Política

Tras el acto de Massa, Zúccaro se alejó de los rumores del “cambio de rumbo”

0

El Jefe Comunal utilizó las redes sociales para compartir su “emoción” luego del relanzamiento del líder del Frente Renovador en Vélez. El tigrense salió con fuerza y busca volver a estar en carrera para los comicios  presidenciales.

Luego del acto en Vélez Sarsfield, el intendente Humberto Zúccaro se alejó de los rumores que parecían anticipar un posible salto del massismo. El Jefe Comunal utilizó las redes sociales para decir exaltado que Sergio Massa “va a ser el próximo presidente de los argentinos”.

“Acompañé, junto a toda la militancia de Pilar, al que será el próximo presidente de los argentinos, al que propone un cambio justo para gobernar nuestro país. Porque no queremos más vivir en un país donde una agrupación política maneje a la justicia. Necesitamos una nación independiente, con jueces que no tengan miedo en condenar a los delincuentes y donde el pensar diferente sea una virtud ya que la diversidad de pensamientos fortalece nuestra democracia. Una nación con educación, salud, valores y respeto”, señaló Zúccaro por medio de su cuenta de Facebook.

También los funcionarios del Municipio utilizaron las redes sociales para compartir fotos del multitudinario acto que tomó lugar en Liniers el pasado viernes, y que significó un relanzamiento de Sergio Massa, que parecía haberse quedado sin cartuchos de cara a la carrera presidencial.

Algunos referentes zuccaristas, como el secretario de Gobierno, Pablo Martínez, también dispararon duras críticas hacia el macrismo, fuerza que le quitó en las encuestas el lugar de “principal opositor” al Frente para la Victoria.

En tanto, el líder del Frente Renovador salió con mucha fuerza para repuntar en los números. Desde el estadio de Vélez Sarsfield, donde, según los organizadores, quedaron 20 mil personas sin poder entrar, Massa apuntó contra Scioli. Lo definió como “un servil lorito que repite y repite lo que le dictan desde la Casa Rosada”.

Fue más allá con la juventud kirchnerista. “Voy a borrar a los «ñoquis» de La Cámpora que nos quieren dejar de parásitos en el Estado”. Además de un punto de largada, el acto fue concebido para borrar los últimos resultados electorales del Frente Renovador, que si bien fue socio de la victoria radical en Mendoza y le ganó al Pro en la ciudad de Salta, no alcanzó el 1 por ciento de los votos en la Capital Federal y quedó muy lejos del macrismo en Santa Fe.

La apuesta también buscó cohesionar a la tropa propia. A los que querían dar una señal de fortaleza para reposicionar a su jefe, y romper la polarización que promueven Scioli y Macri. A los que querían frenar las deserciones de los últimos días (un intendente y cinco legisladores). Y a los que dudaban de las intenciones de Massa y querían confirmar que ya no existen chances de que decida postularse a la gobernación.

La señal de unidad vino de la mano de la asistencia: a ambos lados del escenario se montaron dos tribunas donde posaron todos los intendentes del Frente Renovador, los legisladores y candidatos. También los economistas, con Roberto Lavagna a la cabeza, y dirigentes del interior del país (como el jefe comunal de Catamarca, Quintela) y de otros partidos, como el senador radical Nito Artaza.

El discurso de Massa tuvo tres partes. La primera fue para marcar por qué rompió con el Gobierno y los efectos políticos de ese enfrentamiento. “Les ganamos en las urnas a los que se creían los dueños de la voluntad popular. A los que se querían llevar por delante la Constitución. Frenamos la locura de un Código Penal que defiende a los delincuentes. Frenamos el avasallamiento sobre la Justicia”, dijo el tigrense.

“Durante un año, fuimos el límite. Hoy queremos ser el puente para empezar a construir la Argentina del progreso y del desarrollo”, continuó. Parecía el pie para encarar la parte final de su discurso, la más larga y dedicada a las propuestas. Pero empezaron a corear el Himno, y Massa apuntó los cañones hacia Scioli y el jefe del Gobierno porteño, Mauricio Macri, al que definió como “el ajuste, volver a los 90, al helicóptero”.

Desde el escenario, Massa enumeró los rótulos de sus propuestas. “La Argentina que viene es sin impuesto a las ganancias para los trabajadores o las pymes que generen trabajo e inviertan. Le vamos a sacar la soga del cuello y se la vamos a poner a la timba y a los bancos: a los dueños del juego y la renta financiera. En la Argentina que viene, los trabajadores van a ser dueños de sus casas porque vamos a dar 1,2 millones de créditos a la vivienda”, cerró.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Comments are closed.

Más en Política