Empleados de 3 Arroyos reclaman ayuda para reactivar la empresa del Parque

Empleados de 3 Arroyos reclaman ayuda para reactivar la empresa del Parque

 

Son 120 familias que, hace un mes, están en medio de la incertidumbre. La compañía no produce y no abona hace seis meses los sueldos. Esperan que la Comuna intervenga favorablemente.

A mediados de 2018, los trabajadores de la empresa 3 Arroyos, ubicada en el Parque Industrial de Pilar, comenzaron su lucha para mantener sus puestos de trabajo y cobrar los sueldos por toda la labor realizada pero, con el inicio del 2020, la situación no ha cambiado y de hecho, empeora.

A mediados de enero los empleados, nucleados en el gremio STIA, habían explicado que la compañía había dejado de producir desde inicio de enero 2020, que el trabajo ya no existía y que los pagos eran “a cuenta gotas”, adeudando los dueños por lo menos seis meses de trabajo a cada empleado.

Es insostenible mantener una familia de esta forma”

Hoy son 120 familias las que piden, de forma desesperada, una solución pero, no han obtenido respuestas. El viernes por la mañana, decenas de trabajadores se hicieron presentes frente al Palacio Municipal pidiendo que el intendente Federico Achával los recibiera. “Reclamamos por el petitorio que entregamos una semana atrás que sigue sin respuestas, desde el jueves pasado que tuvimos la reunión con el Concejo Deliberante y el Municipio, pero no nos dejaron nada en claro”, explicó Daniel Pereyra, un empleado de 3 Arroyos, a Diario Resumen.

El petitorio refería a que la Comuna pueda ayudar a reactivar la producción: “era más que nada una ayuda del Municipio, porque el 10 de junio se presentó el intendente Federico Achával junto a Sergio Massa, prometiendo que nos ayudarían y hoy, hace más de 20 días que estamos parados y sin cobrar”.

“No estamos despedidos, no estamos suspendidos. Solo estamos parados, sin producir y sin cobrar. Por eso mismo queremos que el Intendente nos reciba, para que pueda escuchar lo que nos está pasando”, añadió Pereyra.

Los empleados piden que se intervenga en la compañía ya que el dueño “no quiere presentar la quiebra ni quiere hacer nada” por lo que, necesitan que o llegue otro inversor que pueda reactivar las máquinas, que se arme una cooperativa o que, repentinamente, haya una solución.

“Hasta ahora no cobramos un peso, hace más de 20 días no producimos. No tenemos nada que amortigüe los sueldos que hace más de seis meses no nos abonan como corresponden. Tenemos un malestar inmenso”, contó el empleado.

Hace más de 20 días que estamos parados y sin cobrar”

La situación es crítica porque todos tienen familias y no tienen con qué poder alimentarlos de la forma correcta. Daniel Pereyra contó que los viernes, después de las 16, miraban con ansiedad la cuenta para ver los depósitos de sueldos: lo máximo fue 1500 pesos.

“Para mantener una familia de cuatro o cinco personas con 1500 pesos de un viernes a otro es realmente imposible. Nosotros esperamos que esto mejore, pero no pasó y llegamos a esta situación que hoy padecemos”, se lamentó Pereyra.

Por otro lado, aclaró que la Comuna les ha brindado una sola vez bolsones de alimentos pero que no alcanza: “solo la semana pasada recibimos bolsón de mercadería, lo que no ayuda a sustentar una familia. Es insostenible mantener una familia de esta forma”.

Pasadas las 15 Daniel Pereyra confirmó que, a pesar de la promesa de que serían recibidos por las autoridades “no salió nadie” por lo que, el lunes se acercarán a exigir nuevamente una respuesta y, de no tenerla, habrá una nueva movilización.

Segunda ola: la Provincia abrió el camino para disponer más restricciones

Segunda ola: la Provincia abrió el camino para disponer más restricciones

Pilar sumó una nueva muerte y 231 casos de Coronavirus

Pilar sumó una nueva muerte y 231 casos de Coronavirus

Los contagios de Covid en Pilar,  otra vez superaron los 300 diarios

Los contagios de Covid en Pilar, otra vez superaron los 300 diarios

UDOCBA, en contra de continuar la presencialidad por el riesgo de contagios

UDOCBA, en contra de continuar la presencialidad por el riesgo de contagios