Esteban Juárez logró su objetivo y superó a Ezequiel Zárate por decisión dividida de los jueces en el combate de pesados que se llevó a cabo en el Club Unión. El fallo dejó disconforme a Chiquito.

 

El último sábado las instalaciones del Club Unión de Del Viso fueron anfitrionas de la pelea del año dentro del partido de Pilar. Un ambiente muy cálido fue el que se vivió en el Tatengue, donde gran cantidad de espectadores se hizo presente para brindarle su apoyo a los boxeadores que aspiraban a poseer el título de campeón de peso pesado del Consejo de Boxeo Profesional.

El campeón vigente Esteban “Ringo” Juárez tenía un complicado desafío por delante, ya que su oponente era el experimentado pilarense Ezequiel “Chiquito” Zárate quien buscaba volcar toda su sabiduría sobre el cuadrilátero para desbancar al delvisense.

La pelea tuvo un desarrollo muy parejo y ambos púgiles presentaron credenciales en distintos momentos de la misma, como para hacerse acreedores del título. En una primera mitad de mucha paridad el que sacó un poco de ventaja fue “Ringo”, mientras que en los últimos asaltos “Chiquito” sacó a relucir su experiencia y fue amplio dominador del combate.

La decisión terminó quedando en manos de los jueces, quienes en un fallo dividido y poco claro dieron como vencedor a Esteban Juárez que de esta manera logró tener éxito en su primera defensa del título. Este fallo no cayó bien del lado de Zárate y su gente no dudó en ir a reclamarle de forma enfervorizada al jurado.

En diálogo con Diario Resumen, el campeón del Consejo Profesional de Boxeo manifestó su alegría por el triunfo. “La verdad que me pone muy contento porque fue una pelea bastante dura, en la que hubo cosas que no me salieron porque los nervios me jugaron en contra. Lo que me deja más contento es haber dejado el título en casa”, afirmó.

Sin embargo, Juárez reconoce que no se dio el combate como lo había imaginado. “No, todo lo contrario. Tenía un plan de pelea que no me salió, se me trabó mucho la mente y no me permitió realizar lo que habíamos planificado en la previa”, señaló.

“Los primeros seis asaltos para los jueces fueron míos y los últimos cuatro para Zárate, que fue en el octavo donde caí yo, y después las cuentas que hicieron y una bajada de puntos que no me la merecía. Son cosas que pasan, pero por suerte pude mantener el título en casa”, agregó haciendo referencia a lo que lo llevó a ser el vencedor que expresó que lo más importante era quedarse con el título en su primer defensa.

Cambiando de tema el púgil hizo alusión al marco de público que acompañó en Unión. “No me lo imaginaba así, había mucha gente alentándome y por suerte de mi parte pude hacer las cosas bien, ganar y hacer que la gente quede contenta”, comentó.

Por último, habló sobre la discusión suscitada al final de la noche. “Eso fue algo que me puso triste porque debería haber terminado todo como una fiesta y terminó de mala manera por la gente de Zárate”, concluyó Esteban Juárez.

 

El otro lado de la pelea

 

Ezequiel “Chiquito” Zárate abandonó las instalaciones del Club Unión con mucha bronca, ya que desde su punto de vista la victoria había sido suya.

“Me quedé con sensaciones muy amargas porque fue una pelea que la vio todo el mundo, lo vi yo y también él arriba del ring porque me la reconoció a la derrota diciéndome que me robaron pero que me iba a dar la revancha. Te queda ese sinsabor después de tanto esfuerzo para traerte el título y que te lo roben así”, comentó el púgil.

“Chiquito” finalizó la charla con Diario Resumen hablando de la posibilidad de una segunda pelea. “No creo que haya revancha con el chico este porque es muy soberbio, arriba del ring me reconoce la derrota y después por las redes sociales dice que me la ganó y que es el campeón. Estoy tranquilo, tengo dignidad, se lo que hice arriba del ring y la pelea la gané yo y fue reconocido por todos”, finalizó.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Boxeo