Miércoles 07 de Diciembre de 2022

Joven denuncia que le negaron una cesárea y su bebé murió

Micaela llegó a la maternidad Nuestra Señora del Pilar para tener a su primer hijo. Asegura que tres profesionales indicaron una cesárea por el tamaño del bebé, pero un médico se negó y la indujeron a un doloroso parto natural. El bebé falleció al día siguiente.


  • Martes 27 de Septiembre de 2022
Denuncia mala praxis maternidad pilar

Micaela Vilchez, de 23 años, esperaba su primer hijo junto a su pareja y el 14 de septiembre se acercó al Hospital Nuestra Señora del Pilar para poder recibir a su bebé, Joaquín. Micaela no tenía ninguna complicación previa pero, tras un trabajo de parto largo y un pedido reiterado de cesárea que no se realizó, su bebé llegó a este mundo y falleció a las pocas horas.

“Los estudios se los habían realizado en el Hospital Austral, todo indicaba que ella estaba bien, igual que el bebé, nada indicaba un problema. Ya estaba en fecha y era un convenio del Austral, al no tener recursos, iba a dar familia en la maternidad de Pilar. El miércoles entregó los estudios, la vieron dos médicas y todo estaba bien, no había problemas, solo que el bebé era grande”, explicó Guillermo Vilchez, padre de Micaela, a Resumen.

Es que su hija mide tan solo 1,49 y el bebé nació con 50 centímetros. “Le dijeron que el bebé era grande y que seguro iría a cesárea. El jueves la llevé yo a internar, a la noche le dieron una pastilla para inducir el parto, el viernes a la mañana otra. A las 8.30 nos llama diciendo que estaba yendo a la sala de parto y fuimos con mi esposa y mi yerno”, relató.

Micaela estuvo desde las 9 hasta las 15 enfrentando un doloroso parto hasta que finalmente, nació su hijo: “había cuatro médicos, tres médicas informaban que estaba difícil porque el bebé era grande, estaba atravesado y era necesario hacer la cesárea. No sé si era el médico a cargo el que se negaba a hacer la cesárea, pero decía que siga con el parto natural. Siguieron hasta que la hicieron tener, la destruyeron toda”.

“A la fuerza le apretaban la panza para que tuviera, otra intentaba girarlo. El dolor físico, emocional. Una crueldad”, añadió.

Guillermo contó que no solo no los dejaron ingresar a ver a su hija sino que tampoco le permitieron a la pareja de Micaela presenciar el parto, como estaba pautado desde el primer momento. “No nos dejaron ingresar, por protocolo COVID, informamos que estaba el papá para presenciar el parto apenas llegamos a las 9. Íbamos a pedir información, nos decían que todo estaba bien, les decíamos que no se olviden que estaba el papá. Nos decían que cuando fuese a tener, avisarían para que ingrese. A las 16 nos acercamos a ver qué pasaba, nos tenían afuera, al aire libre y ahí nos informaron que había tenido”, planteó.

La joven luego de haber tenido a su hijo quedó debilitada y perdió gran cantidad de sangre, por lo que fue necesaria una transfusión y solo pudo ver a su hijo “cuando se lo pusieron en el pecho, que sintió que no respiraba bien, no lloraba como un bebé normal”. “Los médicos le dijeron que se quede tranquila que era porque salió de la panza y estaba con otro aire, que en 24 horas estaría bien. El sábado le dijeron lo mismo, que se recuperaría, que estaba intubado. A las 20 la llevan a neonatología, ella estaba sola, y le informaron que su hijo había fallecido. En ningún momento nos permitieron estar con ella”, se lamentó Guillermo.

“Mi hija nos llamó y nos avisó, cuando llegamos el personal no nos dejaba pasar, nos increparon, nos maltrataron, nos sacaron a empujones. Nos dejaron pasar y ahí recién pude conocer a mi nieto. Tuve nueve meses hermosos que compartí con mi hija y a mi nieto lo conocí cuando ya estaba muerto. Esta gente nos sacó un montón de ilusiones”, contó.

La denuncia fue realizada en la Comisaría Pilar 5º y mientras piden justicia, Micaela continúa internada, pero ahora en el Hospital de Moreno, debido al daño físico que le provocó el parto forzado. “El sábado la operaron, una cirugía de reconstrucción por el daño que tenía. Hasta hoy está internada. Enterramos a mi nieto y mi hija no pudo estar. Esto fue un daño emocional para mi hija en todos los aspectos, un daño a nivel físico. Lo que pasó es algo inentendible. Ella llora por su hijo. Lo que queremos es que esto no se vuelva a repetir”, concluyó Guillermo Vilchez.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar