Miércoles 22 de Mayo de 2024

Cáncer de piel: Concientización y cuidados ante la exposición al sol

Este tipo de la enfermedad es el más común, y aunque la mayoría de los casos son curables en su fase inicial, se debe tener en cuenta la necesidad de un diagnóstico precoz, tal como señala una médica del Hospital Austral en sus recomendaciones.


  • Lunes 25 de Diciembre de 2023
Cáncer de piel

Con el comienzo de la época en la que realizamos más actividades al aire libre y estamos más expuestos al sol, también llegan las recomendaciones y consejos para los cuidados que se deben tener en cuenta.

Según la Organización Mundial de la Salud, en 2020 se diagnosticaron en el mundo más de 1,5 millones de casos de cáncer de piel, generados por la exposición excesiva a la radiación ultravioleta.

El cáncer de piel es más frecuente y su incidencia tiene un aumento progresivo en todos los grupos etarios, incluso en pacientes jóvenes. Y si bien la mayoría se curan, especialmente cuando se tratan en su fase inicial, es clave la prevención.

Por esa razón, es necesaria la educación y concientización acerca de los cuidados frente a las fuentes de radiación ultravioleta (RUV), que es la principal causa de su desarrollo.

En ese marco, la Dra. Ana de Pablo, profesora de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral y subjefa del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Austral, dejó una serie de cuestiones a tener en cuenta.

Las lesiones malignas se asientan predominantemente en áreas que siempre están expuestas a la luz del sol. Esas áreas son cara, cuello, escote, pabellones auriculares, dorso de manos y antebrazos, y cara anterior de piernas. La exposición crónica al sol o camas solares, así como el antecedente de quemaduras solares en reiteradas ocasiones, han sido confirmados como favorecedores del desarrollo de todas las formas de cáncer de piel.

Para una detección temprana, se debe fomentar el autoexamen y el examen por el especialista. El diagnóstico precoz permitirá un tratamiento adecuado con el menor impacto sobre la zona afectada.

El autoexamen es importante para poder reconocer las manchas y lunares que cada uno tiene y detectar la aparición de lesiones nuevas o cambios en lesiones antiguas, que llevará a una consulta precoz para diagnóstico.

Una forma para detectar características sospechosas en un lunar es la regla del ABCD: Asimetría (una mitad en distinta de la otra), Bordes irregulares, Color (varios colores), y Diámetro (mayor a 5 milímetros).

“Se puede cuidar la piel mientras disfrutamos la vida al aire libre. Y protegernos siempre de los efectos negativos de las fuentes de radiación ultravioleta será la garantía que nos asegure muchos más momentos de recreación y deportivos, incluso bajo el sol”, destacó.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar