Miércoles 24 de Abril de 2024

Candela Baumann: La joya pilarense que se sumó al hockey del Barcelona

La joven de apenas 16 años es una de las incorporaciones del club catalán para la temporada 2024. Se formó en Los Pinos, y ahora buscará su lugar en las ligas europeas defendiendo el arco blaugrana.


  • Domingo 31 de Marzo de 2024
Candela Baumann hockey Barcelona

 Pilar continúa exportando talento deportivo, y uno de los casos más recientes es el de la joven promesa del hockey, Candela Baumann. Con apenas 16 años, fue fichada para formar parte de la cantera del Barcelona de España y apunta a lograr su mejor nivel para ganarse un lugar en primera, que le permita aspirar a Las Leonas.

Su historia comienza en el club Los Pinos de La Lonja, donde dio sus primeros pasos: “Empecé a ir al club porque unas amigas mías jugaban ahí y me convencieron para que vaya a probar. Entrené con ellos un par de meses como jugadora, y cuando jugué mi primer partido no se me dio muy bien. La verdad que no me gustaba mucho, por lo que después cuando me pidieron que me quedara para el partido de la categoría siguiente y vi que el otro equipo tenía arquera y nosotras no, pregunté si podía atajar yo. Ahí las chicas del club me prestaron un equipo, atajé para ellas ese partido y definitivamente me gustó mucho más que ser jugadora”.

Después de eso, Candela se inclinó por el arco y nunca más lo abandonó. “Me federaron como arquera y comencé a atajar como titular de la Sexta y luego también para la Quinta. Fui revelación en ese campeonato, a tal punto que los entrenadores del equipo contrario venían a felicitarme y quisieron llevarme para sus equipos, aunque yo me mantuve firme con Los Pinos”.

Tras algunos meses, el club le dio la oportunidad de sumarse a las pruebas para el seleccionado Sub-16 en el campo olímpico. “Ahí me encontré con un montón de otras arqueras con más experiencia y más técnica que yo, por lo que me sirvió mucho para aprender y tomar referencias. Entrené casi 6 meses, en donde tuve la oportunidad de que nos entrenara Juan Manuel Vivaldi y hasta de conocer a Belén Succi”, recuerda la joven.

Aquella experiencia también le abrió muchas puertas, ya que comenzaron a llegar las convocatorias de clubes como San Fernando o Ferro, pero Baumann se inclinó por uno diferente, River Plate. Tras las pruebas, terminó sumándose al equipo para ser la arquera titular de la A en el Torneo Metropolitano. Sin embargo, su vida tomaría otro camino por un proyecto familiar.

Los padres de la joven estuvieron cerca de dos años tratando de resolver trámites en Europa, en los que Candela y su hermana permanecieron junto a sus abuelos en Argentina. Para 2023 finalmente se reencontraron para mudarse todos juntos a Águila, un pueblo de Murcia.

En aquel lugar no se practicaba hockey sobre césped, pero a la arquera pilarense le llovieron ofertas de diferentes clubes españoles. Las Rozas de Madrid y el Valencia trataron de seducirla, pero fue el Barcelona quien se convirtió en su objetivo.

Baumann tuvo que esperar 10 largos meses hasta que su padre consiguiera los papeles necesarios para trabajar y mudarse a Barcelona, pero la comisión directiva del club aguardó con paciencia por la joya de Pilar.

“El 4 de febrero llegamos a Barcelona, ese mismo domingo fui a ver a mis compañeras de equipo jugar y el lunes comencé a entrenar. Jugué mí primer partido en el Barça y ganamos 3 a 2, la semana siguiente entrené, volvimos a jugar y empatamos 1 a 1”, repasó con entusiasmo por el comienzo de su nueva etapa en el blaugrana.

Finalmente, expuso que sus expectativas en el club catalán son “tomar nuevamente estado físico y reflejos lo más rápido posible, para recuperarme de los 10 meses de inactividad. En principio seria eso y poder desempeñarme lo mejor posible, porque mi objetivo sería llegar a la División de Honor lo más rápido posible. Recién estando ahí podría aspirar a buscar una convocatoria del seleccionado nacional argentino”.

Por último, la promesa pilarense no se olvida de sus inicios, y no quiso dejar de resaltar a quienes la acompañaron durante sus primeros pasos. “Quiero agradecerle al club Los Pinos, el cual siento como mi segunda casa, por abrirme sus puertas, por darme la posibilidad de ser arquera, por todo el cariño que me brindaron los entrenadores, los padres, mis compañeras y la comisión directiva. Y aún más importante, la contención que me dieron a lo largo del año que jugué ahí. Siempre los recuerdo con mucho cariño y los llevo presentes”, cerró.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar