Una joven había perdido la billetera durante el viaje a su hogar y, cuando el conductor, Leo Leiva, se dio cuenta regresó a devolvérsela. El dinero era para comprar los útiles escolares.

Leo Leiva, un joven oriundo de Garín de 25 años, es remisero y trabaja en la remiseria Solares del Norte en la localidad de Del Viso. Su nombre se viralizó entre los pilarenses debido a un gran gesto de honestidad que tuvo para con una joven madre el lunes.

Como todos los días, Leo subió a su Renault 19 blanco y en la puerta de la agencia una mujer subió al vehículo para volver a su hogar. El joven la dejó su hogar y emprendió la vuelta, pero en un momento se dio cuenta de que en el asiento trasero había una billetera.

Al abrirla para buscar documentación de la dueña, vio que había 18 mil pesos y una tarjeta de la Asignación Universal por Hijo y, sin dudarlo, decidió que iba a devolverlo. “Me volteé a agarrar el teléfono que se me cayó, y vi la billetera. La miré, había dinero, buscaba un DNI pero tenía la tarjeta. Le di aviso a la agencia, les dije que iría a devolver el dinero y me dijeron que confirmara si era de la pasajera que acababa de bajarse”, relató Leo en diálogo con Diario Resumen.

Cuando emprendía el regreso al domicilio de la joven, pudo verla a mitad de camino en plena calle, con lágrimas en sus ojos, mirando al suelo: “estaba preocupada, llorando. Me preguntó si se había olvidado la billetera, le dije que sí que la había encontrado. Cuando se la di se puso a llorar”.

Entre las lágrimas, la joven pudo contarle que ese dinero lo iba a utilizar para poder comprarle finalmente los útiles escolares a sus hijos que debían empezar las clases. “Me dijo que la había salvado, se puso a llorar y me contó que era para los útiles de los nenes, que no había podido comprarlos porque no podía cobrar. Me ofreció una recompensa y le dije que no se preocupara, que solo tenía que pagarme el viaje”, contó.

El gesto de Leo emocionó a la familia de la joven que en Facebook se mostró agradecida por la honestidad del joven, haciendo que el gesto de Leo, que trabaja 12 horas para mantener a su familia, se diera a conocer.

En medio de la crisis económica y en una sociedad en donde parece que cada vez hay menos empatía, Leo supo demostrar que aún quedan personas sensatas, capaces de hacer el bien y pensar en los demás. “Esto lo hice porque se siembra algo bueno, porque si el día de mañana me pasa a mí, me gustaría que pudieran devolvérmelo también”, dijo.

Por último, consultado por el repentino reconocimiento de los pilarenses, declaró que es algo que si bien no fue buscado, puede ayudar a otros a realizar buenas acciones. “Esta bueno porque te anima a que si vuelve a pasar, se siga haciendo porque si no hubiese devuelto la plata los chicos no podían empezar el colegio, su mamá tendría una necesidad terrible”, cerró.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado