Lunes 15 de Agosto de 2022

Marta Gómez continúa la lucha por el caso de discriminación del colegio contra sus hijos


  • Miércoles 04 de Marzo de 2020
Imagen del articulo
  Se trata de un colegio privado de Alberti. La familia logró una mediación con el INADI pero no llegó a buen puerto. Hoy, podría haber respuesta sobre la matriculación de su hijo mayor. Marta Gómez sigue la lucha tras su denuncia de discriminación contra sus hijos, Facundo de 13 años y Joaquín de 10 por parte del Instituto María Madre Nuestra, de Manuel Alberti. En noviembre del 2019 la mujer recibió dos cartas documento donde informaban que sus hijos se quedaban sin vacante. El problema fue que desde el colegio siempre admitieron que Facundo era un gran alumno y Joaquín, que fue diagnosticado con epilepsia y debido a los ataques tuvo secuelas, ha mejorado mucho. Marta cree que, en efecto, el colegio ha discriminado a sus hijos por la condición del menor de ellos. Entre marchas, reuniones, y pedidos desesperados han transcurrido los últimos meses pero nada ha cambiado. “Insistimos mucho con las mediaciones en el INADI y DIPREGEP. Conseguimos el viernes pasado una con el INADI, donde sí se presentó el representante legal Federico Varangot que es el que a mí me violenta el acta el año pasado, cuando pedí explicaciones por el hecho de que echaban a mis hijos”, explicó a Diario Resumen, Marta Gómez.
Mi caso no es el único, hay otros aún más graves”
La mediación terminó sin ninguna solución: “terminaron la mediación retirándose, al no tener fundamentos o cómo defenderse porque yo dije cómo pasó todo, el hostigamiento a mis hijos, todo”. La familia Gómez es, de hecho, miembro de la comunidad educativa desde hace 40 años pero en los últimos tres, cuando cambió la representación legal, comenzaron los problemas, los malos tratos y las cartas documento para ella, contó, y otros padres. Asimismo, continúa luchando por reunirse con el obispo porque estima que la Iglesia desconoce la situación real: “somos creyentes, queremos creer que no saben lo que pasa. Esta gente deteriora los valores y la contención que el colegio tenía antes, que hoy no lo tiene. Al día de hoy, llamo, insisto pero la secretaria del obispado me corta el teléfono”. “Quiero lo mejor para mis hijos, el colegio no quiere reconocer su error. Toda la familia de mi marido asistió a ese colegio. Mi caso no es el único, hay otros aún más graves. Queremos mucho al colegio, lo que queremos es justicia por todos los niños, por los padres que callaron y no pudieron luchar, por los que siguen yendo ya que hoy no es lo que era antes y quizás, estén pasándola mal también”, se lamentó Marta Gómez. Hoy, miércoles, DIPREGEP tendrá una respuesta sobre la matriculación de Facundo, porque “es muy notoria la discriminación hacia él y es posible que vuelva”.
Queremos justicia por todos los niños, por los padres que callaron y no pudieron luchar”
Facundo y Joaquín, escolarizados A fines de enero, Marta Gómez contó que sus hijos aún no podían conseguir vacantes debido a que era un período de transición en DIPREGEP. Sin embargo, tal como se lo habían prometido, ambos han conseguido empezar las clases el lunes. “Sí, conseguí por medio de la inspectora de Malvinas Argentinas porque en Pilar, no me pudieron ayudar. Empezaron en la Escuela Nº 19 y la Escuela Nº40 de Tortuguitas los chicos. Hoy tengo a los tres divididos porque mi nena va a un jardín cerca de casa. Me perjudicaron a mí y a ellos, porque Facundo quiere su colegio, sus amistades, su vida normal”, expuso.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar