Sábado 10 de Diciembre de 2022

Sorpresivo fallecimiento del bombero de Pilar, César Emanuel Flores

Tenía 42 años y murió de un ataque cardíaco. Llevaba 25 años de servicio en la institución y siete como instructor. Fue el ideólogo de “Chispa”, la mascota de los bomberos voluntarios de Pilar. Dejó una esposa y cuatro hijos. Fue despedido con honores por sus pares.


  • Viernes 29 de Octubre de 2021
Imagen del articulo

Tenía 42 años y murió de un ataque cardíaco. Llevaba 25 años de servicio en la institución y siete como instructor. Fue el ideólogo de “Chispa”, la mascota de los bomberos voluntarios de Pilar. Dejó una esposa y cuatro hijos. Fue despedido con honores por sus pares.

Profunda tristeza causó en el ambiente bomberil pilarense, el sorpresivo fallecimiento del ayudante de primera César Emanuel Flores, quien cumplía funciones en el Cuartel Central de los Bomberos de Pilar. Llevaba 25 años de servicio y había cumplido funciones también en el Destacamento de Villa Rosa y en los Bomberos Voluntarios de Del Viso, donde tuvo un fugaz paso.

Su deceso se produjo el pasado lunes 25 a causa de un paro cardiaco. Vecino del barrio San Alejo, el servidor público tenía 42 años, estaba casado y  tenía cuatro hijos. Querido y respetado por todos sus pares, Flores también será recordado por haber sido el inspirador de la creación de “Chispa”, el perro mascota de los bomberos pilarenses.

En el Día del Bombero Voluntario, el 2 de junio del año pasado, Resumen reporteó al hoy bombero reservista Sergio Arce quien hizo trascender a Chispa del dibujo a las redes sociales y de allí a la corporación en mascota de la institución, como muñeco de peluche gigante. El Día del Bombero de 2017 iba a tener un condimento especial. La idea de la Comisión Directiva, dirigida entonces por Gustavo Yacopi y la Jefatura del Cuerpo activo, era presentar un mega evento al aire libre donde la familia pilarense pudiera ver de cerca los móviles de los cuarteles que integran los bomberos pilarenses y diversos simulacros de las distintas brigadas que lo componen.

La actividad se llevó a cabo el sábado 3 de junio en el Predio Piane durante toda la jornada, con acceso libre y gratuito. Semejante evento, ameritó una gran organización con varias reuniones previas. Una de ellas se llevó a cabo en el Destacamento de Villa Rosa, donde concurrió como coordinador el ayudante de primera Sergio Arce.

“Uno de los bomberos llevó el dibujo de un perro con ropa de bombero –comentó a Resumen Arce- fue el bombero Cesar Flores, quien tímidamente presentó el dibujo a los presentes y la moción de que fuera la mascota para el Cuerpo de Cadetes. Me pareció una excelente idea, tanto que le propuse que el perro representara a todo el Cuartel de Bomberos de Pilar”, recordó Arce en aquella oportunidad.

Finalmente, el 3 de junio de 2018, los concurrentes al desfile cívico por las Fiestas Patronales de la localidad de Fátima, se encontraron con la sorpresa cuando pasó la delegación de Bomberos Voluntarios de Pilar, que una mascota encabezaba el Cuerpo de Cadetes de la entidad. Hacía su presentación oficial “Chispa”, un simpático perro de peluche gigante, ataviado con traje de bomberos y un casco luciendo el número 47, precisamente el que identifica al Cuartel de Pilar en el ámbito nacional.

César Emanuel Flores  cumplía este año sus 25 años como bombero, por lo que en diciembre iba a ser homenajeado por sus pares, como premio por sus años de servicio a la comunidad. Ingresó al Destacamento de Villa Rosa en 1994, para luego formarse como instructor.

En un comunicado difundido a través de las redes sociales, los Bomberos de Pilar, así despidieron a su compañero: “Un cuartel de bomberos, no solo son vehículos, máquinas y equipos. Para quienes formamos esta institución, estos lugares y elementos tienen algo más: tienen alma, tienen impregnado el sacrificio y la entrega de las personas que estuvieron, están y se preparan para estar. Somos todos nosotros, pero a la vez algo más grande que todos nosotros. Hoy nos toca despedir a una parte de eso que somos. A un compañero, un colega, un amigo. Una persona que pasó por aquí, que compartió gran parte de su vida con nosotros, que no dudó en esforzarse por dar, por ayudar, por cumplir con un deber. Un deber al que nadie lo obligó, sino uno que eligió y lo eligió durante 25 años. Nos resultaría difícil despedirte solo por tu nombre “Cabeza”, porque así es como te recordaremos, así es como te nombraremos cuando contemos las anécdotas, las ganadas, las perdidas. Así es como sabremos que estás presente, como todos los que aportaron vida a este cuartel y cuyos nombres resuenan y resonarán siempre”.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar