Jueves 02 de Diciembre de 2021

Falleció el histórico dirigente radical Ricardo “Tutuca” Giménez


  • Martes 30 de Junio de 2020
Imagen del articulo

Estaba internado en el hospital Sanguinetti por una grave neumonía. Fue precandidato a intendente por la línea Coordinadora y congresal nacional de la UCR.

A las 10:30 de la mañana de hoy, en el Hospital Central Juan Cirilo Sanguinetti, donde se encontraba internado por una grave neumonía, falleció el reconocido vecino pilarense e histórico militante radical Ricardo Albero Giménez.

Había nacido en Capital Federal el 10 de abril de 1954. Más conocido por su apelativo de “Tutuca”, Giménez más allá de su bandería política a la cual defendió a ultranza, siempre fue un político moderado, que incluso tuvo participación en gobiernos municipales en épocas de gestiones de otros colores políticos, por ejemplo durante las gestiones  de Humberto Zúccaro y Nicolás Ducoté.

Tutuca se encontraba internado desde hace semanas en el hospital pilarense y los profesionales que lo trataron habían logrado cierta estabilidad en su estado de salud, aunque nunca pudo dejar de ser asistido con respirador. Según informo a Resumen la Casa de Sepelios Ponce de León, los restos del dirigente radical serán despedidos este miércoles a las 9:30 en la casa velatoria y tras un responso serán cremados en el Cementerio Parque Recoleta de Del Viso a las 10:30.  

Un gran defensor de la democracia

Tutuca –apelativo que lleva desde su adolescencia-  fue pre candidato a intendente por la línea Coordinadora; Congresal Nacional, además de Convencional Provincial, militante de Renovación y Cambio, candidato a concejal y presidente del comité de la Unión Cívica Radical en Pilar.

Lo conocí a mediados de los ’80, cuando Ricardo estaba encargado de la administración de una cadena de carnicerías en Presidente Derqui, Yo entonces trabajaba en la sucursal Presidente Derqui del Banco de la Provincia de Buenos Aires y habitualmente lo atendía cuando venía a realizar depósitos en la cuenta corriente de la empresa o a averiguar el saldo. Siempre fue muy bonachón y comunicativo por lo que no tardamos en trabar amistad.

Una vez se acercó al mostrador y me pidió hablar en privado. Iba a lanzarse políticamente dentro del radicalismo y estaba organizando un acto en el Club Peñarol de Pilar. “Te quiero como locutor del acto”, me dijo, a lo que le respondí que yo era un locutor y conductor de eventos sociales y espectáculos, alejado de cualquier actividad política, incluso le sugerí que buscara alguna persona con cualidades de animación para que condujera el acto político que me estaba ofreciendo. Su respuesta me sorprendió: “Yo quiero que conduzcas el acto –me dijo- porque sos mi amigo”. Por supuesto fui el conductor del evento, un acto político en el marco de un asado que se sirvió en el amplio patio entonces descubierto del popular club de la calle 11 de Septiembre.

Pero no fue la única agradable sorpresa que me brindó en tantos años de amistad, aunque no nos tratábamos demasiado. A mediados de los ’90 tuve un ciclo político en Telered Pilar que tuvo su ‘cuarto de hora’ y algo más: “Sesión Abierta” que estuvo en la pantalla local hasta el año 2000, cuando acepté ser Director de Prensa del ex intendente Sergio Bivort. Un día se aparece Tutuca en el canal con una carpeta. “Fijate esto a ver si te gusta” me dijo Tutuca. Era la declaración de Interés Provincial del programa televisivo, que consiguió a través de su amigo, el entonces diputado provincial Alberto Giordanelli. Esa declaración fue el puntapié para que el ciclo haya sido reconocido tiempo después de Interés Nacional, por gestión del entonces diputado nacional Jorge Telmo Pérez y tiempo después de Interés Municipal por decreto firmado por el intendente Alberto Alberini.

También fuimos compañeros en la radio FM Del Sol, cuando Tutu conducía un ciclo dedicado a Boca Juniors junto al recordado cerrajero Roberto Lorge. Lo vi hace poco, un mes atrás, en el kiosko de Venturita en la Avenida Tomas Márquez, me contó que la Cuarentena lo había sorprendido en una casa quinta en Maschwitz, propiedad de un amigo que se la había prestado el verano pasado.

“Desde entonces, estamos ahí, porque mi amigo me dijo que se la cuide”, me dijo Tutuca al que lo encontré muy bien, tan sereno y placido en sus comentarios, como siempre. Lo único que extrañaba era que a veces no podía sintonizar la 100.3 Radio X para escuchar mi programa de tangos, los sábados, del que era asiduo oyente, “porque a veces la señal llegaba con interferencias”.

A través de un amigo en común –Oscarcito Regueira- me enteré de su sorpresiva internación y lo delicado de su estado de salud. Hoy tengo la desazón, como la de tantos pilarenses que lo han conocido, de lamentar su partida. Siempre quedará en mi recuerdo la sonrisa a flor de labios, su amistad incondicional. Hasta siempre Tutuca Giménez, gran amigo que me dio la vida. Mis respetos a tu señora Amalia, a tus hijos y nietos.  

Sinceramente.

Oscar Orlando Mascareño

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar