” y aclaró que tanto él como su hijo, han sido sobreseídos en la causa por el presunto abuso sexual: “no tenemos más causa penal, y al no haberla, con más razón habría que ejercer una revinculación urgente y lo único que tuve fue simplemente ver a mi hija hace un mes. Ahora, me volvieron a cortar eso, porque me dicen que la nena no tiene psicólogo en estos momentos. En los cuatro años, nunca tuvo. Para llegar a una nueva revinculación, quizás pasan dos, tres años”.

Hoy, con la resolución de la justicia en la causa, no habría motivos para que Rodríguez no pueda ver a su hija, pero aún no lo ha logrado. “La causa se archiva en 2019, porque no encontraron elementos como para seguir. La nena, el mismo día de la denuncia, estaba en San Isidro y le estaban haciendo pericias, que salieron bien, no encontraron nada porque no hubo nada”, contó.

Inicialmente el caso quedó a cargo de la jueza Mariana Valentini, hoy suspendida por irregularidades durante su período a cargo del Juzgado de Familia N°1. “Durante estos casi cuatro años, lo único que hizo fue citar a la mamá de la nena, que nunca fue. No se presentaba y la jueza no actuaba. Eso me llevó a encadenarme el año pasado en el juzgado, empecé manifestaciones los domingos, siempre pacíficamente”, relató.

A modo de protesta, Rodríguez hace ya numerosas semanas se acerca al juzgado los domingos por la tarde para manifestarse y exigir no solo poder ver a su hija, sino también para visibilizar la realidad de muchos padres. “Lo principal es ver a mi hija, que se tome conciencia de este tema porque no es solo que me pasó a mí. El reclamo al juzgado es que se agilice, que los tiempos no sean eternos. Que la sociedad tome conciencia de las denuncias falsas”, argumentó.

“La más damnificada es la nena, su mamá tiene problemas psiquiátricos y abandonó la medicación. Esa es mi desesperación, porque en cuatro años la madre pasó cinco parejas, mi hija está expuesta a personas violentas, que consumen. La nena está corriendo riesgo”, cerró Rodríguez.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar