Sábado 22 de Junio de 2024

Érica Mastroberti es la primera mujer chofer de vehículos de emergencia

Conducir autobombas en Bomberos de Pilar ya no es solo cosa de hombres. Junto a otras cinco bomberas pertenece a la primera promoción de mujeres bombero recibidas hace un año. Conduce camiones del cuartel de Villa Rosa.


  • Miércoles 15 de Marzo de 2023
Mujer chofer bomberos

Érica Gisela Mastroberti (39) es profesora de educación física y ejerce su profesión en instituciones educativas de Escobar y Pilar, pero también desde hace más de un año es bombera voluntaria del Destacamento Villa Rosa, dependiente de Bomberos de Pilar.

Conduce vehículos desde que cumplió los 18 años y confiesa que siempre le gustaron los autos. “Cuando ingresé al curso de aspirantes, mis superiores me preguntaron entre otras cosas que función me gustaría cumplir en Bomberos, en ese momento no dudé en confesar que mi mayor deseo era poder algún día conducir las autobombas –comentó la servidora pública a Resumen-, una idea que nunca pasó por alto a mis jefes que siempre tuvieron en cuenta mi ilusión”.

“Una vez incorporada al cuerpo activo del destacamento tuve la posibilidad de conducir más de una vez las autobombas, una vez que culminábamos con el servicio al que habíamos sido convocados. En ese aspecto tengo que agradecer al Segundo Jefe a cargo del Destacamento Juan Torriani, al Jefe de Pilar Martín Lucero y a todos mis compañeros que siempre me apoyaron y me dieron ánimo para lograr el objetivo que se concretó el martes cuando recibí la notificación oficial de que había sido designada Chofer de Vehículos de Emergencia”, contó.

“Para mí el nombramiento es un gran orgullo y también lo asumo como una gran responsabilidad ya que el conducir una unidad de emergencia tiene como premisa fundamental otorgar la seguridad a la dotación que estoy llevando a un siniestro y también a los terceros que transitan las rutas, caminos y calles por donde debemos transitar. El sábado tuve la última práctica donde fui evaluada junto a otros dos compañeros: Agustín Ferdauz y Jorge Mendoza, que también lograron su designación como choferes de vehículos de emergencia”, añadió.

Érica está en pareja y comentó a nuestro medio que su compañero de vida Luis, aunque tiene otra actividad –trabaja en una granja donde se crían caballos- siempre contó con su acompañamiento desde que se decidió a ser bombera voluntaria.

“También debo agradecer el apoyo incondicional de mi familia –reconoció durante la entrevista- incluso mi ejemplo despertó la vocación a dos sobrinos que ingresaran como cadetes a la institución. Ellos están muy motivados y entusiasmados con la posibilidad de que el día de mañana puedan incorporarse también al cuerpo activo”.

En su faz profesional, Érica da clases de Educación Física en el Instituto Inca Huasi de Matheu y en el Colegio Latinoamérica de Presidente Derqui.

“Trabajo hasta las 5 de la tarde y después me incorporo a mi labor como bombero en el cuartel, aunque en caso de alguna urgencia, tengo el permiso de las autoridades de las dos instituciones donde doy clases para concurrir al cuartel si es necesaria mi presencia”, acotó.

En cuanto a su manera de conducir, no dudó en asegurar que es muy prudente y respetuosa al volante. “Como ya comenté, manejar una autobomba rumbo a un servicio es una labor de gran responsabilidad y mi cometido es llegar lo más rápido posible al siniestro adonde fuimos convocados, pero sin poner en riesgo a mis compañeros ni a terceros”, aseveró.

Oscar Mascareño

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar