Lunes 22 de Julio de 2024
La pasión, a flor de piel

De Pilar al Carnaval de Gualeguaychú: Catalina Lagomarsino, nuestra reina indiscutida

La pilarense fue electa soberana del Carnaval del País en 2009. Hoy, que es nutricionista de profesión y madre de una pequeña de 1 año, recordó sus inicios en el baile carnavalero y aseguró que aún desea formar parte de la comparsa.


  • Domingo 19 de Febrero de 2023
Catalina Lagomarsino

El nombre de Catalina Lagomarsino es, sin dudas, uno de los más reconocidos cuando de Pilar y de Carnavales se habla. La joven pilarense, nutricionista de profesión, ha dedicado gran parte de su vida al baile y llegó a lo más alto que cualquiera que se presente en una comparsa puede querer: ser la reina del Carnaval de Gualeguaychú en el año 2009.

Casada y con una hija de 1 año, Catalina habló sobre sus primeros acercamientos al baile, sus primeras sensaciones, sus deseos para el futuro y sus opiniones respecto de las celebraciones en nuestro distrito.

“Fue algo medio accidental, no era un sueño personal, era chica, tenía 13 años y no había conocido el Carnaval de cerca. Fue en una oportunidad que la comparsa O’Bahía fue a Pilar, a la Avenida Tratado del Pilar, en el 2003. Todos sabían que me encantaba bailar y me enteré que darían trajes a gente de la ciudad, como invitados. Yo era muy chica, pero medio que arrastré a mi mamá a llevarme”, contó Catalina Lagomarsino a Resumen sobre sus comienzos.

Si bien admitió que en aquel momento le parecía bastante obvio que recibiría una respuesta negativa debido a su corta edad, su madre fue quien intercedió para que ella pudiera estar junto a la reconocida comparsa: “mamá me ayudó hablando, que era mi pasión, que me encantaría probar y ella se responsabilizaba de quedarse. Había que ser mayor de 18 años y me dijeron que sí, que probara un fin de semana. Me quedé bailando tres fines de semana en Pilar, después en Capilla del Señor. Bailé todo el verano y en 2004, me invitaron a ir a Gualeguaychú”.

A 20 años de aquella primera presentación junto a una comparsa, Catalina Lagomarsino analizó aquella primera experiencia que tuvo, en la que su mamá tuvo sin dudas mucho que ver. “La verdad, hoy teniendo una hija, lo veo como una locura. Pienso en mi hija con 13 años. No era común ver chicas jóvenes bailando en esos trajes. Hoy está más aceptado. Pero, sí, fue increíble. Le digo a mi mamá, que fue una locura, pero agradezco que me hayan acompañado. Para mí, fue espectacular”, dijo.

“Fue una etapa donde uno es bastante inconsciente, me decían hay una presentación en Mendoza y yo iba, que eran 26 horas de viaje en colectivo. Conocí prácticamente todo el país acompañando a la comparsa. Esas cosas te las bancas únicamente cuando sos chico, cuando tenes la desfachatez de la adolescencia, que haces cualquier cosa”, comentó entre algunas risas al recordar tiempos en donde no importaba ni el cansancio ni los largos viajes si de bailar se trataba.

Sus primeros pasos fueron junto a O’Bahía, pero en 2008 cambió su rumbo: fue convocada por Marí Marí, compañía que la eligió como reina de la comparsa y un año después, la acompañó en su consagración como reina del Carnaval del País. Desde aquel momento, forma parte de la comparsa del Club Central Entrerriano, la más ganadora del Carnaval. 

Su futuro en el Carnaval

Ahora que ha sido madre, con otras responsabilidades y posibilidades a la hora de decidir viajar, Catalina no descartó que en su futuro aún haya noches de música, trajes y brillos. Incluso, se atreve a soñar con compartir su pasión carnavalera con su pequeña hija.

“Este año me invitaron, siempre la comparsa considera a sus integrantes, ya desde el año pasado, que la beba tenía dos meses y era impensable para mí. Este año, me anoté y si podía hacerlo, iré. No lo descarto, pero estoy en una etapa en la que cumplió 1 año, empieza el jardín, la logística de ir, conseguir a alguien porque parece que es un ratito, pero hay que estar desde temprano, es toda una producción. Al no ser de Gualeguaychú, me falta ese soporte con la bebé”, destacó.

Sin embargo, admitió: “tengo ganas, no sé si iré a bailar, seguramente a estar en el club y estar un fin de semana en el Carnaval, seguro. No sé si a bailar, pero me encantaría. Descarté la posibilidad de titular porque vi difícil organizarme 10 noches. Si voy, sé que siempre tendré las puertas abiertas para bailar”.

Aun así, cuando su pequeña hija sea un poco más grande, entre algunas risas aseguró que continuar bailando no es algo descartado. “Obviamente. La verdad, en mi cabeza era que el día que me recibiera o que tuviera hijos, no. Pero siento que han pasado esas etapas de mi vida y las pasiones van en paralelo, no se acaban nunca. Siempre tengo ganas de participar, pero entiendo también que el Carnaval está cada vez más profesional y este año no podía brindarme de esa manera. Retirarme, no, no me animo a decirlo, porque siempre quiero volver”, planteó.

“Quizás, a medida que pasa el tiempo, se puede formar parte de otro lado. Si a mi hija el día de mañana le gusta bailar, me gustaría que se luzca en lugares como los que pude estar yo y yo participar desde otro lugar. Eso es lo que tienen de lindo los Carnavales, que tiene lugar para toda la familia. Me imagino desde otro lugar, sí con mi hija en el club, no sé si bailando a la par pero sí formando parte de la comparsa. Mi hija sabe que me encanta, pongo música y ella baila, algo le voy a contagiar. A lo mejor me dice que quiere ser batuquera y la acompañaré también”, aseguró.

Su recuerdo de consagración como reina

“Fue polémico, porque Gualeguaychú tiene el Carnaval como bandera que es de ellos. Yo llegué medio de visitante y despertó ciertas rispideces, porque se cuestionaba que la reina tenía que ser de Gualeguaychú. No soy nacida, pero voy hace 20 años, conozco como conozco Pilar. Puedo hablar de Gualeguaychú con respeto, lo asumí con mucho respeto y responsabilidad que implicada. Hoy por hoy, me reciben de la mejor manera. Allá, es muy significativo haber sido reina, la gente lo recuerda, lo tienen en cuenta. Siempre las reinas son recordadas y reconocidas, eso es muy lindo”, recordó.

Los festejos de Pilar

En los últimos años, nuestro distrito ha buscado dar un lugar más importante a las celebraciones de Carnaval, buscando que las murgas a lo largo y ancho de todo Pilar tengan espacios de presentación, para llevar su arte a cada pilarense. Para Catalina Lagomarsino, esto es de suma importancia.

“Me encanta, me parece buenísimo. Es algo que en el interior se ve más, y me parece que está buenísimo para la gente. Celebro siempre las acciones y actividades que consideran que los vecinos necesitan divertirse, recreación, espectáculos de calidad. Es parte de la cultura. No todo el mundo puede viajar a Gualeguaychú y me parece muy bueno que se le dé el lugar a comparsas y murgas locales, que se invite o se contrate a comparsas de otros lugares, creo que llevar esos espectáculos a la ciudad, está bueno”, expresó.

El Carnaval, su forma de vida

“Es mi gran pasión. Es algo que me acompañó en cada etapa de mi vida. Empecé siendo una nena, que iba con mis papás, después sola. Empecé a estudiar, me recibí bailando. Conocí a mi marido, que es de Gualeguaychú, tuve a mi hija y la pasión está ahí, intacta, acompañando cada etapa de mi vida. Para mí es una pasión que me acompaña y contrario a lo que creí cuando era más chica, que sería por un tiempo, hoy va más allá el Carnaval. La gente me dice que si después de tantos años todavía tengo ganas y la verdad, es que sí. Las ganas, están siempre”, afirmó.

Su consejo para quienes sueñen bailar

Cerrando la charla con nuestro medio, Catalina Lagomarsino dejó un mensaje para todos aquellos que hoy están soñando con poder formar parte de esta gran familia de Carnaval, bailando en cada oportunidad que la vida les presente.

“Primero, que aprovechen. Vivimos en una época que celebro también que mi hija haya nacido, hay menos tabú, menos prejuicio. Eso de a poco está cambiando. Los espectáculos son, de a poco, más inclusivos. Que aprovechen que todo está más abierto. Que es algo divino. A los papás, que no es solo gente bailando con poca ropa, que hoy que soy mamá entiendo que puede verse como algo osado. En realidad es un espectáculo divino que, desde adentro, se vive de una forma muy sana”, aseguró.

“Si tienen la ilusión, participen. Hoy se pueden alquilar trajes, que antes no estaba eso. Les digo que aprovechen, que lo vivan, porque es lindísimo. Les digo que se preparen porque una vez que lo haces, siempre te dan ganas de volver”, cerró.

Dejar un comentario

Los campos marcados son requeridos *

También te pueden interesar