Magalí, hermana de la víctima, explicó que aún se desconoce la causa de fallecimiento de los cinco jóvenes por fallas de la Morgue Judicial.

 

El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi dio por cerrada parte de la investigación –de los inspectores y Prefectura Naval– respecto de las cinco muertes que ocurrieron en 2016 en la fiesta electrónica Time Warp, en un predio de Costa Salguero.

Entre las víctimas, estaba Francisco Bertotti, un joven pilarense. En los cinco casos, en el inicio del proceso se declaró que la muerte fue causada por “policonsumo” de drogas, aunque aún es necesaria una contra-prueba.

“Nos consultaron si creíamos que estaba en condiciones de ir a juicio oral la parte de los funcionarios, pero nos vamos a oponer. Ni siquiera sabemos de qué murieron los chicos. Denunciamos a la Morgue Judicial, porque comprobamos irregularidades”, explicó Magalí, hermana de Francisco en diálogo con Resumen.

La mujer relató que en el caso de las autopsias realizadas a los cinco jóvenes, los resultados no fueron reales: “los inventaron, literal. No tenían la máquina que cuenta la cantidad de droga que tenían en el cuerpo, es imposible que hayan llegado a la conclusión que llegaron si no tenían como hacer el estudio. Aún no lo tienen, por eso no hacen la contraprueba”.

Magalí afirma que la justicia no se ha desenvuelto correctamente y que, incluso cuando se trajo al país el equipo necesario para el examen –el que había estaba averiado– “el personal se opuso a la capacitación”. “Es un desastre, no sé cómo hacen las autopsias, los exámenes toxicológicos porque no se pueden hacer en ese lugar. Es una locura”, dijo.

No negó que su hermano había tomado una pastilla, pero aseguró que el joven no consumió como para morir. “Es rarísimo, los amigos nos confirmaron que no hubo un policonsumo. Sabemos que una pastilla tomó, pero eso no te mata. Sí sabemos que fue mal atendido en el lugar, que no había médicos, que les inyectaron Haloperidol lo cual tiene contraindicaciones en casos de deshidratación, que es como llegaron, y eso les causó el paro cardio respiratorio”, expuso.

Magalí explicó que recusarán nuevamente al juez y que su familia “seguirá luchando contra estos organizadores que arreglan todo con dinero”: “éramos muy unidos todos, pero después de esto mis padres se fueron a vivir a Córdoba, no aguantaban estar acá. Esto fue muy duro, mi papá no lo puede asimilar. Es luchar todos los días con esta angustia, con la falta de justicia”.

Por último, destacó que lo único que importa es la justicia. “Queremos saber la verdad, qué les pasó a los chicos, queremos justicia porque sabemos que había más gente, que cortaron el agua. Es durísimo luchar contra la justicia, todo esto es muy doloroso pero seguiremos adelante hasta conseguir justicia por los chicos”, cerró Magalí.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Policiales