Los empleados piden que se presente el gerente general. A la última reunión asistieron tres abogados que fortalecieron la postura de cierre definitivo. “No hay ningún sustento legal que pueda amparar eso”, sostuvieron los trabajadores.

El miércoles se realizará una nueva reunión en el ministerio de Trabajo nacional entre los delegados de WorldColor y los representantes de la empresa. A la última reunión asistieron tres abogados que dejaron asentada la postura de cierre.

Sin embargo, los trabajadores señalan que “no hay ningún sustento legal que pueda amparar eso”. En la reunión que mantuvieron por primera vez en la cartera laboral de la Nación, rechazaron los 284 despidos y el cierre de la planta. Además solicitaron que vuelvan a asignárseles tareas, ya que aseguran que los trabajos están pero son derivados a otros talleres gráficos.

“Solo se presentaron tres abogados que vienen con la línea de cerrar la planta y no tienen ningún argumento”, contó Daniel Luna, delegado de WorldColor al aire de La Mañana de Resumen (FM del Sol 91.5).

Por eso, solicitan que a la próxima reunión se presente el gerente general, Sergio Slep, quien también dirigía Donnelley al momento de su cierre.

Hasta el 21 de mayo se mantiene vigente la conciliación obligatoria, por lo que los trabajadores están en sus puestos de trabajo pero sin tareas. La empresa planteó como principal argumento de cierre la falta de trabajo, pero según consignaron los operarios, nunca dejó de haber sino que lo empezaron a derivar los mismos directivos a otros talleres, datos que constan en la denuncia por vaciamiento que iniciaron en la Fiscalía.

Finalizado este plazo, que se podría prorrogar cinco o diez días más, contestarían los telegramas de despido enviados el 30 de abril rechazándolos.

“La empresa nos ofreció trabajar de manera cooperativa, es muy raro que ofrezca la planta de esa manera. Se ve que no tienen ningún sustento legal como para cerrar”, contó Luna. Sin embargo, los trabajadores solo aceptarían esta posibilidad como último recurso, ya que les costaría llevarla a cabo sin un respaldo económico importante.

Por otro lado, Luna se refirió a la otra planta que tiene la estadounidense Quad Graphics, dueña de WorldColor y de Anselmo Morvillo, radicada en Avellaneda. “Hay una interna dura entre los directivos de Quad Graphics y Anselmo Morvillo que lamentablemente está perjudicando a 280 familias. Y están en riesgo también las otras 300 familias de Morvillo”, declaró.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Comments are closed.

Más en Sociedad