La frenética carrera de la mayoría de los referentes políticos por la figuración y los cargos, sumada a algunos pronunciamientos judiciales interpelan al ciudadano común sobre el fondo de las opciones a votar.

Para tener alguna foto que lo promocione como integrante del novedoso y por demás atípico equipo comandado por su jefa Cristina Fernández de Kirchner, Alberto Fernández se trasladó a Montevideo para entrevistarse con el exPresidente uruguayo José Mujica. Acompañado por unos pocos integrantes de La Cámpora logró la tan deseada foto con el exguerrillero devenido con el tiempo en un político participante del sistema democrático. No es de casualidad que menciono a Mujica como político “participante” del sistema democrático, y no como un dirigente que cree en la democracia republicana como sistema de organización institucional de un país. Por ello, la admiración que profesan los visitantes por el referente oriental, tiene que ver con sus posturas ideológicas a favor del socialismo – comunismo ortodoxo y no a su forma de administrar el Estado, es decir, austeramente y con niveles mínimos de corrupción.

He aquí una fenomenal contradicción, pero que para el relato kirchnerista  -cristinista resulta fácil de ocultar. Algunos imputados, procesados, con juicios orales en marcha, con prisiones preventivas decretadas y otros con prisión efectiva por la justicia argentina en causas por corrupción, creen que el acercamiento a Mujica al igual que el acercamiento al Papa los ayudan al relato que los abuena. Mujica entiende a la pobreza como una virtud y mientras sus admiradores vernáculos nos quieren hacer creer que es así, aunque la ignoran todo lo que pueden. En realidad a mi juicio la pobreza lejos de ser una virtud es una carencia. Carencia social que hay que reparar.

Para terminar con el venerado por algunos líder uruguayo, vale la pena hacer mención a una columna escrita por el ensayista y profesor de Historia de la Universidad de Bolonia, Loris Zanatta. Fue publicada por el diario La Nación el pasado 11 de mayo. Esta columna titulada “La simpatía de José Mujica por las tanquetas de Maduro” fue escrita seguramente como consecuencia de una frase de Mujica que se hizo viral: “No hay que ponerse delante de la tanqueta”. Mujica nunca cuestionó al chavismo que nunca creyó en la democracia representativa y nunca lo ocultó.

Por ello Zanatta se pregunta “…Qué hacía José Mujica y qué hicieron sus amigotes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), cuando Chávez creó las condiciones que hoy impiden elecciones libres en Venezuela”. Se entiende que ahora el uruguayo simpatice con la tanqueta. La lamentable expresión de Mujica también afecta seriamente los derechos humanos y aspectos de soberanía nacional de cada estado. Mujica, los kirchneristas – cristinistas, los denominados progresistas vernáculos y el propio Papa, por mencionar algunos, son de los pocos que no condenan al régimen. Alegan que hacerlo afectaría  la soberanía venezolana. Porque para el grupo que encabeza el exguerrillero, según Zanatta “…nos da a entender que para él, como para muchos otros veteranos militantes de los años de plomo, aquellos son principios flexibles: tan flexibles como para aplicar diferentes pesos y medidas según el caso y la conveniencia”.

A todos ellos debemos sumar a muchos defensores de los derechos humanos argentinos, cooptados por la cleptocracia que gobernó por 12 años nuestro querido país. ¿Las acciones desplegadas por prestigiosas organizaciones internacionales, preocupadas por las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura militar, resultaron para ellos entonces atentados contra la soberanía nacional? Estas acciones, a veces insuficientes, salvaron vidas. Y tal como señala Zanatta “…Muchos de esos militantes se beneficiaron, afortunadamente. Los países burgueses y capitalistas que los acogieron no pretendieron que firmaran un certificado de adhesión ideológica a sus principios; el principio era la protección de los derechos humanos”. Este resumido ejercicio de memoria nos lleva a concluir que es gente que no cree en la democracia republicana como forma de organización institucional de un país. Paradójicamente a Mujica, a Néstor y Cristina Kirchner fue la democracia la que les permitió acceder a las máximas magistraturas de cada uno de sus países. En el fondo no creen en la libertad que nos da la democracia, sino que consideran esos valores como medios para instalar y dirigir autocracias.

A todo esto NETFLIX sigue temblando y en cualquier momento, atento las acciones protagonizadas por argentinos aquí y en el mundo, solicita un Plan Preventivo de Crisis. El, jueves el Papa Francisco cerró en el Vaticano una cumbre panamericana de jueces sobre derechos sociales y doctrina franciscana. La nutrida delegación argentina estuvo encabezada por el exjuez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Raúl Zaffaroni y hoy juez de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. A Zaffaroni, abogado abolicionista y pseudogarantista, siempre se lo identificó como entendido en derecho penal. El amigo de Amado Boudou y estandarte judicial kirchnerista – cristinista expuso en la citada reunión llevada a cabo en la Santa Sede sobre el uso de agroquímicos en el campo. Si estimado lector leyó bien sobre el uso de agroquímicos. El canciller de la Pontificia Académica de las Ciencias Sociales del Vaticano, el arzobispo Marcelo Sánchez Sorondo, asesor principal del Papa respecto del quehacer argentino, manifestó respecto de esta cumbre: “pensamos que este va ser un encuentro decisivo”.

Para completar el cuadro que tanto preocupa a NETFLIX, el Papa Francisco hizo declaraciones en el Vaticano, sin aclarar para nada a qué país se refería, respecto al uso indebido e impropio de procedimientos legales a cargo de la actividad judicial en complicidad con los medios de comunicación. Estas acciones, según él, atentarían contra la democracia perjudicando de esta manera al “pueblo”. A ello, como dato de color y en consonancia, se pueden rescatar declaraciones del Alberto en este caso Fernández quien señaló que no participaría en un debate con el Presidente Macri porque “es un mentiroso”. Vale la pena que el precandidato de CFK recuerde, que ese mentiroso es el Presidente de todos los argentinos, quienes lo votaron libre y mayoritariamente en las elecciones libres y democráticas llevadas a cabo en octubre de 2015. Y para reforzar conceptos jurídicos, que el mandato del Presidente Macri dura 4 años tal como lo establece la Constitución Nacional. La negación a debatir seguro tiene que ver con las “convicciones democráticas” de su inventora, quien se negó a participar de la ceremonia republicana de transferencia del mando presidencial, allá por diciembre de 2015.

Respecto de cuestiones jurídicas y judiciales, me parece útil recordar la determinación del Tribunal Oral Federal Nº 2 respecto de la solicitud de la exPresidente en cuanto a no concurrir a las audiencias llevadas o por llevar a cabo por el tribunal. La causa es en la que se investiga sobre el direccionamiento de la obra pública, sobre ficticios mayores costos y sobre pagos de obras no realizadas. La imputada exPresidente concurrió a la primera de las varias audiencias en las que se les hace saber a los imputados sobre las acusaciones de actos ilícitos que sobre ellos pesan. Ahora bien, CFK concurrió a la primera audiencia y solicitó no concurrir a las siguientes argumentando dos cuestiones. La primera a efectos de evitar el costo de desplazar a las fuerzas de seguridad las 20 cuadras que median entre su departamento en Recoleta y los tribunales de Comodoro Py. La segunda a favor de no concurrir, toda vez que alguna actividad parlamentaria se lo demandara. Según fuentes policiales confiables, la custodia de la imputada CFK está compuesta por entre 40 y 50 efectivos.

Es una verdadera lástima que el abogado Beraldi no asistiera legalmente al exmatrimonio presidencial cuando ocupaban la presidencia del país. Si hubiese sido el asesor legal del matrimonio en ese entonces, atendiendo a evitar costos innecesarios y obscenos, nos hubiera ahorrado a todos los argentinos entre 50.000 y 60.000 dólares por cada fin de semana que les llevaban a los Kirchner, los diarios en papel desde Buenos Aires a Río Gallegos o al Calafate. En suma, al eximir a CFK de concurrir al tribunal los jueces del Tribunal Oral Federal Nª 2 Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu no se apegaron a la ley, ya que desconocieron y no aplicaron el Art. 16 de la Constitución Nacional que en una de sus partes dice “…Todos sus habitantes son iguales ante la ley, y admisibles en los empleos sin otra condición que la idoneidad…”. Es de esperar que, en el futuro, los magistrados hagan los esfuerzos que deben para no apartarse de la ley.

El viernes se celebró en todo el país el Día del Periodista. Vaya desde esta columna el saludo afectuoso para todos aquellos hombres y mujeres que se dedican con valentía, idoneidad, objetividad y perseverancia al noble ejercicio de informar y motivar a que los ciudadanos reflexionen sobre el complejo mundo en el que vivimos.

Fernando Robles

Analista  político y economista

Seguime en www.fernandorobles.com.ar

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Opinión