Domingo 03 de Julio de 2022

Veterano de Guerra pilarense estuvo con Alberto Fernández y sorteó los arcos del partido Defensa- River

Claudio Blanco además recibió la camiseta de Enzo Pérez cuando salió reemplazado en el segundo tiempo. El excombatiente viajó con la delegación de River Plate desde el Estadio Monumental y fue el encargado de designar a otros seis veteranos para que lo acompañaran a Florencio Varela.


  • Domingo 03 de Abril de 2022
Claudio Blanco

El veterano de guerra pilarense Claudio Blanco (59) vivió ayer una jornada que nunca olvidará en su vida. Hincha fanático del Club Atlético River Plate del que es socio de hace muchos años y muy cercano a la actual dirigencia de la entidad millonaria, Claudio fue invitado especialmente a participar del acto por el 40 aniversario de la Gesta de Malvinas que encabezó por la mañana el presidente Alberto Fernández en el Museo de Malvinas de la Avenida Libertador en Capital Federal.

Fernández estuvo acompañado por integrantes de su gabinete y participaron además de la evocación los expresidentes de Bolivia y Uruguay, Evo Morales y José Mujica, respectivamente, entre otros invitados especiales a la conmemoración.

Finalizado el mensaje del primer mandatario, Blanco tuvo un aparte con él, donde le expresó –según comentó a Resumen– que “si era la intención de su gobierno seguir apoyando a los excombatientes, lo hiciera mientras estos estuvieran en vida”.

Finalizada la actividad, el veterano pilarense junto a otros seis camaradas, fueron trasladados al Estadio Monumental de Núñez, donde fueron agasajados, quedando “concentrados” después, a la espera de sumarse a los jugadores que horas más tarde se enfrentarían por una fecha más del Torneo de la Liga Profesional, a Defensa y Justicia en carácter de visitantes.

“Viajamos en el mismo micro que la delegación”, comentó a nuestro medio Blanco. Minutos antes de comenzar el encuentro, ya con los equipos en el campo de juego y en plena trasmisión televisiva en directo, Blanco y sus compañeros fueron anunciados por la voz del estadio, siendo recibidos con aplausos y vítores de la numerosa parcialidad del “Halcón de Varela” presentes en el estadio.

“Cuando me llegó la invitación por parte de un directivo de River para participar, me pidió que convocara a otros seis veteranos para que me acompañaran -comentó Blanco a nuestro medio- y como yo tengo muchos camaradas en la zona que estuvieron en los Regimientos 4 y 7 que tuvieron activa participación en Malvinas y con quienes mantengo contacto, consideré que debía invitarlos a ellos para que me acompañaran”.

Los excombatientes fueron ubicados en un sector aledaño al banco de suplentes de River. Mientras, se preparaba la tradicional ceremonia para el sorteo de arcos con la presencia de la terna arbitral y los capitanes de ambos equipos. Para sorpresa de todos y en plena transmisión televisiva, se ve como Patricio Lousteau hace ampulosas señas hacia el sector donde estaban ubicados los veteranos que no se dan cuenta en un primer momento debido al bullicio del público. El árbitro entonces hace sonar su silbato para llamarles la atención y señalando con el índice a Claudio le dice “¡Vos, si vos, acercate por favor”. Es el momento en que aparece en escena nuestro vecino luciendo el uniforme de soldado y la boina roja que distingue a los integrantes del Regimiento 4, quien es invitado a tirar la moneda para determinar quién de los dos capitanes elegirá arco.

“Ambos me saludaron -recordó Blanco- y le dije al arquero Ezequiel Unsain que les deseaba un buen partido, pero que esta noche ganábamos nosotros”. A su turno, se escucha como Enzo Pérez le dice que finalizado el encuentro le dará su camiseta. Pero no hubo que esperar hasta ese momento, ya que a los 21’ del segundo tiempo, el mediocampista de River es reemplazado por José Paradela, cediendo su brazalete de capitán al arquero Franco Armani.

“Cuando llega al banco de suplentes, Enzo me ve e inmediatamente me entrega su camiseta número 24 con la que había disputado el encuentro –contó todavía emocionado a Resumen Blanco-. Aproveché el momento y le obsequié una camiseta con la imagen de las Islas Malvinas que había llevado y le di otra para que se la entregara después a Marcelo Gallardo”.

“Fue una noche inolvidable, estuve todo el partido a menos de tres metros del “Muñeco” y todos los jugadores que estaban de suplentes vinieron a saludarnos y a agradecernos por haber luchado por nuestra Patria”, recordó emocionado el veterano de guerra pilarense, que el próximo sábado por la tarde será agasajado en el Anfiteatro del Monumental junto a unos 60 excombatientes socios de la entidad de Núñez que serán nombrados socios honorarios del club. “Va a ser un honor, ya que el único socio honorario que tiene River hasta ahora es el gran Amadeo Carrizo”, refirió Blanco.

Años de lucha por la reivindicación de la Causa Malvinas

Claudio Blanco fue uno de los tantos excombatientes invisibilizados por la comunidad en general, los primeros años de la post guerra de Malvinas. El, como tantos camaradas que lucharon en las irredentas islas sufrieron la indiferencia de las autoridades gubernamentales y tuvieron que comenzar una lucha que llevaría años hasta ser reconocidos como verdaderos veteranos de guerra. En los albores de los ’90, Blanco junto a otros camaradas, vendía ejemplares de “Nuestras Islas” en trenes y colectivos, publicación de una entidad de veteranos de guerra que se había creado en Capital Federal. Fue una manera de hacer públicas ante la aletargada sociedad de entonces las necesidades por las que pasaban quienes habían peleado la guerra, siendo tan jóvenes, muchos de ellos sin trabajo y con necesidades básicas insatisfechas, entre ellas la de no poder por cuestiones económicas proseguir un estudio universitario o lograr un empleo formal.

En Pilar en esos momentos un excombatiente de apellido Vasco comenzó a buscar excamaradas en la localidad y de esa manera se ha organizado un incipiente Centro de Veteranos que comenzó a tomar forma de a poco.

“Seríamos unos 15 o 16 en aquellos difíciles comienzos –refirió con un halito de tristeza Blanco a Resumen–, recién a fines de los ’90 con un gran trabajo logramos el reconocimiento de nuestra comunidad y que varios compañeros pudieran ser empleados por el Municipio, la Dirección General de Educación, para cumplir tareas de auxiliares en las escuelas, entre otras reparticiones oficiales. A mí me toco presidir el centro en esos años, donde junto a compañeros como Cardozo, Suarez, Fatu, Aquino y Villar, para nombrar a algunos, nos tocó la dura misión de instalar la causa Malvinas en Pilar, como lo estaban haciendo muchos camaradas a lo largo y ancho del país, logrando la apertura en nuestro distrito de una oficina en Pilar Centro, con el apoyo de Municipio, donde se centralizó todo el trabajo que en principio se enfocó a la búsqueda de excombatientes en nuestro terruño. Por suerte, a partir de los 2000 la cosa cambió para bien y hoy nos sentimos apoyados por la comunidad en su conjunto”.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar