Lunes 08 de Agosto de 2022

Ambientalistas a la Justicia: nuevo capítulo por las obras en el Río Luján

Luego del comienzo de los trabajos, el grupo que se viene oponiendo a la rectificación del río por las consecuencias que tendrá en el ambiente, presentó una medida cautelar ante la Corte Suprema por no haberse respetado la instancia de audiencia pública.


  • Viernes 28 de Mayo de 2021
Imagen del articulo

Luego del comienzo de los trabajos, el grupo que se viene oponiendo a la rectificación del río por las consecuencias que tendrá en el ambiente, presentó una medida cautelar ante la Corte Suprema por no haberse respetado la instancia de audiencia pública.

Semanas atrás, ante el comienzo de las obras de ensanche y rectificación del Río Luján, ambientalistas que venían manifestándose en contra de los trabajos por las consecuencias que implicarían, aseguraron a Resumen que para llevarlas a cabo “no se escuchó a la ciudadanía”, y que el sentimiento era de “un gran fracaso”.

Sin embargo, lejos de quedarse de brazos cruzados ante lo que afirman “provocará un serio daño ambiental”, la Organización de Ambientalistas Autoconvocados junto a ecologistas, otros ambientalistas y vecinos de la cuenca del río, representados por el abogado Cristian Fernández, presentaron una medida cautelar ante la Corte Suprema de Justicia.

Tal como manifiestan, “la destrucción ilegal en el río ya llegó al margen de enfrente de la Reserva Natural de Pilar”, lugar en el que “deforestaron y destruyeron los meandros (curvas naturales del Río), las cuevas, madrigueras, y nidos de cientos de animales, entre 3 y 4 kilómetros sobre el margen oeste del río, sumado a otros 3 o 4 kilómetros del margen opuesto en la zona del Barrio Luccheti, en Manzanares”.

Y por esa razón, se decidió presentar ante la Justicia Nacional “una medida cautelar de carácter urgente para frenar y suspender las obras ilegales hasta tanto no se convoque a una audiencia pública donde se brinde a la población la real, efectiva, legal, democrática e imprescindible instancia de participación ciudadana donde podamos esgrimir legítima y legalmente nuestras razones por las que nos oponemos a estas obras que tanto daño hacen al río, a la tierra, a la población y a la democracia”.

Precisamente, el hecho de no haber podido presentar a las autoridades las razones por las cuales se oponen a los trabajos, es el principal ítem al que apuntan los ambientalistas, por no haberse llevado a cabo la instancia correspondiente. Finalmente, cabe destacar que si bien la Justicia no debe cumplir con ningún plazo para dar una respuesta, esperan que “se expida con celeridad debido a la urgencia y la flagrancia de la ilegalidad, en favor del río, de la naturaleza, del agua, de los humedales, del ambiente, del planeta tierra, de la población, las generaciones que vienen, y la propia supervivencia como especie humana”.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar