Policiales

Una mujer denuncia que su hija agresora no cumple una orden perimetral y tiene miedo

0

 

En diciembre se otorgó una restricción perimetral pero no la cumple. La denunciada es la hija de la víctima y el conflicto se inició luego de diversos episodios de violencia.

Una familia ha hecho un pedido público a la justicia local para que de forma efectiva se haga cumplir una restricción perimetral que prohíbe que una mujer se acerque a su madre y su hija por distintas actitudes violentas.

La prohibición de acercamiento, a la que accedió Diario Resumen, estipula que no puede estar a menos de 300 metros del domicilio ubicado en la calle Bergantín Congreso, en el barrio Peruzzotti.

Vivimos encerrados, mi jefa tiene amenazas de la hija, que le dice que se vengará”

“La perimetral es hacia la hija mayor de mi jefa, de 300 metros a la redonda pero, nosotras avisamos en la Comisaría que la chica está viviendo frente a la vivienda. Se pone a insultarnos y la policía nos pide pruebas, fotografías”, contó Roxana a Diario Resumen, niñera de los tres pequeños que viven allí: dos hijos de su jefa y uno, nieto.

Roxana explicó que la joven es la hija mayor de Pablina –su jefa– y que, a su vez, la joven es la madre de la niña más pequeña pero “ella la abandonó, la dejó” por lo que la abuela ha decidido hacerse cargo de todo: “está tramitando la adopción definitiva, pero su hija vino a insultarla, le pegó a los chicos, asustó y agredió a su propia hija entonces, se tuvo que hacer una perimetral, porque viene, tira cosas, vino con un cuchillo”.

La perimetral fue otorgada a mediados de diciembre, pero a un mes de eso, la justicia no ha logrado hacer de efectivo cumplimiento la orden y Roxana teme que algo pueda ocurrir. “La policía no está haciendo nada y vamos a ir al juzgado porque esto no puede ocurrir. La perimetral dice que la deben sacar, llevarla a la comisaría, chequeo médico y derivarla porque tiene problemas psiquiátricos porque, cuando yo misma llamé porque estaba acá amenazando, la tuvieron cuatro horas en comisaría y volvió para acá”, explicó y añadió que los efectivos policiales le aseguraron que “mientras no fuese a molestar o nosotros tuviésemos pruebas, no podían hacer nada”.

Roxana está con los tres pequeños mientras Pablina trabaja y contó que tiene miedo por los menores, por su jefa y por ella misma: “los nenes no pueden salir al patio, tienen miedo. Vivimos encerrados, mi jefa tiene amenazas de la hija, que le dice que se vengará y yo tampoco puedo trabajar o estar tranquila, porque si me pasa algo, tengo una familia”.

En la semana irán hacia el Juzgado de Familia Nº 1 de Pilar, a cargo de la Dra. Mariana Valentini, para que se inicien las acciones penales correspondientes por el incumplimiento y para que, de una vez, puedan darle soluciones.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Policiales