Propuestas para el comercio paralizado por la pandemia

Propuestas para el comercio paralizado por la pandemia

Por Santiago Piermarini y Marcelo Echevarría

Santiago nació y creció en Pilar. Es un reconocido empresario concesionario de una marca japonesa en la localidad. Es un “Nyc” pilarense. Marcelo es abogado, vive en Pilar desde hace 19 años, pero nació en Capital, lo cual lo califica como un “No NyC” pilarense. Ambos somos amigos y, además, compartimos un pasado en común por la dirigencia empresaria.

Hechas las presentaciones de rigor, vamos al fondo de esta opinión.

La cuarentena, cuya finalidad es preservar la salud de todos los habitantes, paralelamente, hace estragos en la economía. El comerciante pilarense necesita en estos momentos críticos encontrarse contenido y que los líderes de cada entidad los acompañen en este duro trance.

Para ello, a modo de sugerencia:

1- Fue público el destrato que recibieron los comerciantes, profesionales e industriales a la hora de acudir a los bancos a solicitar los créditos que otorga el Estado.

Cuando el trámite debería ser automático, muchos bancos piden el “ADN” de la pyme, comercio o individuo en estado crítico.

Esas líneas crediticias son para enfrentar una emergencia y, la banca privada, para otorgarlas, solicita idénticos requisitos a los requeridos no ya en España, Italia o EEUU, sino en los países nórdicos.

Con esta triste realidad, sería positivo y generaría proactividad la realización de videoconferencias entre los referentes de las diversas entidades con todos los gerentes de los diferentes bancos locales.

Ello, con la finalidad de aunar criterios que faciliten los trámites bancarios de los comerciantes, consensuando una única metodología a fin de evitar trastornos a esa persona que, padeciendo la cuarentena, sin ingresos y con costos fijos que abonar, evite situaciones como estas que aumentan su carga emocional y su ansiedad, lo cual se traduce en una profunda depresión.

Ante un recurrente destrato de los bancos en esta época crítica, nada impide a los representantes del comercio y la industria realizar denuncias al Banco Central de la República Argentina para que cesen de hostigar a la pyme pilarense, hoy brutalmente castigada por la pandemia y por la consecuente cuarentena.

2- Es necesario que las entidades tiendan puentes directos y sin intermediarios (nos referimos a las entidades empresarias de cúpula donde se encuentran asociadas) entre las autoridades de Nación y Provincia a través de los miembros que integran las diversas cámaras y asociaciones sectoriales, toda vez que Pilar posee identidad propia ya que es uno de los distritos más importantes de zona norte del Gran Buenos Aires.

Para este cometido se debería segmentar los rubros que integran la faz productiva de Pilar, toda vez que cada uno posee diferentes realidades y problemáticas (no es lo mismo un supermercado que los negocios que no pueden abrir sus puertas).

Evaluar la problemática de cada uno en particular y articular, con su resultado, las videoconferencias necesarias con las autoridades provinciales o nacionales.

Ante un problema con la ANSES o con Seguridad Social o con la DGI entre otros, que sean los referentes quienes oficien de interlocutores; o la solicitud de audiencias con funcionarios del BCRA para peticionar a futuro créditos subsidiados para determinado rubro específico; como de igual manera con el Ministerio de Producción de la Nación toda vez que, sin créditos blandos y a largo plazo no se sale de esta coyuntura.

De ese modo, habiendo acudido a la fuente, se brindará una solución concreta al comerciante o industrial afectado por esta crisis económica, en el interín en donde aquel padece la parálisis por la pandemia.

Entendemos que es momento de ayudar a la autoridad local y no de solicitarle decisiones que la exceden, toda vez que la apertura o no de un rubro, no depende muchas veces del Municipio, sino de las autoridades de la Provincia y, en última instancia, de la Nación.

Por último, desde nuestra experiencia, reiteramos, a modo de sugerencia, la necesidad de unión de todas las fuerzas vivas de la localidad, no para insistir una vez más la queja recurrente y que ya la conocemos, sino para elevar propuestas y resolver los conflictos de manera colectiva y mancomunada ante los problemas que padecen determinados rubros específicos de un Pilar devastado por la doble crisis de los últimos cuatro años, sumado a ello esta pandemia.

No es cierto que todo esté perdido…

No es cierto que todo esté perdido…

Gestionar antes, durante y después del virus

Gestionar antes, durante y después del virus

¿Coronavirus o la nueva peste rosa?

¿Coronavirus o la nueva peste rosa?

La sociedad intolerante

La sociedad intolerante