Viernes 01 de Marzo de 2024

Se cumplen 210 años del paso de los Granaderos a Caballo por Pilar

El 29 de Enero de 1813 el escuadrón pasó por el Arroyo Pinazo y Pilar, con rumbo al Combate de San Lorenzo. Un documento revela la compra de caballos del alférez Angel Pacheco en el distrito.


  • Jueves 26 de Enero de 2023
Granaderos Pilar

Este domingo se cumplen 210 años del paso de los Granaderos a Caballo rumbo a su bautismo de fuego en el Combate de San Lorenzo, y el hallazgo de un documento enriquecedor alienta a continuar investigando la historia de nuestro partido. Se trata del recibo que firmó el alférez Angel Pacheco por cuatro caballos en la Posta de Pilar el 29 de enero de 1813.

El Coronel San Martín fue designado a cargo de un destacamento para accionar sobre cualquier expedición realista en los sectores de la provincia, incluyendo al gobierno de Santa Fe. El 28 de enero partió este elemento desde los cuarteles del Retiro para atacar a la fuerza embarcada.

San Martín eligió marchar de noche debido al calor intenso y para evitar ser detectado por los realistas. “...el Coronel San Martín había dispuesto antes de partir, que sobre la base del 1er Escuadrón, se aprestara la fuerza que iba a marchar para llenar esta misión, por tener personal más antiguo y mejor instruido, y en consecuencia, más capacitado para cumplir el servicio requerido, agregando al mismo en idénticas condiciones de disciplina e instrucción otros elementos del 2do y 3er Escuadrón,...”.

El 2do a cargo de este Destacamento era el Capitán Justo Germán Bermúdez, oriundo de la Banda Oriental. Los Granaderos a Caballo sumaban aproximadamente 150 hombres, a saber: 7 Oficiales, 2 Cadetes, 3 Sargentos, 1 Trompeta, 8 Cabos y 129 Granaderos (64 del 1er Escuadrón, 58 del 2do, y 7 del 3ro. Entre ellos estaban los hermanos Gélvez.

¿Desde dónde salieron?

Algo inesperado iba a suceder: Al llegar a Santos Lugares, San Martín descubrió que el maestro de postas no había recibido la notificación del gobierno de preparar los relevos de caballos para todo el Destacamento. El recambio de ganado no permitió contar con tantos caballos frescos y con dificultad se pudo montar al Escuadrón de Granaderos, teniendo en cuenta que los animales de combate eran llevados de tiro.

Para remediar este inconveniente, el Alférez Ángel Pacheco fue adelantado al galope por toda la ruta de postas, alertando la urgente necesidad de ganado. Orden que cumplió con rapidez y eficiencia, ocupando después, un puesto adelantado de vigilancia sobre la costa del Paraná.

Entre el 29 y el 30 de enero se ingresó en el derrotero de postas, arribando a Santos Lugares (en este lugar debe detener su marcha la Compañía de Granaderos a pie del Batallón Nro 2, porque no se pudo montar). Mientras tanto las naves realistas, aprovechando una ráfaga sostenida de viento abandonaron su fondeadero e ingresaron al Paraná.

Se continuó por las postas: Conchas, Arroyo Pinazo, Pilar, Cañada de la Cruz, Río Areco, Cañada Onda, Río Arrecife, Administración San Pedro, Hermanas, San Nicolás (primer contacto con el Río Paraná recorriendo ya 50 leguas y media), Arroyo Seco, Arroyo del Medio, Administración (76 leguas previstas).

San Martín siguió paralelamente a la flotilla. Habían quedado retrasados dos jornadas respecto a ésta. El Jefe de los Granaderos a Caballo tomó conocimiento que los buques habían fondeado frente a San Lorenzo, efectuando un desembarco. De esta manera, continuó a marchas forzadas hasta que el 2 de febrero por la noche, se arribó a la posta de San Lorenzo.

A continuación, el Destacamento ingresó en completo silencio al Convento de San Carlos. La noche era muy oscura, se cerró el portón del convento (para evitar que algún transeúnte observara algo extraño), echando pie a tierra, los escuadrones de granaderos. San Martín ordenó prohibir que se encendiera fuego y que se hablara en voz alta… Esta fracción había atacado al primer desembarco que los realistas habían efectuado en San Lorenzo. El resto es historia más conocida, aquella del Sargento Cabral y del Capitán Bermúdez.

Además de los 15 Granaderos a Caballo fallecidos, el Cuerpo tuvo su primer mártir: el (ascendido post mortem) Sargento: Juan Bautista Cabral.

Posteriormente San Martín, como sería habitual en él, premió al Alférez Ángel Pacheco encargándole que lleve personalmente, el “Parte de la victoria de San Lorenzo” a Buenos Aires.

Sirva este recuerdo para alimentar el orgullo de la historia de nuestro partido y sus promotores.


“Vale por cuatro caballos incluso el del postillón desde la Posta del Pilar hasta la de la Cañada de la Cruz que hay seis leguas.

Enero 29 de 1813.

Son 4 caballos

Angel Pacheco”

(Museo Regimiento de Granaderos a Caballo)

 

Profesora Silvia Villamagna

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar