Frentistas piden que destapen el desagüe a la altura de la calle Chazarratea para evitar un mayor caudal de agua. “No podremos salir de nuestras viviendas”, dijo una vecina.

 

La obra de ensanche y repavimentación de Ruta 25 –que se extenderá hasta Escobar– volvió a ser criticada por vecinos de la zona y esta vez, lejos de tratarse de cierre de accesos a barrios o falta de señalización y semáforos, la crítica se centra en la falta de planificación hidráulica para evitar inundaciones en la zona.

Frentistas de Villa Rosa sufren inundaciones desde que comenzaron la construcción de urbanizaciones privadas que alteraron en gran medida el escurrimiento de las precipitaciones pero, con esta obra, señalan que si no destapan un desagüe a la altura de la calle Chazarratea, la situación se complicará aún más.

“Nos inundaremos muchísimo más, si bien están haciendo un zanjeo más profundo, el destape de cañerías no lo hacen. Hace 20 años nos inundamos y la solución es que el caño que cruza la 25 sea destapado”, explicó en diálogo con Resumen, Silvia Malliani, vecina del lugar.

Asimismo, contó que el intendente Nicolás Ducoté les había comunicado que al ser una obra provincial no se podría realizar el trabajo: “nos dijeron que si ellos levantaban la ruta para destapar, les hacían una multa. Una vecina logró una autorización para levantar ese pedazo y destapar el caño, la Comuna solo debía poner las máquinas pero no lo hizo”.

Malliani contó que el Secretario de Obras Públicas, Guillermo Iglesias, fue quien luego de conseguir el permiso, les dijo que “no podía hacerse porque si ellos destapaban el caño inundaban a Lagoon, o lugares donde hay mucho dinero”.

La vecina criticó ampliamente que las urbanizaciones no fueron realizadas de forma correcta y que, por culpa de estas irregularidades, quienes viven en la periferia deben sufrir las consecuencias del agua.

“Con las obras en la ruta, con la elevación, tendremos más cantidad de caudal de agua y después, directamente no podremos salir de nuestras viviendas”, agregó Silvia Malliani.

En conjunto los vecinos han realizado numerosos reclamos e incluso, tuvieron conversaciones con Diálogos Hídricos. “Pilar del Este hizo el gasoducto, levantó la mitad de la calle que entre los mismos vecinos vamos arreglando y hemos invertido mucho dinero. Nos arruinaron la calle porque no le daban los permisos para hacerlo en los terrenos que tenían que vender. Caen dos gotas y no se puede entrar”, explicó.

Por otro lado, admitió que luego de muchos reclamos, la Comuna le cedió 40 camiones aunque “nosotros tuvimos que poner más porque no sirvieron de mucho”, logrando que la calle fuera un poco más transitable.

“Hace 20 años nos inundamos y la solución es que el caño que cruza la 25 sea destapado”

A pesar de los intentos, el barrio se sigue inundando por la falta de obras. “El problema es que no hicieron las obras necesarias. Además, al fondo de Chazarreta hay una laguna, que entra en Pilar del Este que está semi-entubado y se ha tapado. Sinceramente, no tenemos salida y si pasa algo, la ambulancia no puede ingresar por ningún lado”, cerró Silvina Malliani.

 

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Sociedad