Lunes 26 de Septiembre de 2022

Kelly Núñez: “Los pequeños comerciantes y clase obrera estamos desamparados”


  • Jueves 13 de Septiembre de 2018
Imagen del articulo
La comerciante de Villa Rosa, por los altos costos de mantener su pizzería, ha decidido subalquilar un sector. A pesar de haber conseguido una candidata, intentará sacar un crédito para subsistir. Kelly Núñez publicó un desesperado mensaje en redes sociales en el que comunicaba que, debido a la situación económica, debía subalquilar parte de su local ubicado en la calle Almirante Brown de Villa Rosa para no tener que cerrar sus puertas. Kelly es madre de dos hijas y maneja la pizzería Mi Pueblo que hace tres años funciona en la localidad pilarense. “Lo tengo que subalquilar para no cerrar. El incremento que hubo en los servicios, en los productos y además el hecho de que las ventas bajaron en un 50 por ciento, me llevaron a tomar esta decisión”, explicó la comerciante villarrosense en diálogo con Resumen. La última boleta de electricidad que debió abonar fue de 10 mil pesos, de alquiler debe pagar 8.500 pesos y en cuanto al gas, debe usar tres garrafas por mes de 45 kilos y cada una cuesta 1.700 pesos: “hay que sumarle que todas las semanas son más de 5 mil pesos de mozzarella, más todo lo que lleva una pizza, todo aumentó muchísimo”. Si bien el emprendimiento inició en 2015, Kelly explicó que la lucha por subsistir la ha comenzado hace un tiempo. “Empezó con los incrementos de la electricidad, porque las primeras fueron de 15 mil a 20 mil pesos. Tuve que pedir préstamos para poder pagarla. Ahora no hay trabajo y mi rubro pasó a ser un lujo a pesar de que tengo precios bajos, para no perder clientes”, dijo. La comerciante pide 100 pesos por día por aquel espacio de 1,5 por 3 metros y ya hay una candidata que, espera, sea la definitiva. “El lunes una chica de 20 años, del barrio Pellegrini, se acercó. Tiene una hija pequeña y quiere trabajar. Creo que el sábado ya arrancaría”, declaró. Con respecto a la situación económica, aseguró que el estado es “pésimo” y que en todos los rubros se ven las complicaciones que deben atravesar los comerciantes. “No se vende. Los comerciantes, los que más o menos pueden vender, son quienes tienen productos básicos, mientras que el resto vamos para abajo. Entre nosotros nos compramos, porque una mano lava la otra. Tratamos de buscarle la vuelta”, afirmó. Por último, contó que está intentando sacar un préstamo para poder sostener su trabajo diario ya que, como madre soltera, no puede perder el local. “De la desesperación, nació esta idea, necesito salir adelante pero se hace difícil. La economía está mal sobre todo para los pequeños comerciantes y clase obrera, no nos dan nada, estamos desamparados”, cerró Kelly Núñez.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar