Jueves 18 de Agosto de 2022

Belén Francisco cerró unas olimpíadas de altísimo nivel

La joven pilarense arrancó las Olimpíadas de Ajedrez como suplente pero terminó siendo un tablero clave en la Selección Argentina. El combinado nacional dio batalla contra los mejores del mundo y la pilarense demostró estar a la altura del acontecimiento.


  • Martes 25 de Agosto de 2020
Imagen del articulo

La joven pilarense arrancó las Olimpíadas de Ajedrez como suplente pero terminó siendo un tablero clave en la Selección Argentina. El combinado nacional dio batalla contra los mejores del mundo y la pilarense demostró estar a la altura del acontecimiento.

Finalizó la actuación de la selección argentina en las Olimpíadas de Ajedrez, el evento más importante del año que se juega en línea por la pandemia de coronavirus, es organizado por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) y congrega a más de 150 países de los cinco continentes.

Y en ese contexto, la pilarense Belén Francisco completó una experiencia fenomenal ya que a sus 13 años se dio el gusto de enfrentar a jugadoras de altísimo nivel internacional y mucho recorrido. Tan bueno fue lo de la joven surgida de la Escuela Municipal de Ajedrez, que fue la más prolífica del equipo nacional durante la primera fase del torneo y también disfrutó de un buen rendimiento durante el segundo tramo.

Es más, Belén comenzó el certamen como una de las suplentes que presentaba la escuadra entrenada por Sergio Slipak y capitaneada por Alan Pichot, pero a fuerza de resultados positivos fue ganándose un lugar y terminó convirtiéndose no solo en un tablero titular sino hasta fundamental dentro del equipo.

Argentina fue tercera en su zona y eso le permitió clasificarse para disputar la División Top del campeonato, es decir se hizo de un lugar entre los mejores equipos a nivel mundial. Quedó en la zona “D” y tuvo que batallar contra muy buenos elencos.

Día a día

El primer día el combinado nacional perdió 4 a 2 con Canadá y Belén hizo tablas con Qiyu Zhou, luego Argentina enhebró dos empates consecutivos. En el primero igualó 3 a 3 con Grecia (la pilarense cayó frente a la experimentada Anna María Botsari) y luego hizo lo propio con Paraguay y por el mismo resultado. En este caso, Belén le ganó a Gabriela Vargas.

Ya en la segunda jornada, Argentina enfrentó a los rivales más fuertes del grupo: Estados Unidos (con So Wesley entre otros), Italia y Brasil. La jornada empezó con una gran victoria por 4 a 2 ante el conjunto europeo, luego en un match muy parejo, en el que nuestros representantes merecieron algo más, cayó contra Brasil 4,5 a 1,5. Belén hizo tablas con la italiana Marina Brunello y perdió con la brasileña Julia Alboredo.

En el tercer encuentro debió toparse con Estados Unidos, una de las potencias del ajedrez mundial y uno de los favoritos a quedarse con el torneo. El resultado fue 5 a 1 en contra de las aspiraciones gauchas. En este caso, Francisco perdió con Anna Zatonskhi.

En el tercer y último día de la segunda fase de las Olimpíadas, el equipo argentino sumó un empate y dos derrotas. Por la séptima ronda, Argentina cayó ante Cuba por 4,5 a 1,5, mientras que por la octava el equipo albiceleste sucumbió en forma ajustada ante su par de Polonia por 3,5 a 2,5 puntos. En tanto, por la novena ronda, Argentina consiguió un empate 3 a 3 con Perú.

De este modo, el combinado nacional terminó en la octava colocación en la zona “D” con 5 puntos y un acumulado de 21,5 unidades, solamente por encima de Cuba (20,5) y Paraguay (18,5). Estados Unidos y Grecia dominaron la sección “D” con 15 puntos cada uno, pero el combinado norteamericano ganó la zona con 39,5. De esta manera el balance termina siendo positivo y la decisión de la Federación Argentina de Ajedrez, cuestionada en un principio por la ausencia de algunas figuras y el apostar a jóvenes promesas, arroja un resultado exitoso.

El equipo argentino estuvo compuesto por Alan Pichot, Pablo Acosta, María Campos, Guadalupe Besso, Lucas Coro, Anapaola Borda Rodas, Belén Francisco, Francisco Muñoz, Francisco Varacalli, Guadalupe Encina, Valeria Bank y Tomás Kapitanchuk.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar