Domingo 14 de Julio de 2024

Fénix no pudo con el oportunista Temperley y se quedó sin ascenso


  • Lunes 02 de Junio de 2014
Imagen del articulo
En el Sur, el Cuervo cayó 2-0 y no pudo llegar a la final. En el primer tiempo, tuvo tres chances claras, no las aprovechó y, sobre la hora, Brandán adelantó al Celeste. En el complemento, buscó sin ideas, pero chocó con Crivelli. Sambueza lo liquidó de penal en el último minuto. El sueño de Fénix se esfumó por muy poco. En un duelo de trámite cerrado, el Cuervo no aprovechó sus chances en el primer tiempo y pagó caro una desatención defensiva que terminó sentenciando la serie a favor de Temperley, elenco que avanzó a la final por el ascenso a la Primera B Nacional. Por el duelo de vuelta de las semifinales del Reducido de la Primera B Metropolitana, en el estadio Alfredo Beranger, el Cuervo cayó 2 a 0 ante el Celeste. Fernando Brandán, sobre el cierre de la primera mitad, y Fabián Sambueza, de penal, en el último minuto del partido, le dieron el triunfo al gasolero. De esta manera, Temperley clasificó a la final del Reducido y jugará por el ascenso a la B Nacional frente a Platense, que eliminó a Atlanta por 4-3 en los penales, luego de igualar 1-1 en el partido de vuelta (la ida había sido 0-0). En detalle En una serie marcada por la tensión y el escaso margen de error, Fénix no pudo sacar provecho de las situaciones con las que contó en el primer tiempo. No obstante, en un cotejo muy disputado, Temperley salió decidido a buscar el triunfo y puso contra las cuerdas al Cuervo por 15 minutos. Sin embargo, no generó demasiado peligro cerca de Sebastián Hernández. Fénix reaccionó a los 18 minutos, cuando Marcos Riquelme generó una falta en la puerta del área. Desde la pelota detenida, Leonardo Ruiz sacó un derechazo que se fue cerca del travesaño de Federico Crivelli. En esa etapa inicial, las chances más claras fueron de Fénix, que se paró de contraataque y sorprendió a la defensa local. A los 26, Daniel González escaló por izquierda y sacó un zurdazo que se fue cerca del palo derecho. Dos minutos después, el albinegro tuvo su posibilidad más clara de gol. Daniel Cerruti despejó largo de cabeza tras una salida de Crivelli y habilitó a Riquelme, que se fue solo, mano a mano con el arquero, pero remató fuerte y la pelota se perdió cerca del palo izquierdo. Otra posibilidad neta de gol llegó a los 35 minutos. Tras un centro de González, Mariano Puch descargó atrás para Ruiz, que sacó un zurdazo rasante que se perdió apenas al lado del palo derecho de Crivelli, al punto que movió la red y generó confusión para algunos que celebraron el gol. Y Temperley le pasó factura por esas ocasiones desperdiciadas. A los 44 minutos, cuando el empate parecía inamovible, Martín Zúccaro despejó corto, Leonel Bargas no fue a buscar el balón y fue anticipado por Cristian Quiñones, quien habilitó a Brandán (que parecía un paso adelantado) para que el 7 marcara ante la salida de Hernández. Con ese golpazo, Fénix se fue abajo al vestuario. En el complemento, el Cuervo lo buscó con más ganas que fútbol, pero le costó generar peligro ante la férrea defensa local. A los 17 minutos, González sacó un zurdazo que se desvió y pasó cerca del palo derecho. Y la más clara llegó a los 30 minutos. Tras una buena maniobra colectiva, Riquelme recibió en el área, aguantó y la cedió para Ruiz que, solo, buscó el ángulo izquierdo y se encontró con otra atajada de Crivelli. Seis minutos después, Cachete intentó una pirueta en el área, pero su remate fue a las manos del arquero. Sobre el cierre, sin piernas y superado por la tensión, el elenco pilarense abusó del pelotazo con destino incierto. Y en otra salida fallida, a los 48 del complemento, Hugo Silva metió la mano y le dio la chance a Sambueza para liquidar el juego de penal. De esta manera, el sueño de Fénix chocó con la eficacia de Temperley, que se llevó la serie por marcar diferencias en pequeños detalles. Para el equipo de Pilar fue el cierre de una campaña histórica, con un grupo de jugadores que dejaron grabados sus nombres en la página más rica de la historia del Cuervo. Y, con los que sigan después del Mundial, la revancha llegará rápido: el Torneo de Transición, que otorgará cuatro ascensos. El gran objetivo para que el Cuervo siga volando alto.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *