“Hoy puede ser un buen día”

“Hoy puede ser un buen día”

El hecho de ser padre, tiene su día, y esto merece compartir algunas reflexiones. Es cierto que estas celebraciones se han convertido, como muchas otras, en un acontecimiento comercial. Sin embargo, también es cierto, que muchos, aunque no todos, buscan trascender este esquema un tanto frívolo buscando en estas ocasiones enriquecer ese vínculo no siempre exento de dolores y dificultades. Porque no es fácil ser padre, tampoco lo es, ser hijo o hija y a veces, esta relación está bastante magullada. De ahí que hablar de temas que parecen tan obvios, tan claros como el de “la paternidad” no resulte fácil, puesto que es una función atravesada por preguntas que nunca se acaban de responder.

Porque quién sabe a ciencia cierta qué es ser un buen padre… En realidad nadie lo sabe. Es una de esas tareas que se aprenden viviéndolas, de ahí, los errores, las culpas, las indecisiones que a veces generan. Seguramente que no hay una única manera de “ser padre”, como tampoco hay una única manera de ser hijo.

La paternidad es una función que hunde sus raíces en el humus biológico del procrear pero necesariamente lo trasciende. Agente privilegiado de la cultura, aún sin saberlo, el padre apela para ejercer su papel a criterios y pautas que ha recibido desde su propia experiencia filial, pautas que no son eternas ni inmodificables. De hecho el papel del padre ha variado y mucho en la sociedad contemporánea. Estos cambios, dada la complementariedad de las funciones están seguramente asociados a los que ha experimentado en nuestros tiempos la mujer en sus distintos roles.

Es probable que sigan los cambios y modificaciones en este campo. Pero hay ciertos datos que parecen permanecer firmes más allá de todas las contingencias. El hecho de sentirse hijos e hijas vinculados a través del padre, a una casi infinita cadena filiatoria que los conduce a los más remotos orígenes desencadena diversos sentimientos en cada uno de nosotros en tanto hijos y desde la perspectiva paterna, el imaginarse, (de algún modo presentes) en el misterioso futuro agudiza temores y esperanzas, que van más allá de las pequeñas historias personales.

Si dejamos a un lado esa dimensión ultrapersonal y retornamos al escenario doméstico nos conmueve descubrir como más allá de las muchas veces fructíferas diferencias nos unen con “el  viejo” lealtades profundas, alianzas vigorosas que se muestran en los momentos difíciles. La relación entre padres e hijos atraviesa necesariamente a lo largo de la vida por etapas gratas y no gratas. Reflexionar, recordar sobre el sentido profundo de estas ligazones puede ser un buen ejercicio.

Hemos dicho que se funda en un dato biológico pero que lo trasciende y de tal manera  que podemos asegurar que para “ser padre” no basta  y ni siquiera es necesario serlo biológicamente. Esta afirmación se alimenta de los incontables casos de padres que lo son por elección superando así imposibilidades biológicas. A ser padre se aprende, suele decirse, pero es un aprendizaje que se nutre de las propias experiencias, de los éxitos y los fracasos, de los recuerdos pero también de las fantasías. Es una observación muy atinada la de que los hijos y las hijas suelen advertir la importancia del padre cuando a su vez  tienen hijos. El afecto se enriquece entonces con la comprensión, con la ternura y la complicidad del humor que nace de ciertas inevitables perplejidades y de la emoción de iluminadores descubrimientos.

E.R.


El padre en la poesía

 

Mi padre

A mi hermano Mariano

 

Hace kilómetros,

cientos de nudos

marinos, toneladas de meses que no pienso

en mi padre.

Quizá ‘pensar’

sea exclusivamente una alucinación

desorientada

y, por momentos

bella, que no es frecuente que me roce.

(En materia de verbos

siempre elegí ‘sentir’, que incluye

la probabilidad

de algunos sentimientos).

 

Pero de pronto

hoy, por ejemplo,

me he acordado de él como si fuese un álbum

de grises y detalles.

 

No fuimos, es posible, excelentes amigos.

Y también es posible que la paternidad

consista sólo en una dura

probanza de la suerte y la palabra,

o del silencio,

su cuestionable equivalente.

 

Además la amistad es otra cosa,

menos obligatoria y más desfachatada,

más semejante

a las botellas, las mujeres

y estrecharse las manos,

uno de los contados trípticos

que el hombre escribe alegremente

sobre la vida.

Sin embargo,

sucedidos los años, los océanos,

los olores lavanda

de las fotografías, los errores,

me ha venido a los ojos, o no sé

a cual lugar de mí, como un agua distinta

a la de las gastadas lágrimas,

como una colección de mariposas

oscuras, como un torreón andante,

retazos de su rostro, su paciencia,

su agnosticismo,

 

su no entender quién era,

el más tierno de todos y más digno,

el más para quedarse en las bondades,

las casas que ocupamos, el derrumbe del treinta

y su traernos la comida,

su ponderable dejadez,

sus anteojos,

sus domingos

su paulatina decepción

de la amistad,

de los objetos

y las untuosas vanidades.

 

Naturalmente, me he encontrado algunas semejanzas, hijuelas

que me atribuyo

con esa detestable

presunción de los hijos,

que escogemos

lo que más nos conviene

para ascender

a los progenitores

como si tal

cosa: el color

de la piel, cierta

quietud que ahora

poseo, las entradas de la frente,

el desapego

por la vana opulencia.

 

Hoy, por fortuna, me he acordado

de mi padre.

Tal vez,

antes de medianoche

pueda ser él

mismo, él, él

aunque no tan paneras y tan panes,

tan niño alicaído,

tan ángel manco,

tan pascual y dulcísimo.

 

Gustavo García Saraví

García Saraví (Gustavo) Poeta argentino nacido en 1920 y fallecido en 1994. Entre sus obras podemos nombrar Tres poemas para la libertad, Los sonetos, Los viajes, Con la patria adentro, Puerta de embarque. A este último pertenece la poesía MI PADRE  transcripta en esta sección.

 

 

Nivel

 

Este es el nivel de mi padre:

Su nivel de albañil.

Tiene una gota de aire.

 

Mi padre está hecho polvo. De aquel hombre

ya no se acuerda nadie.

Vive conmigo cada vez más solo

en esta gota de aire

 

Más olvidado cada día;

más recordado cada tarde;

cada vez más lejano y más cercano

en este mundo grande.

 

Todas las casas de mi pueblo,

todas las casas de antes;

todo perdurará mientras perdure

esta burbuja de aire.

 

Plano solado de los patios

Suma igualdad de los umbrales;

suelo de nuestra casa,

hecha para esperarte…

 

Todo perdurará mientras perdure

esta burbuja de aire.

 

Ven a mirar el transparente mundo

que me ayudó a encontrarte;

ven a mirar la fuente de mi verso,

llano, simple, constante.

 

Hacia ti y hacia mí se mueve el mundo

en esta gota de aire.

 

José Pedroni

Pedroni (José): poeta argentino nacido en Gálvez, provincia de Santa Fe, el 21 de septiembre de 1899 y fallecido el 4 de febrero de 1968 en la ciudad de Mar del Plata.

Vivió la mayor parte de su vida en la ciudad de Esperanza en Santa Fe donde trabajaba como contador de una importante fábrica de arados. Su obra poética es amplia y ha merecido el reconocimiento de infinidad de lectores. Muchos de sus poemas han sido musicalizados. Entre su obra podemos recordar a Gracia Plena, El pan nuestro, Nueve Cantos, Monsieur Jacquin, Canto al hombre, El nivel y su lágrima, a este último poemario pertenece el poema transcripto en esta sección.

 

 

Mi viejo

 

Quisiera amasijarme en la infinita

ternura de mi barrio de purrete,

con un cielo cachuzo de bolita

y el milagro coleao del barrilete.

 

Verlo a mi viejo, un tano laburante

que la cinchó parejo, limpio y claro;

y minga como yo: un atorrante

que la va de sover y se hace el raro.

 

Mi viejo carpintero era grandote, y un cuore chiquilín, siempre en la vía.

Su vida no fue más que un despelote

y un poco, claro está, por culpa mía.

 

Vino en el “Conte Rosso”. Fue un espiro.

Tres hijos, la mujer, a más un perro.

Como un tungo tenaz la fue de tiro.

Todo se la aguantó: hasta el destierro.

 

Y aquí palmó… aquí está adormecido

mi viejo, el pobre tano laburante.

Se la tomo una cheno de descuido

y me dejo un recuerdo lacerante.

 

Qué mundo habrá encontrado en su apoliyo

si es que hay un mundo pa los que se piantan.

Sin duda el cuore suyo se hizo grillo

y su mano cordial es una planta.

 

Julián Centeya (Amleto Vergiati)

Uno de los poetas más representativos de la poesía lunfardesca. Nació en Italia en 1910 desde donde emigró a nuestro país siendo un niño. Su poesía expresa los sentimientos de un verdadero porteño. Entre sus obras podemos recordar: La musa mistonga de 1964, La musa de barro de 1969 y  El vaciadero de 1970. Centeya falleció en Buenos Aires en el año 1974.

A los iniciadores del Pilarazo no se les puede adjudicar ingenuidad política

A los iniciadores del Pilarazo no se les puede adjudicar ingenuidad política

La realidad y el miedo

La realidad y el miedo

De que se vayan todos… a que pretendan quedarse casi todos

De que se vayan todos… a que pretendan quedarse casi todos

Acerca de la participación

Acerca de la participación