Política

Stolbizer: “Nuestra cultura de diálogo político es muy baja”

0

La diputada y precandidata presidencial por el Frente Amplio Sur GEN, participó de la cena mensual de ADEPA en el Club del Progreso de Buenos Aires y fue entrevistada por Daniel Dessein.

La diputada nacional y precandidata presidencial por el Frente Amplio Sur GEN disertó el pasado miércoles en la cena mensual de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), realizada en el Club del Progreso de la Ciudad de Buenos Aires. Antes de su exposición, habló en esta entrevista sobre el manejo de los medios públicos, la relevancia del acceso a la información, la pobreza en el debate político y las relaciones entre medios y política.

– ¿Cuáles cree que son las principales asignaturas pendientes en materia de libertad de expresión por orden de relevancia?

– Sin duda, la prioridad es una ley de acceso a la información pública porque el acceso implica muchas cosas. Se trata de un derecho humano fundamental, que hoy no se puede ejercer operativamente por ausencia de una ley, que implica la posibilidad de participación y control por parte del ciudadano de lo que pasa dentro del Estado. En segundo lugar está ligado con el gobierno abierto. Esto no significa “una ventanilla para atender” sino una actitud y una decisión política sobre el ejercicio de gobierno. La ley de acceso implica también que, a través de ella, los ciudadanos puedan ejercer otros derechos. Todo se puede cambiar. Y lo primero que hay que cambiar es a los que gobiernan.

– ¿Cómo analiza la creciente presencia en el terreno mediático de empresarios con concesiones del Estado?

– Revela que no solo la pauta alimenta al aparato comunicacional que responde al Gobierno sino empresarios beneficiados por concesiones públicas que forman parte de un entramado de negocios como el juego y la obra pública. No es casual que se integren en acciones coordinadas para agredir o intentar silenciar o desacreditar. Detrás de todo esto está la corrupción. Y esos medios se usan para intentar taparla.

– ¿Cuál es un buen modelo de despartidización de medios públicos?

– Nunca vimos una utilización tan brutal de los medios públicos como en los últimos años. Fueron usados como fuerzas de choque, como mecanismos para ejercer la violencia política. Hay muchos modelos en las democracias más sólidas. Miraría lo que ocurre en Francia, por ejemplo. Me parece importante que existan mecanismos de participación social. Los medios no pueden ser, ni el sector público ni en el privado, objeto de captura de quienes lo manejan.

– La Argentina tiene un diálogo político pobre. Los debates presidenciales no forman parte de nuestra tradición política y las conferencias de prensa no son habituales entre los principales funcionarios. ¿Cómo cree que se puede mejorar?

– Tenemos vicios estructurales. Nuestra cultura de diálogo político es muy baja. La presidenta no da conferencias de prensa pero tampoco habla con los políticos de la oposición. Es un gobierno que nunca dialogó. En Uruguay y Chile, para no ir tan lejos, vemos una convivencia política muy distinta. Hoy justamente pedimos en la Cámara el tratamiento preferencial de los proyectos de debate parlamentario. Estas cuestiones no deberían depender de leyes sino de una cultura democrática. Participar en un debate es reconocer el derecho del ciudadano a informarse.

– ¿Qué cosas no le gustan del periodismo argentino?

– No me gusta cuando se intenta confrontar el relato oficial con otro relato. El primero es más grosero y torpe pero no es bueno responder con niveles similares de descalificación. Por otro lado, la estrategia actual de instalar tres candidaturas presidenciales invisibilizando al resto es una manifestación de un periodismo que responde a intereses y no a la calidad democrática que implica, entre otras cosas, garantizar equidad en la competencia.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Comments are closed.

Más en Política