Viernes 21 de Junio de 2024

Los estudios de abogados vuelven a atender al público con turnos previos

Resumen consultó al reconocido abogado Javier Santa Cruz sobre cómo repercutió la larga cuarentena en su rubro. Dura crítica al proyecto de la Reforma Judicial y al accionar de los Tribunales de Familia de Pilar.


  • Martes 18 de Agosto de 2020
Imagen del articulo

Resumen consultó al reconocido abogado Javier Santa Cruz sobre cómo repercutió la larga cuarentena en su rubro. Dura crítica al proyecto de la Reforma Judicial y al accionar de los Tribunales de Familia de Pilar.

Una de las actividades independientes a la cual el gobierno municipal de Pilar aprobó su apertura para la atención al público desde julio –previa consulta a los gobiernos nacional y provincial- fueron los estudios de abogados. Resumen consultó al reconocido profesional  pilarense del rubro Javier Santa Cruz sobre cómo repercutió la larga cuarentena en el desarrollo de su actividad.

“Arrancamos es una manera de decir, ya que si bien volvimos a nuestros estudios a trabajar, tenemos que hacerlo con turnos y cumpliendo con determinadas normas de protocolo que estableció la Municipalidad –comentó Santa Cruz-. Todavía estamos lejos de estar en una actividad plena sobre todo en el tema del funcionamiento de los tribunales”.

“Los tribunales estuvieron trabajando con guardias mínimas, en Capital Federal por ejemplo, recién la primera semana de julio por una resolución de la Corte, se habilito el funcionamiento de los juzgados, pero con suspensión de plazos, los que comenzaron a correr la segunda semana del mes pasado. Pero no obstante aún no se puede ir de manera presencial a los juzgados, hay casos judiciales que no se pueden iniciar porque dependen de la mediación pre judicial previa obligatoria”, enumeró.

“Como no se pueden realizar audiencias ni siquiera en el ámbito privado, eso hace que los mediadores no puedan celebrar audiencias y por consiguiente todos aquellos procesos judiciales que dependan de una mediación previa, no se puedan iniciar –apuntó el abogado- por lo que no queda otra que esperar a que todo vuelva a la normalidad que teníamos en ese aspecto hasta el pasado mes de marzo o bien  se establezca la obligatoriedad de las mediaciones remotas. En este momento se pueden celebrar con esta modalidad, pero no son obligatorias, ya que requieren de la conformidad de todas las partes”.

“En mi estudio tengo espacios suficientes como para audiencias manteniendo el distanciamiento social, como así también entiendo lo tienen la mayoría de los mediadores. En estos días por ejemplo participé de la firma de una escritura con la presencia de seis personas y se fueron cumpliendo todos los protocolos de ingresar dos personas a la vez. Sin dudas hay maneras de trabajar igual a pesar de la Pandemia”, apuntó el profesional.

En cuanto a qué se pudo realizar en la materia en los últimos cinco meses, Santa Cruz fue muy terminante. “Se pudo hacer poco y nada –confesó- solamente algunos procesos de familia, ya que por ejemplo en los procesos de daños que requieren mediación pre judicial, tengo varios parados desde marzo y abril que están en esa situación y que aún no puedo iniciar. Otros casos similares que se encuentran en la misma situación son cuestiones que tienen que ver con temas patrimoniales, accidentes de tránsito y cobro de costas”.

“En  procesos de familia, por reclamo de alimentos por ejemplo, si bien no se requiere la mediación previa, si tiene en su proceso lo que se denomina 10 días de comenzado el proceso, el juez debe determinar una audiencia para que comparezcan las partes, donde se fijan las primeras pautas provisorias del proceso. Esto se está haciendo solamente en los juzgados que trabajan bien. En cuanto a los divorcios en algunos juzgados se ha hecho lugar a las demandas, sobre todo los que son por presentación conjunta, ya que en estos casos no se precisa de una audiencia”, contó.

Crítica a los Tribunales de Familia locales y la Reforma Judicial

Durante la entrevista, el doctor Javier Santa Cruz no dejó de criticar la actuación de los Tribunales de Familia de Pilar. “En lo que a mí respecta y creo que es una opinión compartida por varios colegas debo decir que se me hace muy difícil trabajar en los Tribunales de Familia locales. En algún momento se crearon con la idea de descomprimir el trabajo de otras sedes, caso San Isidro, a las cuales se les complicaba llegar a muchos ajusticiables, pero con el tiempo, se ha vuelto algo contraproducente. Yo tengo casos en San Isidro y en Tigre y la verdad que son muy expeditivos con los trámites que ingresan, incluso los que se presentaron durante el mes de feria”, relató.

“Yo tengo acá expedientes iniciados hace más de un mes y todavía no salió el primer despacho. No se puede trabajar de esa manera y las excusas que ponen es que falta personal, que están sobre cargados de trabajo. Toda esta situación está acarreando una gran disconformidad de parte de mis colegas”, denunció.

Otra posición crítica del abogado pilarense es en referencia a la Reforma Judicial que está en ciernes de su tratamiento parlamentario. “A mí hay dos cuestiones que no me cierran del proyecto -confió a Resumen- primero que creo que con la grave situación epidémica que estamos atravesando no es algo para tratar hoy como cuestión de primera necesidad, la gente tiene muchísimos problemas más graves que sus gobernantes deben tratar de solucionar. Por lo tanto no entiendo cuál es el apuro de querer reformar la Justicia”.

“Por otra parte, lo que implica esta posible modificación de los números de jueces que integren la futura Corte, también es inentendible e injustificable. Una de las pocas cosas que yo vi con beneplácito del gobierno de Kirchner cuando asumió fue el haber reducido la nefasta corte menemista que estaba instaurada en aquel momento y que por propia iniciativa de la actual vicepresidenta, se redujo a cinco integrantes, nombrando a excelentes jueces para integrarla”, recordó.

“Por eso, yo no entiendo por qué ahora la misma señora Cristina Kirchner quiere elevarla  a nueve. Si me preguntan por qué creo que lo hace, realmente motivos jurídicos no le encuentro. Estoy de acuerdo si, en que la Justicia argentina merece una modificación, estoy totalmente de acuerdo, sobre todo la Justicia Federal, pero no se soluciona a mi modesto entender creando más juzgados federales o unificando las cámaras. Para mí, una verdadera reforma implicaría la manera de elegir a los jueces”, recomendó.

“Los jueces federales –opinó- debieran ser elegidos por el voto de la gente, previa acreditación de conocimientos académicos y personales. Porque mientras a los jueces los sigan eligiendo los políticos, siempre van a estar sujetos a presiones. Hasta que no cambie eso, no vamos a tener una Justicia verdaderamente independiente, que redundaría en una verdadera democracia de calidad, cuando los jueces sean impermeables a presiones políticas. Ahí vamos a tener una verdadera Republica donde todos vamos a ser iguales ante la ley”.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar