Lunes 17 de Enero de 2022
Federico Achával

“Esa es la forma que tenemos de gobernar: transformar”

Como cada 10 de diciembre el pueblo argentino celebra un nuevo año de democracia. El intendente Federico Achával se permite analizar sus dos primeros años de gestión en el Municipio de Pilar, evalúa los resultados de las elecciones y nos habla de los desafíos del futuro en la Comuna, la Provincia y Nación.


  • Domingo 12 de Diciembre de 2021
federico achaval

A dos años de haber asumido como intendente de Pilar, Federico Achával hace junto a Resumen un repaso de su gestión. A pocos meses de tomar el cargo tuvo que enfrentarse con la pandemia de Coronavirus que sacudió al mundo entero pero asegura que a pesar de eso y una “pesada herencia”, su gobierno “ha logrado poner un estado en marcha, presente y descentralizado”.

Asimismo plantea que el Hospital Central es el proyecto más importante por la deuda histórica con los pilarenses y como proyección de futuro, como así también el sueño de la Universidad Nacional, que espera todavía convertirse en ley en el Congreso Nacional.

El exconcejal y jefe de Gabinete municipal reconoció el apoyo y el trabajo en conjunto con los Gobiernos nacional y provincial, sin embargo se muestra muy feliz siendo intendente y hoy no siente aspiración por llegar al gabinete tanto en Provincia como en Nación.

Se acaban de cumplir dos años de gestión, muchos de esos meses atravesados por la pandemia, ¿qué balance se puede hacer de la gestión considerando este factor?

Hacer un balance en tiempos de pandemia dificulta el análisis; ahora nosotros nos propusimos como gestión de gobierno tener y generar un estado presente que en muchos casos se pensaba un concepto abstracto, pero creo que se volvió más real que nunca en el marco de la necesidad de un estado que se haga cargo de cuidar a los ciudadanos.

Lo cierto es que si uno analiza estos dos años de gobierno logramos generar ese estado presente porque lo hicimos, en un primer contexto, cuando tuvimos que darle la pelea al hambre -antes de la pandemia incluso- después de los cuatro años del gobierno de Macri. El desafío era reunirse con los movimientos sociales, con los merenderos, con los comedores, con las instituciones intermedias y tratar de mostrar un estado que salía a resolver el problema más urgente de la sociedad.

Yo me levanto todos los días a resolverle los problemas a los pilarenses. Así vivo, así gestiono.

Eso era algo que había planteado ya en la campaña electoral.

Eso fue algo planteado durante la campaña y una de las primeras acciones de gobierno que tomamos. Nos reunimos replicando la Mesa Argentina Contra el Hambre e hicimos Argentina y Pilar contra el Hambre. Y eso significó acciones concretas de acompañamiento a merenderos, a comedores, a instituciones.

Y después cuando vino la pandemia eso se agudizó, no solamente en términos alimentarios sino que también en términos sanitarios. Nosotros hicimos un gran esfuerzo para que el pueblo sienta que lo estábamos cuidando. Eso tenía la vara de mejorar las salas de atención primaria, en las cuales hicimos obras de infraestructura y mejoramos el funcionamiento de la dinámica diaria de las salas; era recomponer algo que había roto la gestión anterior que era un sistema secundario de atención en Presidente Derqui, porque al sacar el Meisner sacó también laboratorios, equipos de rayos, y lo logramos poner en funcionamiento al Meisner como una UTI pero además también logramos inaugurar el Hospital en Derqui, al cual le fuimos incorporando no sólo la pelea frente a la pandemia sino también la recomposición del sistema secundario de atención en términos de salud con laboratorios, con equipos de diálisis, con equipos de rayos y finalmente con el tomógrafo.

Entonces, cuando uno hace el balance el primer concepto que se me viene es el haber logrado poner un estado en marcha, presente y descentralizado. Sin ir más lejos, aquel que tenía una demanda alimentaria tenía que venir hasta la calle 11 de Septiembre, hacer una fila, y eso lo rompimos como esquema porque utilizamos todos los centros de desarrollo de primera infancia, buscamos las delegaciones municipales, e hicimos que aquel que necesitara acompañamiento alimentario en Alberti no tenga que venir en colectivo hasta acá para pedirlo.

Además hubo un trabajo muy fuerte para abordar en conjunto con el sistema educativo la llegada a las distintas familias. Esto también se vio y nos obligó a poner un estado presente en lugares de competencia no necesariamente municipales sino provinciales, pero hacerlo articuladamente.

¿Qué áreas demandaron más esfuerzos y qué presupuesto se llevaron?

Claramente Salud, que en el presupuesto del 2020 se llevó el 39%. Lo que mostró claramente dos cosas: recomponer un sistema que no existía o que funcionaba mal o era disfuncional; y segundo, una voluntad muy clara de hacerle frente a la pandemia. No solamente por recomponer las salas de atención primaria, el funcionamiento del Sanguinetti, invertir en él para mejorarlo, el hospital en Presidente Derqui, ampliar y mejorar el Falcón, sino también porque tuvimos que crear primeramente los centros de control y de hisopados para llevar tranquilidad a la población; implicaron esfuerzos presupuestarios por parte del Municipio, además los centros de vacunación: no solamente uno sino los seis que pusimos en funcionamiento. Generamos esa descentralización y eso significó un esfuerzo presupuestario.

Lo mismo en Desarrollo Social, donde dejamos la centralidad de Pilar y salimos a buscar las necesidades porque “donde hay una necesidad nace un derecho” como decía Evita Perón. Entonces esa idea, ese pensamiento, ese dogma político lo transformamos también en una realidad en el distrito y se vió también en el presupuesto.

Y otro de los temas centrales y que requirió una gran inversión fue la Seguridad porque no había en Pilar un sistema (lo dije mucho durante la campaña consciente de la realidad que se vivía). Tuvimos que recomponer desde las capacidades y capacitaciones del personal, la infraestructura para la policía de la Provincia de Buenos Aires, desde el equipamiento en el COM (Centro de Monitoreo), sino también en los móviles y en la calle de la Guardia Urbana y de la Policía de la Provincia. Tuvimos que hacer un enorme esfuerzo para poder tener un sistema de seguridad, y si bien es cierto que aún hay aspectos por mejorar y seguir trabajando para mejorarlo y seguir con la transformación, es cierto que hicimos una inversión muy grande en estos dos años en materia de seguridad.

Por deuda histórica y por proyección de futuro para el distrito, el Hospital Central de Pilar es el proyecto más importante.

Y en materia Educativa, que por motivo de la no presencialidad muchas de las cosas que hicimos no se plasmaran en la posibilidad de explicarlas, pero realizamos obras en todos los establecimientos educativos del distrito. Fueron obras reales, transformadoras, que llevamos adelante en un trabajo coordinado con la Provincia de Buenos Aires, con Agustina Vila, y vamos a seguir en ese rumbo.

¿Quedó algún proyecto planificado para los dos primeros años de gestión que producto de la pandemia no fue prioridad y se postergó?

El sueño es transformar, y lo cierto es que nos falta transformar muchísimos barrios, muchísimos. Entonces, no hay uno sólo, hay un montón y ese es el impulso que tiene que tener la gestión estos próximos dos años. Hemos logrado un montón de cosas, y el pueblo de Pilar nos lo agradeció y nos acompañó en esta elección. Recordemos que a mi me tocó ganar la elección con un punto de diferencia y a dos años logramos sacar una diferencia contra la oposición de más de 13

Hubo un crecimiento político y hubo un crecimiento en base a una gestión que logró cumplir las expectativas de la gente. Ahora también el desafío es que todas esas injusticias sociales, todas esas inequidades a las que todavía nos falta llegar y resolver, lo hagamos en estos dos años. Ese tiene que ser el impulso para gestionar.

Estás a mitad de tu mandato, quedan por delante dos años de gestión, y ¿qué grandes proyectos quedan?

Hay que poner en funcionamiento el Hospital Central de Pilar; con una obra que está planificado finalizar a fin de este año pero que, obviamente, la puesta en funcionamiento lleva un tiempo porque se requiere el equipamiento técnico y los recursos humanos. Por deuda histórica y por proyección de futuro para el distrito, el Hospital Central de Pilar es el proyecto más importante.

Lo otro tiene que ver también con los sueños: es el de la Universidad Nacional de Pilar, que es un sueño que se sustenta en una realidad. El haber transitado, caminado barrios en los cuales la gente tiene la aspiración de ser universitarios y que no puede hacerlo por falta de tiempo o por falta de recursos, no de ganas; y lo otro es haber recorrido las empresas del Parque Industrial y tantas veces habernos encontrado con que los trabajadores de Pilar no cumplen los requisitos porque no cuentan con las capacidades, el conocimiento o las habilidades necesarias para ingresar a las nuevas tecnologías que tiene hoy el proceso industrial. En ese sentido aún es aspiracional porque aún no tenemos la ley, queremos que sea una realidad en los próximos años. Eso implica un desafío y un trabajo enorme.

Para concretar el sueño de la Universidad Nacional de Pilar se necesita por un lado la ley y por el otro lo presupuestario para poner en valor el edificio, ¿cómo se hace para realizar la obra?

Primero tiene que estar la voluntad y desde el Estado la capacidad de transformar. Y yo confío en eso. Los proyectos nacen con un pan bajo el brazo, como dicen cuando nacen los chicos, bueno esto es así. Por ejemplo cuando teníamos que comenzar la obra del Hospital Central de Pilar los recursos no necesariamente los teníamos en el banco, lo que sí sabíamos era que teníamos que construir el hospital y que teníamos que salir a buscar los recursos. Esa es la forma que tenemos de gobernar: querer transformar. En nosotros la voluntad de transformar está por sobre las limitantes que siempre tiene la gestión desde el estado.

Fueron dos años muy particulares de gestión, ¿cómo fué y cómo es el vínculo con Provincia y con Nación?

La verdad es que el vínculo con Provincia y con Nación en estos dos años fue muy bueno, fue un trabajo contínuo con el presidente, con el gabinete nacional, hubo mucho trabajo articulado con el gobernador Kicillof en lo que tiene que ver con el desafío de reconocer que la provincia de Buenos Aires tiene un gran reto para generar políticas de igualdad, y que esas políticas de igualdad se concreten en una mejora en la calidad de vida de la gente. Hubo un proceso conjunto de planificación, de reordenamiento, no solamente hacia afuera sino fundamentalmente administrativo para que las cosas finalmente pasen y ese tránsito lo hicimos en conjunto. Me han visto tener reuniones con todo el gabinete nacional, con todo el gabinete provincial, muchos de ellos han venido acá, han acompañado nuestros proyectos y realmente creo que, una demostración de eso fue que el gobernador Kicillof tomó la decisión de plantear el relanzamiento de su gestión de gobierno por los próximos años acá en el distrito; eso habla de un vínculo generado tanto de gestión como político, y de la proyección, las ganas y la voluntad que tenemos de seguir trabajando juntos.

A mí me tocó ganar la elección con un punto de diferencia y a dos años logramos sacar una diferencia contra la oposición de más de 13.

¿Cuánta ayuda recibió el Municipio tanto de Provincia como de Nación para poder concretar los proyectos que se fueron realizando en estos dos años?

Muchísima, muchísima realmente. El poder trabajar con el gobierno nacional y provincial de manera articulada ha sido muy importante, más en un contexto económico tan complejo, más en un contexto de pandemia. Pongo un ejemplo: nosotros empezamos la gestión de gobierno con nueve camas de terapia intensiva con respiradores para adultos; el Municipio tomó decisiones de invertir en materia de salud, había 12 respiradores que estaban tirados en un depósito y los arreglamos; pero en conjunto con la Provincia y con Nación llegamos a tener en el sistema público más de 70. Y esas fueron inversiones del gobierno nacional y provincial, en distintos casos, para poder reforzar nuestro sistema de salud. Hubo una articulación, en el contexto y en la idea, de ponernos a trabajar en los problemas de fondo de la provincia de Buenos Aires, y de Pilar en particular, para tener la capacidad en un contexto muy difícil no perder el objetivo de transformar. 

¿Qué significa para la gestión un resultado como el obtenido en los últimos comicios?

La enorme responsabilidad de trabajar con mayor intensidad para cumplir con el objetivo de zanjar las desigualdades que existen en el distrito. Nosotros tomamos con muchísima humildad ese resultado porque realmente nos pone en el enorme desafío de seguir creciendo, de llegar a todos, de tratar de convencer y persuadir a quien no lo hemos hecho y probablemente esto sea porque nos faltaron cosas por hacer. Obviamente el desafío es ahora acompañar a ese 45% que nos respaldó, de sostenerlo, devolverle con acciones políticas públicas su acompañamiento; pero también el desafío es llegar a todos los demás. Y eso solamente se logra con más trabajo.

¿Cuáles son los retos o desafíos de Fernández y de Kicillof?

Creo que principalmente hoy la demanda de la gente tiene que ver con la generación de trabajo y levantar la economía, no solamente en términos macros sino fundamentalmente que esa mejora en la economía termine redundando en una mejor calidad de vida de cada una de las familias de Argentina y de la provincia de Buenos Aires. Y eso es un desafío enorme. El Estado, tanto de Fernández como de Kicillof, logró demostrar la voluntad de un estado presente, de un estado que cuidó y que en el momento que la situación se puso compleja, lejos de retirarse tomó decisiones. Y ahora el desafío es que, siendo conscientes de donde salimos, que es una Argentina con muchísima pobreza, con desigualdades, con indigencia, con falta de trabajo, tenemos la responsabilidad - los que somos de raíz peronista- de gobernar generando trabajo, y que ese trabajo alcance para llegar a fin de mes. Ese es el gran ordenador social que todavía tenemos pendiente de cumplir.

Planificar la idea de qué va a pasar en el 2023 aleja a la política de lo que la sociedad quiere,

Estamos haciendo un balance de los dos años de gestión y descubriendo los proyectos que restan para este mandato, ¿vas a presentarte nuevamente como candidato a intendente?

Yo lo planteo desde dos puntos de vista a la respuesta esa: la primera tiene que ver con la realidad, la gente acaba de tener una elección y su preocupación y lo que quiere ver es que el resultado de esa elección transforme políticas públicas hoy y que mejore la calidad de vida hoy. Entonces, empezar a planificar la idea de qué va a pasar en el 2023 aleja a la política de lo que la sociedad quiere. Yo creo que hay que tomar el ejemplo de las Paso a las generales en las cuales lo que hubo fue un masivo apoyo a una forma de plantear la política, que es la política hablando y dialogando sobre las cuestiones de la vida real de la gente. Por mi parte, hoy tengo el enorme desafío de representar a los pilarenses y tengo el enorme desafío de encontrar soluciones a las dinámicas diarias de nuestro pueblo.

Y lo segundo tiene que ver con una forma de encarar la vida; y en ese sentido el desafío es levantarse todos los días para resolver problemas hoy, porque si no llegamos a la dinámica que le prometemos a la gente que algún día la felicidad del pueblo va a llegar, y ese día nunca llega. Yo me levanto todos los días a resolverle los problemas a los pilarenses. Así vivo, así gestiono.

¿Crees que un mandato alcanza para gestionar todo lo que se necesita?

No tiene que ver con mandatos, creo que los proyectos políticos tienen que ser sustentables. No son cuestiones individuales, eso lo tengo en claro. La política no es una opción individual sino que es un proyecto colectivo; y los proyectos colectivos necesitan tiempo para concretarse y transformar, independientemente de que sea una persona u otra.

Ahora, sí tiene que haber una continuidad de políticas públicas, tiene que haber una continuidad de proyecto y de modelo de país, y eso es a lo que apuntamos.

Hoy la demanda de la gente tiene que ver con la generación de trabajo y levantar la economía.

¿Aspirás a cargos en el ejecutivo o en el legislativo tanto de Provincia como de Nación?

Estoy muy feliz siendo intendente. La verdad es que hoy no se me plantea esa necesidad, realmente tenemos un desafío enorme en el Municipio. Tenemos proyectos y programas que me desafían políticamente acá, y la verdad es que quiero cumplir con esos sueños.

Para finalizar, personalmente considero que los seres queridos que ya no están físicamente nos siguen acompañando y guiando, ¿qué pensás que te diría tu mamá hoy, si tuvieras la posibilidad de conversar con ella, tanto de tus logros personales como profesionales?

Los ojos de Achával se llenan de lágrimas, su voz se corta, y por un instante sólo atina a decir: “…eh, …Clarisa”; para luego respirar profundo y finalizar: “Creo que lo primero que me diría es que me cuide, que me cuide y que, como siempre, le ponga el corazón a las cosas que haga. Estoy seguro que eso me diría”.

 

Clarisa Bartolacci

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar