El certamen reunió a 245 artistas marciales de distintas ciudades y los deportistas locales concretaron grandes producciones. Hubo victorias individuales y también en la esparada competencia de la modalidad TK5.

En un escenario de lujo como el microestadio “Ricardo Rusticucci” y con la participación de 245 artistas marciales llegados desde diferentes puntos, se llevó a cabo la primera edición de la Copa “Pilar 2018” de taekwondo, evento organizado por la Asociación de Taekwondo del partido de Pilar y la escuela Horani Do Kwan con el apoyo de la Dirección General de Deportes municipal.

La actividad estuvo dirigida a las categorías Minis, Pre Infantiles, Infantiles y Cadetes y además se puso en juego un trofeo especial para la especialidad TK5, que sorprendió al público presente por su alto nivel deportivo y de espectáculo.

“Fue nuestro primer torneo y estamos muy contentos por como salió todo. Les agradecemos a cada uno de los participantes, competidores, dirigentes, instructores, maestros, padres y alumnos por su confianza y participación y especialmente a Florencia Donatti y todo el equipo de la Dirección de Deportes por la confianza y predisposición”, comentó Damián Malaquías, una de las caras visibles de la organización.

El certamen reunió a atletas llegados desde, entre otros lugares, Escobar, Tigre, San Miguel, Malvinas Argentinas, José C. Paz, Campana, Vicente López, San Isidro, Lanús, Esteban Echeverria y San Fernando entre otras…

Y en ese marco, 45 taekwondistas pilarenses subieron al tatami y demostraron estas a la altura de los acontecimientos. Son chicos de la Escuela Municipal que funciona en La Lonja y también de las sedes que la Asociación tiene en Lagomarsino y Villa Rosa.

Entre las figuras locales más destacadas se cuenta a Nicole Albarracín, quien se consagró campeona en la categoría de 32 a 35 kilos, Maicol López, que tras tres combates en la divisional de 43 a 47 kilos se subió a lo más alto del podio, incluso ganando por KO su última lucha.

También sobresalieron Lautaro Acosta (Infantil Verde), que ganó dos peleas y la última antes del límite en 43 a 47 kilos, Rodrigo San Juan, quien debutó en un torneo ganando dos combates entre los Cadetes hasta 53 kilos y Rodrigo Orellana, otro que tuvo su bautismo en un torneo de esta envergadura en la categoría hasta 57 kilos.

De la filial Lagomarsino, Nahuel Lezcano (medallista en los Juegos Bonaerenses 2017) participó en la divisional Cadete Verde hasta 49 kilos, buscando el roce que lo ayude en su preparación rumbo a los Bonaerenses de esta temporada. El mismo objetivo cumplió Agustín Sánchez, de la filial de Villa Rosa.

En el certamen de la esperada modalidad TK5, en el que cada escuela presentó un equipo de cinco integrantes que lucharon mano a mano y todos contra todos, los pilarenses también se alzaron con el trofeo mayor. Ese equipo estuvo integrado por Iván Ybañez, Federico Romero, David Acosta, Rolando Romero y Nicolás Llovel.

Juegos Bonaerenses

Tras las muy buenas producciones de los años anteriores, con varias medallas incluidas, este año ya son siete los integrantes de la escuela que conduce Malaquías que ya están clasificados para la instancia Regional de los Juegos Bonaerenses. Se trata de Tania Avaca, Nahuel Lezcano, Tomas Orellana, Rodrigo San Juan, Agustín Sánchez, Candela Porras y Cintia Martínez.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *