¿Rehenes de los mercados, del FMI o de algunos políticos?

¿Rehenes de los mercados, del FMI o de algunos políticos?

 

Por Fernando Robles

Analista político y economista

Seguime en www.fernandorobles.com.ar

 

“Un objetivo sin un plan es sólo un deseo”

Antoine de Saint-Exupery

Después de varios meses de disturbios que afectaron el orden público, los desmanes vandálicos no cesan en el país trasandino. Por el contrario, han recrudecido en Chile los ataques contra la propiedad pública y privada. Queda claro que el gobierno del presidente Sebastián Piñera y su gabinete no han tenido la firmeza necesaria para terminar con los numerosos actos beligerantes, disruptivos de la ley y la paz social. Aquellos primeros actos sediciosos perfectamente organizados dieron paso a reclamos masivos, en algunos casos justificados, pero siempre asociados con grupos violentos y marginales. El plebiscito a llevarse a cabo en la segunda quincena de abril del corriente año, tendrá como objetivo que los ciudadanos se pronuncien sobre la posibilidad de modificar o no la Constitución vigente. Es de esperar que ello contribuya a devolver el orden y la paz social al país hermano.

En Bolivia el próximo 3 de mayo se llevarán a cabo elecciones generales. El Tribunal Electoral de ese país vetó la candidatura al Senado del expresidente Evo Morales. En una conferencia de prensa llevada a cabo en Buenos Aires, Morales señaló a los EE.UU. como responsable, a través de su embajada, de haber influido sobre el Tribunal Electoral boliviano para que su inhabilitación prosperara. Por supuesto también anunció, que sus abogados entre los que encuentra Eugenio Raúl Zafaroni, han de apelar la medida. Apelarán ante la justicia boliviana y ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos y Naciones Unidas. ¿Se excusará Zafaroni ante los organismos internacionales por formar parte de la Corte Interamericana?

En Uruguay el próximo domingo asumirá el nuevo presidente Luis Lacalle Pou del Partido Blanco. En inequívocas declaraciones Lacalle Pou manifestó, entre otras cosas, que no deseaba que a su acto de asunción asistiera el dictador venezolano Nicolás Maduro. Tampoco concurrirán por haber sido excluidos de la lista de invitados los representantes de Cuba y Nicaragua, a los que al igual que a Maduro el nuevo gobierno califica de “regímenes autoritarios plenos”. El Presidente argentino anunció al respecto, su imposibilidad de concurrir por tener que dar su discurso ante el Congreso argentino el mismo día. El Partido Blanco accede al gobierno uruguayo después de 15 años de gestión gubernamental a cargo del Frente Amplio. Una nueva etapa se abre para nuestro vecino rioplatense, en la que sin duda la coalición de centroizquierda buscará una esperada renovación.

En el ámbito internacional la epidemia del coronavirus afecta no solamente a las bolsas de todo el mundo, sino que ya incide negativamente en el desarrollo de la actividad económica. Esto se agravó a partir de un caso de origen local en los EE.UU. Más precisamente un contagio de origen local ocurrido en California, entre los 60 casos detectados en el país del norte. El mensaje del Presidente Trump no logró trasmitir tranquilidad a la población. Es así, que muchas empresas internacionales han tomado en ese país medidas similares a las implementadas en ocasión de la epidemia del SARS en 2002 y 2003. Las suspensiones de personal y el desarrollo de actividades laborales en las casas de los empleados y funcionarios apuntan a evitar contagios masivos y paralelamente a limitar pérdidas millonarias. Asimismo, se desalientan las reuniones de trabajo y/o sociales en lugares públicos de encuentro.

En Brasil se registran 132 casos sospechosos y un caso de contagio confirmado. La caída de la Bolsa es significativa y sorprende la devaluación del real. Tras siete ruedas consecutivas de pérdida de valor de la moneda brasileña, ésta cotiza a casi 4,50 reales por dólar. Recordemos que hace menos de dos semanas la relación era de 4 reales por dólar. En nuestro país, según información oficial, habría 21 pacientes bajo examen sin que hasta ahora se haya detectado caso alguno afectado por el virus.

En el orden local el presidente Alberto Fernández dará su discurso, inaugurando las sesiones regulares del Congreso Nacional el próximo domingo 1º. En general no se espera que su mensaje incluya novedades significativas sobre la situación de nuestro país. Resta saber si sus palabras serán a favor de la grieta o antigrieta como pareció querer insinuar en su discurso de asunción allá por el 10 de diciembre del 2019.

El Congreso envuelto en el escándalo, producto de la sesión en la que se dio media sanción al proyecto de recorte de las jubilaciones especiales de jueces y diplomáticos, tuvo al diputado/embajador en Brasil Daniel Scioli como abanderado de la mayoría justicialista-kirchnerista.

La situación por la que atraviesa el campo es otro de los temas a seguir detenidamente. El anuncio del aumento de 3 puntos en las retenciones a la exportación de productos del agro, parece haberse suspendido luego de la reunión entre el Ministro de Agricultura y la Mesa de Enlace del campo. No queda claro si se efectivizó o no el cierre del Registro de Exportaciones para esos productos. Tengamos en cuenta que con las retenciones actuales del 30% sobre las exportaciones agropecuarias, el sector recibe un dólar de aproximadamente 42,5 pesos y los costos de los insumos en muchos casos tienen en cuenta un dólar de 64. Hay que agregar que el precio internacional de la soja hoy oscila entre 320 y 340 dólares por tonelada. En el 2008 cuando se produjo el quiebre producto de la Resolución 125 el precio internacional de ese cereal oscilaba entre 580 y 640 dólares por tonelada.

Otro tema a tener en cuenta que podría ser abordado por el Presidente el primer domingo de marzo, es el de la deuda externa argentina. Esta recurrente deuda tiene que ver con la gestión de los gobiernos en los últimos 55 años. Esta deuda se generó centralmente durante la gestión de la dictadura militar que gobernó la Argentina desde 1976 a 1983. Los gobiernos democráticos que lo sucedieron sólo hicieron por agrandar exponencialmente esa deuda. En la Argentina el Estado Nacional, los gobiernos provinciales y los gobiernos municipales gastan mucho más de lo que recaudan. Esto sumado a los exorbitantes gastos que demanda el mantenimiento del Congreso Nacional, las Legislaturas provinciales y las legislaturas municipales hacen que la deuda genere condicionamientos significativos que desalientan la inversión y la producción. La deuda tiene como acreedores al FMI en parte y en otra parte mayor a ahorristas particulares aglutinados en fondos de inversión. La deuda hacia el FMI tiene una connotación política que hace muy factible una positiva negociación. La deuda privada presenta una negociación más compleja porque conlleva una quita importante y alargamiento de plazos. Sería deseable que estas negociaciones estuvieran respaldadas por un plan económico integral. Ese plan no es otro que el Presupuesto Nacional. En él el Estado Nacional debe incluir el detalle de sus gastos y la forma de financiarlos. El acreedor sea éste cual fuere, necesita saber el rumbo de la economía para poder llevar adelante negociaciones razonables para ambas partes.

Que el objetivo no quede sólo en un deseo. Una adecuada renegociación de las deudas señaladas permitirían al país volver a calificar para acceder el crédito sea éste nacional o internacional.

En los últimos días falleció a los 100 años de edad Mario Bunge. Epistemólogo, físico y filósofo argentino que desde hace cerca de 50 años estaba radicado en Montreal, Canadá. Atento su prestigio científico personal, el mundo perdió a un grande de verdad. Su simpatía política siempre fue por el socialismo. Por un socialismo auténtico que pregona el trabajo, la producción y el esfuerzo colectivo que permita la distribución equitativa de ese trabajo. Cuando se le preguntaba sobre qué pensaba de la Argentina, su país de nacimiento, crianza y estudios, contestaba… “la Argentina es un país que invita a irse”. Esta respuesta nos obliga a cada uno de nosotros a interpelarnos sobre todos y cada uno de los aspectos con los que convivimos en este bendito país.

En la última semana y algunos meses atrás nos dejaron físicamente dos argentinos que por su ejemplar trayectoria personal y profesional nos invitan a quedarnos en la Argentina. Se trata de Leandro Despuy y Jorge Todesca. El primero dirigió por años la Auditoría General de la Nación brillando por su capacidad profesional y una inquebrantable independencia. Veló desde ese trascendente cargo por los verdaderos intereses permanentes de nuestro país. El segundo puso al servicio de la Patria su capacidad profesional e independencia de criterio para reivindicar públicamente nada más ni nada menos que el sistema de estadísticas públicas en nuestra tierra. Volvió a jerarquizar al Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), herramienta fundamental para la adecuada administración del Estado en su conjunto. No de casualidad la labor desplegada por ambos fue avalada y elogiada por todo el arco privado y político argentino. Vaya desde esta columna el reconocimiento a la labor desarrollada por ambos.

Un necesario y delicado equilibrio entre salud y economía

Un necesario y delicado equilibrio entre salud y economía

Coronavirus, cuarentena y los transgresores

Coronavirus, cuarentena y los transgresores

Entre el miedo, la indiferencia o la toma de conciencia

Entre el miedo, la indiferencia o la toma de conciencia

El mundo en cuarentena, ¿oportunidad o crisis?

El mundo en cuarentena, ¿oportunidad o crisis?

No Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En las redes

Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter