Viernes 12 de Abril de 2024

La pandemia no da tregua y sectores como la construcción miran de reojo posibles nuevas medidas

Luego de un duro año por la cuarentena y posteriores reclamos por la burocracia para realizar obras, una nueva amenaza de mayores restricciones por el escenario epidemiológico asoma en el horizonte.


  • Lunes 26 de Abril de 2021
Imagen del articulo

Luego de un duro año por la cuarentena y posteriores reclamos por la burocracia para realizar obras, una nueva amenaza de mayores restricciones por el escenario epidemiológico asoma en el horizonte.

A pocos días de la fecha cúlmine para las actuales restricciones impuestas por las autoridades, el panorama de pandemia no parece dar tregua, y minuto a minuto crecen las posibilidades de avanzar hacia medidas más estrictas que logren bajar la curva de contagios de coronavirus.

Y si bien una gran parte de la población plantea estar de acuerdo con la necesidad de endurecer las restricciones, el impacto de esto en la economía es otro gran factor que conlleva posturas en contra.

En este caso, repasaremos la realidad de un sector que ha afrontado varias idas y vueltas desde que la pandemia comenzó a complicar el terreno. Hablamos de la construcción, que durante 2020 se vio fuertemente afectada por las restricciones, teniendo en cuenta que Pilar demoró más que otros municipios vecinos en autorizar su regreso a la actividad.

Como si fuera poco, luego de lograr reestablecerse se encontraron con nuevos obstáculos. “Llegamos al punto de tener que hacer una protesta, a partir de un compromiso que había tomado el Municipio a principio de año para implementar un nuevo sistema en la aprobación de planos. Porque originalmente sería bastante veloz, pero llegamos a tener el mes pasado demoras de más de tres meses con cosas que tenían que salir en 15 días”, recordó a Resumen el arquitecto Pablo Guzmán, quien participó del reclamo semanas atrás.

La postura del sector era la pérdida millonaria de inversiones en el distrito, producto de estas demoras en la autorización de planos y obras. Sin embargo, “después de un par de charlas con el subsecretario de Planeamiento, se acordaron algunos puntos para tratar de mejorar y agilizar algunos trámites burocráticos. Algunas cuestiones que ahora comenzaron a funcionar mejor o con más criterio”.

No obstante, indicaron que el objetivo es poder “mantener el diálogo”, sabiendo que todavía “falta mucho por mejorar”.

De todas maneras, pareciera que tras cada solución asoma un nuevo escollo, y esta vez tiene que ver con el avance del virus que está poniendo en jaque al sistema sanitario. “Lo que vemos es que si bien la construcción salió del listado de actividades suspendidas dentro de la fase 2, la situación epidemiológica actual parece indicar que nos va a llevar a mayores cierres. En ese caso será un punto donde probablemente nos afecte nuevamente, pero eso va a depender de cómo evolucione la pandemia”, vaticinó Guzmán.

Asimismo, puso énfasis en cómo se está trabajando en el rubro, con una serie de medidas que se cumplen para bajar al mínimo la posibilidad de contagio.

“Para iniciar cualquier obra se deben presentar los protocolos previamente, incluyendo nómina de personal con todos los datos para que ante la más mínima sospecha de contagio se pueda ubicar a todas las personas que estaban trabajando en ese lugar”, dijo.

Y agregó: “Los barrios privados también tienen su protocolo aparte, y se trata de mantener la mayor cantidad de acciones preventivas para lo que es la pandemia”.

Sin embargo, para cerrar apuntó al ítem más conflictivo, que también tiene que ver con un punto clave dentro de las restricciones generales.

“El tema más delicado es el del transporte público. Ese es el punto más crítico de contagio en una obra. Porque se trabaja en espacios abiertos, sin contacto estrecho entre los trabajadores, pero cuando se tiene que utilizar el transporte es donde por lo general hay más riesgo de contagio”, finalizó.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar