DestacadoEntrevistas

“Toda mi vida fue un proceso de aprendizaje, desde mi familia, mis amistades, el club, de cómo me inserto en la política”

0

 

En una amplia charla con Resumen, Federico Achával contó cómo llegó a la política, su visión del Municipio y cómo se preparó para conducir los destinos de Pilar a partir del 10 de diciembre.

“Si puedes soñarlo, puedes lograrlo”. Y así fue. Tras una larga y dura campaña, recorriendo barrios y analizando las necesidades en el distrito, Federico Achával logró materializar su más añorado deseo: convertirse en el nuevo intendente de Pilar.

Una ventaja de casi 4 mil votos en las últimas elecciones, posicionaron al principal referente del Frente de Todos como el flamante jefe comunal, sustituyendo a Nicolás Ducoté de Juntos por el Cambio.

Quien desde pequeño soñaba en cambiar y resolver las problemáticas que lo rodeaban, hoy es un abogado de 39 años que tendrá su oportunidad dentro de poco menos de un mes, cuando el 10 de diciembre asuma la intendencia.

Yo no soy el líder, soy una parte de un proyecto político

Precisamente, en vísperas de asumir su mandato, Achával dialogó con Resumen en una cálida entrevista, donde recorrió su trayectoria, desde sus inicios hasta como encarará esta nueva etapa, los desafíos que dejó la gestión anterior y su rol en el Municipio, al que se refirió, no como un líder, sino como un “integrante más de un proyecto político que busca mejorar Pilar”. Conocé quién es el candidato elegido por la mayoría de los pilarenses.

¿Te veías hace 20 años en este lugar?

Siempre busqué la vocación social y política. Entiendo que esta oportunidad que tengo, cumple con las posibilidades de representar y  transformar. Siempre me vi en contactos humanos, en vínculos personales, porque es lo que realmente me gusta. Por supuesto que ser intendente es un honor, es representar a un pueblo enorme con esta gran historia como lo es Pilar, y hay que estar a la altura de las circunstancias. Me fui preparando con el tiempo. Hace tiempo me veo con la vocación política de pensar socialmente y humanamente en herramientas de transformación social. Eso se da a partir de la construcción de proyectos colectivos.

La política que hacemos, es llana, directa y de resolución de conflictos

¿Dónde naciste y cómo llegaste a Pilar?

Nací en Buenos Aires pero desde los 5 años que camino Pilar. En el 2008 tomé la decisión de hacer trabajos de acompañamiento más social, porque me dolía el ver la injusticia de mí alrededor. Fui asesor del Congreso de la Nación y entendí que mi vocación era de vínculo humano, relacionado con la política territorial. Uno siempre proyecta y sueña, pero lo planteaba desde la dinámica diaria. La política me demostró que es mucho más abarcativa que cualquier otra institución privada.

Recuerdo que en Alberti, una chica de 14 años no podía ir a la escuela porque se le había roto la silla de ruedas. Lo lógico era poder conseguirle una nueva, pero cuando fui a la casa me di cuenta que ese no era el problema. La silla nueva se va a romper en dos meses porque cuando sale tiene calle de tierra. Logramos asfaltar la calle, pero no fue un problema resuelto, ya que el padre se había quedado sin trabajo y solo hacia changas. La chica no iba a poder terminar la escuela. Por suerte le conseguimos trabajo, y todo fue gracias a la política. Esto es entender lo que está pasando en Argentina, es insostenible que tengamos más de 5 millones de pobres, que casi la mitad de los menores de 14 años de la provincia de Buenos Aires estén debajo de la línea de la pobreza y que nosotros andemos por el mundo como si nada. Al que le llega al corazón, al menos a mí me pega, tiene que poner su energía para resolver el problema.

Si ven al Federico Achával de 2011, tenía otras ideas que el del 2019, y posiblemente en el 2023 va a ser más amplio

¿Cómo fue tu infancia? ¿De chico con que soñabas?

Con el deporte. Obviamente mi mayor responsabilidad era estudiar. Si estudias existe todo lo demás, sino, no. Pero a mí me gustaba practicar todo tipo de deportes. Me iba bastante bien (risas), pero por supuesto en algunos más que en otros. Por ejemplo en el futbol, en el tenis… Soy muy competitivo a nivel deportivo. Con el tiempo maduré y entendí que si había amigos que no jugaban muy bien al fútbol no importaba, porque sino no los veía, y eso me llevaba a tener que perder partidos, algo que no me gustaba para nada.

¿Tu hermano te llevaba a jugar al rugby?

Yo le enseñé todo (risas). Tengo un hermano (Miguel) que jugaba en Los Pumas. Compartí varios años con él, entrenamientos juntos, y esto es lo lindo de tener una familia con amigos en común, él se lleva bien con los míos y yo con los de él. Mi infancia fue eso, deporte en el Alumni y estudio.

En el 2008 tomé la decisión de hacer trabajos de acompañamiento más social, porque me dolía el ver la injusticia de mí alrededor

¿Dónde estudiaste?

En el Colegio Saint Brendan´s, una gran institución que me preparó para una etapa muy importante de mi vida. Después estudié abogacía en la Universidad Católica. Después me fui a afuera, para un postgrado en Derecho. En Estados Unidos me tocó ser quien hiciera el discurso de fin de año, después de haber sido elegido entre mis compañeros de 77 países distintos, y mi orientación fue devolverle a nuestra gente la capacitación que tenemos, a eso invité a todos los alumnos del mundo. Bastante coherente con lo que hago ahora.

Evidentemente me gustaba ganar elecciones (risas). Toda mi vida fue un proceso de aprendizaje, desde mi familia, mis amistades, el club, de cómo me inserto en la política y no hay ninguno absoluto, todos van conformando una identidad. El proceso más grande que tuve fue desde el 2015 hasta ahora, donde tantos vecinos de Pilar me compartían un mate y me contaban historias, sus formas de vida. El error está siempre en decir: ‘Federico ¿Qué es lo que queres?’ Esto es un conjunto de aprendizaje y conocimientos de toda la sociedad. El proyecto político no es solo mío, es una construcción mucho más amplia que mi formación.

Si ven al Federico Achával de 2011, tenía otras ideas que el del 2019, y posiblemente en el 2023 va a ser más amplio.

Cuando comenzaste a interesarte en la política ¿Qué te decía tu entorno?

Siempre trataron de cuidarme en términos personales. Obviamente siempre preocupa la salud, ya que es algo 24 horas todos los días. Soy consciente y decido avanzar en esto porque es mi vocación. No uso la familia ni para lo bueno ni para lo mano, porque los proyectos políticos son eso, política.

Siempre busqué la vocación social y política. Entiendo que esta oportunidad que tengo, cumple con las posibilidades de representar y  transformar

Recuerdo que me decían ‘tenés que sacarte fotos haciendo gimnasia’ o haciendo tal cosa. A la gente no le importa eso, quiere saber cómo le voy a arreglar los problemas, que camino hago o que represento. Algo diferente a Cambiemos. Lo que vi es que su política pública no estaba orientada a resolver los problemas a los pilarenses. No los comprendió, no los entendió y no los resolvió.

¿Y por qué crees que sucedió eso?

Tienen otras prioridades, tanto de país, provincia y territorial. Argentina tenía problemas estructurales de pobreza, hoy tenés hambre. Grave en la provincia de Buenos Aires y sin atender.

¿Cómo ayudarías a resolver las problemáticas actuales en Pilar?

Por lo pronto, un Estado sensible y humanamente. El Municipio tiene una secretaría de Desarrollo Social que se encarga de resolver problemas de dolencia social.

Le planteamos a Ducoté que si siguen ahogando a los comerciantes, cobrándoles, sacándole el margen que podían tener de ganancias, aumentando las tarifas, lo primero que se hace es echar gente.

A pesar de que hablamos de un modelo diferente al que plantean ustedes actualmente ¿Hay algún funcionario o área que crees que haya hecho las cosas bien?

El proceso más grande que tuve fue desde el 2015 hasta ahora, donde tantos vecinos de Pilar me compartían un mate y me contaban historias, sus formas de vida

No se trata de personas, sino de modelos. En nuestro caso las cosas que estén bien las vamos a continuar y las que no, se cambiarán. Pero cambiamos prioridades, la gente no nos votó para seguir con lo mismo. Evidentemente no estaban contentos con esta gestión. El compro de los votos fue algo terrible, fue una negociación con las necesidades de la gente de una forma muy violenta. Querían seguir en el poder a toda costa.

Pensando en lo que se viene, el Concejo Deliberante quedará dividido en iguales partes ¿Cómo ves el futuro en ese aspecto?

Cada uno tiene sus prioridades e ideas. Siempre y cuando sea a favor de los pilarenses, se va a acompañar un proyecto, y los que no, se discutirán. Lo mismo sucedió cuando éramos la oposición. Habrá que ver cuántos de ellos creen en el modelo de ajuste, de endeudamiento, de un Estado que no resuelve las situaciones sociales, después de haber perdido las elecciones a nivel local. No creo que haya muchos defensores de un modelo que ni siquiera analizó la ayuda para un laboratorio que necesitaba un crédito para seguir dando puestos de trabajo en la provincia. Nosotros vamos a proponer que vean todo eso, a poner como prioridad la generación de trabajo, la mano de obra local, el Parque Industrial y las Pymes.

A la gente le han vendido espejitos de colores durante los últimos cuatro años. Lo cierto es que la política que hacemos, es llana, directa y de resolución de conflictos. Nosotros intentaremos un modelo más genuino que el de Ducoté, más directo y sin tanta promesa.

Fue difícil hacerle entender a la gente que no se podrá solucionar todo de un día para el otro. Cuando se dan cambios así, existen un par de ordenanzas que se planteen cuando comience tu gobierno. ¿Tenés en mente cuáles van a ser?

No nos dejan una gestión ni organizada ni equilibrada, pero si nos dejan una deuda social importantísima

La gente no es tonta. Sabe que de este modelo de Cambiemos, no se sale de un día para el otro. Creo que hay varios factores políticos, tanto de Alberto (Fernández) como de Axel (Kicillof), como mío, que van a llevar un poco de alivio, lo van a notar rápidamente. Por ejemplo el tema de las tarifas o el crédito. Nos dio el vencimiento de presupuesto el 11 de diciembre, un día después de que asumamos.

No nos dejan una gestión ni organizada ni equilibrada, pero si nos dejan una deuda social importantísima. Uno tiene la tranquilidad que hace mucho tiempo nos preparamos para resolver este tipo de problemas y que sabemos cuáles son las herramientas, pero no lo están dejando de manera fácil.

Debido al corto tiempo en cuanto al presupuesto ¿Podrían meterse en la redacción del mismo para facilitarlo?

No vemos a los funcionarios actuales poniéndose a trabajar en el presupuesto. Tendremos que ver como lo resolveremos. Lamentablemente son la visión de un gobierno que podrían haber preparado un presupuesto con índices reales, pero siempre aseguraron que iban a poder resolver todos los problemas, cosa que no hicieron ninguno. Por eso es que tocamos tanto la emergencia alimentaria. No es solo no comer, esto es más en el fondo. Un pibe que no come, no se educa, y si no se educa el día de mañana, no podes exigirle que trabaje. Lo mismo el trabajador, si no come para que si puedan hacerlo sus hijos, no rinde lo mismo. Entonces falta, no cobra presentismo, pierde ingresos y aumenta la precariedad. Lo mismo con nuestros abuelos. Les sacaron los medicamentos, las jubilaciones no llegan ni siquiera a pagar las tasas de luz y encima, de 23 productos que tenía el bolsón de PAMI, ahora tienen siete.

El proyecto político no es solo mío, es una construcción mucho más amplia que mi formación

Queremos resolver la situación alimentaria en los comedores escolares. Somos uno de los municipios con menos cupos a nivel provincial, habiendo sido Nación, Provincia y Municipio del mismo valor político. Hay escuelas de 800 alumnos donde existen cero cupos de meriendas.

¿Ves una evolución de Cambiemos jugando un rol opositor dentro de cuatro años?

Yo solo veo un crecimiento en nuestro espacio político. Hace cuatro años nos planteaban que no se le podía ganar a un Ejecutivo municipal. Evidentemente hicieron tan mal las cosas que perdieron. A pesar de ello, nosotros tuvimos una representación firme.

¿El 11 de diciembre, que es lo primero que van a hacer?

Poner el Municipio a funcionar. Esta transformación no es individual. Tocar los clubes de barrio o volvemos con los chicos. En diciembre terminan las clases ¿dónde van a comer? ¿Cómo reciben los chicos a las clases en marzo? Es agarrar las herramientas que tengamos, que todavía no sabes que nos pueden llegar a dejar.

Si tuvieses que elegir una cosa que estuvo bien dentro de los cuatro años de la gestión anterior ¿Cuál sería?

Es muy difícil. De continuar puedo decir que la Ruta 8 o la 25 hay que terminarlas, hay que aclarar que no son gestión municipal. La maternidad. Pero nos dejan desarticulado todo.

¿Se estima tiempo o que tan difícil van a ser los próximos años?

Hay cosas que hay que resolver el primer día, por ejemplo la emergencia alimentaria. Tratar de modificar diferentes puntos en la seguridad, que la sala de maternidad funcione. Son cosas que deben funcionar desde el primer día, sabemos que es así.

¿Cómo te ves en cuatro años?

¿Más viejo? (risas). Sin dudas con la tranquilidad de haber pasado cuatro años trabajando para lograr un Pilar mejor. No quiero decir que pasará después, porque es un problema proyectarse uno a muy en el futuro. Cuando empecé me vi trabajando todos los días para estar donde estoy hoy, pero si yo me hubiese paralizado a pensar cómo me veía en el 2015 de cara al 2019, le hubiese hecho caso a los que me recomendaron esperar ocho años. Siempre me van a encontrar trabajando social y políticamente en favor del pueblo de Pilar, en el lugar que me toque. Yo no soy el líder, soy una parte de un proyecto político. A mí me toca un rol y a otros, otros roles.

Belén Gómez

Rodrigo Etchart

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado