Jueves 13 de Junio de 2024

Una mujer denunció haber sido golpeada en una comisaría de Derqui


  • Viernes 14 de Noviembre de 2014
Imagen del articulo
La acusación recayó sobre el destacamento de Monterrey. La presunta víctima fue a pedir ayuda al lugar pero fue insultada, pateada y encerrada en un calabozo. Una mujer denunció haber sido atacada por efectivos policiales del destacamento del barrio Monterrey cuando había ido a pedir a los uniformados asistencia para su vecino que acababa de ser asaltado. Dilma Escurra, presunta víctima de la agresión, relató el hecho ocurrido el pasado domingo en el barrio situado en la localidad de Presidente Derqui. Uno de sus vecinos había sido robado y sus familiares creían que había sido drogado por los malvivientes debido al mal estado en el que se encontraba. Para socorrer a su vecino y debido a que la familia de este se encontraba muy preocupada y nerviosa, Dilma se dirigió al destacamento ubicado en Chacabuco y Bolivia, a pocos metros de su hogar, alrededor de las 10. Cuando llegó, un policía la atendió desde la puerta. La mujer le relató la situación a la vez que le pidió por una ambulancia. Sin embargo, el uniformado la tildó de “cómoda” y le dijo que ella llamara. “Le respondí que era una falta de respeto que me contestara eso. Me quiso cerrar la puerta en la cara y yo puse el pie para trabarla, como reflejo, porque me iba a agarrar la mano. Eso lo enojó y comenzó a insultarme. Me dijo ‘hija de p..., así que me pateas la puerta’ y me empujó”, detalló la mujer de 47 años. Dilma cayó y quedó tirada sin poder levantarse, el oficial continuó con los insultos y, como la mujer no se podía levantar del suelo porque se sentía mareada, la tomó de sus cabellos mientras le pegaba patadas en la cola. A pesar de que había una mujer policía e inclusive otros vecinos mirando la situación, ninguno intervino para frenar la agresión. Pero el episodio no terminó ahí. La mujer, contó que fue ingresada al destacamento donde los oficiales de turno le pidieron sus datos. Como se negó, la amenazaron con meterla en un calabozo. Finalmente, apareció una segunda mujer policía y entre las dos la metieron presa. Para liberarla, los oficiales le ofrecieron firmar una declaración que relataba hechos falsos. “No quería firmarla porque decía que yo le había pegado al policía cuando es mentira. Mi marido me pidió que la firmara para que me pudiera ir y al final firmé pero no quería”, aseguró. Desde el destacamento, el subcomisario Rafael Maidana explicó que Escurra está acusada por resistencia a la autoridad y que la investigación está a cargo de la Fiscalía N° 4.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *