Por Lucía Portos

Diputada provincial de Unidad Ciudadana

 

El 17 de noviembre es una fecha agridulce para la militancia argentina. Porque muchas veces la militancia es un camino complicado, difícil, que involucra entregar todo, muchas veces hasta la vida. Los que la elegimos sabemos que es un compromiso, una forma de vida, de pensar, actuar y una responsabilidad enorme.

A pesar de las estigmatizaciones a las que nos quieren someter todo el tiempo desde los medios, estamos acá, dando la vida, poniendo el cuerpo, militando, construyendo, organizando y haciendo lo que tenemos que hacer, en las buenas y en las malas.

La militancia de nuestro país nos ha sabido dar ejemplos enormes de entrega y coraje, desde el General San Martín, Juana Azurduy, Juan Manuel de Rosas, Yrigoyen, Perón, Evita, Néstor y Cristina, una tradición que nos pone de frente a la historia y nos hace decir una vez más, en estos momentos difíciles, arduos, cuando tenemos al enemigo en la Casa Rosada, que nosotras y nosotros no nos vamos a achicar, que no vamos a dar un paso atrás, que no nos van a vencer, que aunque crean que nos matan nos están sembrando, como hicieron con Néstor, como hicieron con los compañeros de los 70, y como van a hacer con nosotros, si creen que no somos dueños de nuestros destinos.

Nosotras y nosotros, nos hemos dado en esta tarea de trasvasamiento generacional que puede verse hoy, pero que también tiene que ver con que una secta de dirigentes le ha dado la espalda al pueblo y han decidido abrazarse a la vieja política, la del personalismo, la de la porquería electoral.

Nosotras y nosotros somos mucho más que nombres, mucho más que personas, somos un proyecto político. El proyecto político de la dignidad, del futuro, la educación, la salud, de redistribuir lo que es de todos, entre todas y todos.

Tenemos una tarea enorme en Pilar, la de reorganizarnos para sacar a Ducoté de la intendencia, para sacar a Vidal de la provincia y para sacar a Macri de la Nación, porque nos están matando de hambre, y nosotros no nos bancamos el hambre de nuestra gente, no nos bancamos que se queden sin trabajo, que los pibes no tengan dónde ir a estudiar, no nos bancamos las mentiras de la televisión y la heladera vacía, eso no se puede bancar, no se puede soportar.

Por eso estamos acá, de pie, más militantes que nunca, unidos, organizados, solidarios, con la conducción de Cristina, hasta la victoria.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Opinión