Jueves 06 de Octubre de 2022

Ritacco: “El mundo se va a salvar por el amor y la solidaridad es el primer paso”


  • Domingo 29 de Marzo de 2020
Imagen del articulo
  El párroco de Pilar dejó un mensaje para todos los vecinos, destacando lo positivo de esta situación, que ofrece la oportunidad de rescatar diferentes valores y trabajar unidos para salir adelante. El coronavirus continúa avanzando en nuestro país, sumando contagios y fallecimientos, y a la espera de una presencia aún mayor en las próximas semanas según los expertos. Y en ese marco, es que la Iglesia deja su mensaje alentando a los vecinos a poner cada uno su granito de arena para poder salir de este difícil momento, rescatando las posibilidades que ofrece una situación a la que muchas veces sólo se le encuentra el lado negativo. A los pilarenses les llegó ese mensaje a través del párroco Jorge Ritacco, quien dijo: “Estamos en cuaresma, es un tiempo de sacrificio que significa hacer sagrado, significa ofrecer, y quizás si hay algo grande que tiene el hombre es la libertad, decidir por dónde y para dónde. Pero por encima de la libertad individual de cada uno de nosotros está el bien común, la libertad de todos, el bien de todos”. En tanto, continuó: “Creo que en esta cuaresma, Jesús nos invita a pensar, valorar algo que hemos perdido como pueblo argentino, el valor por el bien común. Y creo que nos lo está enseñando de una manera dura, nos enseña a través de la enfermedad, el dolor, el sufrimiento”. Por otra parte, el padre Ritacco expuso: “Es un pecado mortal matar a alguien, pero también es un pecado mortal no hacer caso en este momento para colaborar en el bien común. La sociedad tiene que mirar el bien común, y los cristianos tenemos que ser los primeros en buscarlo. Me duele ver por la mañana la parroquia cerrada y que nadie pueda venir a misa, pero sabemos que es el bien, que es lo mejor, lo más importante. Y rezamos por todos ustedes”. También recordando una vieja enseñanza, trasmitió: “Cómo me dijeron alguna vez, si algún día faltara la Iglesia, tenemos nuestra iglesia doméstica, y tenemos que aprender a valorarla. Celebrar en casa, rezar juntos, pedir a Dios que nos enseñe a valorar lo que tenemos y lo que somos”.
Es importante que sepamos que el único camino que nos queda es nuestra solidaridad”
Y agregó: “Hay muchas cosas que nos deja esta pandemia. Primero el valor del bien común, segundo el valor de la iglesia doméstica, y tercero el amor a Dios más allá del rito, su gracia y su presencia más allá del mero cumplimiento de la misa del domingo. La valoramos cuando no la tenemos y ahora que no la podemos compartir quizás nos ayude en los domingos que la tengamos, a vivirla con mayor entusiasmo y alegría”. Finalmente, Ritacco sostuvo: “Quiero destacar el sentido positivo de todo lo que estamos viviendo, y es importante que sepamos que el único camino que nos queda es nuestra solidaridad. El mundo se va a salvar por el amor y la solidaridad es el primer paso. Está bueno que podamos vivir el espíritu de la caridad, aquí tenemos una oportunidad grande los cristianos para ponerla sobre la mesa. En esto también podamos descubrir la presencia de Dios, que nos quiere mostrar el camino por donde salvarnos”.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar