Domingo 03 de Julio de 2022

“Somos víctimas de la discriminación y la violencia que nos hicieron pasar”

Marta Gómez aún espera respuestas sobre lo que ocurrirá con sus hijos. DIEGEP exigió la reincorporación, pero el colegio María Madre Nuestra se negó. Ahora denunció que DIEGEP no realizó de forma correcta el acta.


  • Miércoles 09 de Diciembre de 2020
Imagen del articulo

Marta Gómez aún espera respuestas sobre lo que ocurrirá con sus hijos. DIEGEP exigió la reincorporación, pero el colegio María Madre Nuestra se negó. Ahora denunció que DIEGEP no realizó de forma correcta el acta.

Desde octubre de 2019 la familia Mansilla lucha contra la discriminación, la violencia y la desvinculación sufrida por parte del Instituto María Madre Nuestra, de Manuel Alberti. Facundo y Joaquín fueron echados del colegio de un día para el otro y su madre, Marta, comenzó desde aquel día con el pedido desesperado de que alguien la escuche.

Para la familia todo comenzó con el más pequeño, Joaquín, que tuvo episodios de epilepsia y secuelas del mismo, que lo llevaron a realizar distintas terapias para mejorar su rendimiento. Joaquín consiguió mejorar y su hermano Facundo, continuaba siendo un buen alumno. Sin embargo, ambos fueron dejados sin vacante.

DIEGEP le dio la razón a la familia, afirmando que el colegio no respetó los derechos de ambos niños y pidió la restitución inmediata pero el colegio se negó. A pesar de las reuniones con autoridades educativas, del Obispado y más, aún no hay solución y ahora, denuncia Marta Gómez, DIEGEP ha modificado el acta. “Pedí que me envíen el acta, porque dijeron que la denuncia era válida, pidieron la reincorporación de mis hijos. Me llegó el acta pero no dice lo que se habló en la reunión, solo dice que ambos fuimos responsables de lo ocurrido. Yo tengo grabada la reunión de principio a fin. Esa acta no sirve, no tiene validez porque no fue lo que se habló”, explicó Marta Gómez a Diario Resumen.

“Somos víctimas de la discriminación y la violencia que nos hicieron pasar”, agregó Gómez que ya ha exigido a DIEGEP que redacte de forma correcta el acta.

Sobre la reunión con el Padre Justo, del Obispado, explicó que el obispo auxiliar se comprometió a intervenir para que haya una reunión entre las autoridades del instituto y ella, pero aún no ha habido respuesta.

“Quieren cambiar las cosas, primero nos dijeron que el colegio estuvo mal, que se equivocó, que no midió los derechos de mis hijos, que las pruebas son válidas, pero ahora me mandan un acta que dice otra cosa. Quieren distorsionar todo”, se quejó y afirmó que intentará llegar al Ministerio de Educación. Por último, afirmó que seguirá luchando por sus hijos y por todos los niños que han sufrido en esta institución. “Defiendo los derechos de mis hijos, quiero que alguien pueda intervenir para que esto no pase más”, cerró Marta Gómez.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar