Ramón Carrillo, precursor de la declaración de Alma Ata

0

Esta semana, más exactamente el 12 de septiembre, se cumplieron 40 años de la Declaración de Alma- Ata. Esta famosísima conferencia Internacional se llevó a cabo entre el 6 y el 12 de septiembre de 1978 en Alma-Ata, ciudad de Kazajistán, perteneciente a la sazón a la Unión Soviética.

Es importante destacar la trascendencia de esta reunión donde se elaboró un cuerpo de ideas, planes, proyectos y sobre todo objetivos en torno al tema de salud, concebido como  “un derecho humano fundamental” y acerca del papel que le cabe a los diferentes países  para lograr dichos objetivos. Se propone el año 2000 como el plazo en que dichas metas deberían ser alcanzadas.

Observamos que dicha propuesta fue exageradamente optimista, sin embargo el haberlas  planteado y con tal grado de universalidad fue un enorme paso adelante en la historia de  la humanidad. Los objetivos siguen vigentes, la humanidad no siempre sigue una línea recta en su desarrollo y hay avances y retrocesos ligados a la concepción (ideología) que  prevalece en cada momento histórico. Por todo esto consideramos necesario hacer memoria acerca de estas cuestiones, ponerlas sobre el tapete, sobre todo cuando asistimos en nuestro país a un verdadero retroceso en materia de políticas sociales, educación, salud, cuidado del medio ambiente.

Pero no siempre fueron así las cosas, hubo momentos y protagonistas de enorme lucidez que no sólo se limitaron a hablar sino que fueron hacedores de políticas exitosas en la materia. Me refiero en particular al Dr. Ramón Carrillo que estuvo a cargo primero de la Secretaría y luego del Ministerio de Salud de nuestro país entre los años 1946-1954, desarrollando una tarea sin precedentes, que fue desactivada en parte por administraciones posteriores movidas por intereses económicos inconfesables y muchas veces por un odio irracional, que todavía persiste. Fruto de esa persecución y de ese enanismo político fue el intento de destrucción de la obra mencionada y la condena al exilio y la pobreza que padeció Ramón Carrillo, muerto tempranamente en diciembre de 1956 en Brasil.

Hay que señalar como dato importante, que mucho de lo propuesto en Alma-Ata está presente en las ideas y en la práctica que llevó adelante este gran sanitarista que fue el Dr. Carrillo a quien muchos consideran un precursor, no el único por supuesto (quiero  recordar a los Dres. Allende y Molina de Chile, por ejemplo), de este viraje en materia de política sanitaria que supone un cambio de paradigma, absolutamente necesario, para cambiar la lamentable ineficacia de que adolecen los sistemas de salud, colonizados por intereses económicos no siempre explícitos pero siempre presentes en esta materia.

En nuestra antología habitual transcribimos un fragmento de la Declaración de ALMA-DATA, la referida a la llamada Atención Primaria de Salud y una famosa frase del Dr. Carrillo que nos da un indicio acerca de su pensamiento que por supuesto fue rico, complejo y original.

Elsa Robin

Pensamiento argentino: Dr. Carrillo

“Mientras los médicos sigamos viendo enfermedades y olvidemos al enfermo como una unidad biológica, psicológica y social, seremos simples zapateros remendones de la personalidad humana”.

Ramón Carrillo neurocirujano, neurobiólogo y médico sanitarista de Argentina, Secretario y Ministro de  Salud entre los años 1946 y 1954 durante la primera y segunda presidencia de Juan Domingo Perón.

Fecha de nacimiento: 7 de marzo de 1906, ciudad de Santiago del Estero, Argentina.

Fallecimiento: 20 de diciembre de 1956, Belém, Pará, Brasil.

Educación: Universidad de Buenos Aires.

Libros: Teoría del hospital.

Declaración de Alma –Ata  (fragmento)

La atención primaria de la salud es a la vez un reflejo y una consecuencia de las condiciones económicas y de las características socioculturales y políticas del país y de sus comunidades, y se basa en la aplicación de los resultados pertinentes de las investigaciones sociales, biomédicas y sobre servicios de salud y en la experiencia acumulada en materia de salud pública.

Se orienta hacia los principales problemas de salud de la comunidad y presta los servicios de promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación necesarios para resolver esos problemas;.

Comprende, cuando menos, las siguientes actividades:

La educación sobre los principales problemas de salud y sobre los métodos de prevención y de lucha correspondientes;

La promoción del suministro de alimentos y de una nutrición apropiada, un abastecimiento adecuado de agua potable y saneamiento básico;

La asistencia materno-infantil, con inclusión de la planificación de la familia;

La inmunización contra las principales enfermedades infecciosas;

La prevención y lucha contra las enfermedades endémicas locales;

El tratamiento apropiado de las enfermedades y traumatismos comunes;

El suministro de medicamentos esenciales;

Entraña la participación, además del sector sanitario, de todos los sectores y campos de actividad conexos del desarrollo nacional y comunitario, en particular la agricultura, la zootecnia, la alimentación, la industria, la educación, la vivienda, las obras públicas, las comunicaciones y otros sectores y exige los esfuerzos coordinados de todos esos sectores.

Exige y fomenta en grado máximo la auto-responsabilidad y la participación de la comunidad y del individuo en la planificación, la organización, el funcionamiento y el control de la atención primaria de salud, sacando el mayor partido posible de los recursos locales y nacionales y de otros recursos disponibles, y con tal fin desarrolla mediante la educación apropiada la capacidad de las comunidades para participar.

Debe estar asistida por sistemas de envío de casos integrados, funcionales y que se apoyen mutuamente, a fin de llegar al mejoramiento progresivo de la atención sanitaria completa para todos, dando prioridad a los más necesitados.

Se basa, tanto en el plano local como en el de referencia y consulta de casos, en personal de salud, con inclusión según proceda, de médicos, enfermeras, parteras, auxiliares y trabajadores de la comunidad, así como de personas que practican la medicina tradicional, en la medida que se necesiten, con el adiestramiento debido en lo social y en lo técnico, para trabajar como un equipo de salud y atender las necesidades de salud expresas de la comunidad.

VIII

Todos los gobiernos deben formular políticas, estrategias y planes de acción nacionales, con objeto de iniciar y mantener la atención primaria de salud como parte de un sistema nacional de salud completo y en coordinación con otros sectores. Para ello, será preciso ejercer la voluntad política para movilizar los recursos del país y utilizar racionalmente los recursos externos disponibles.

IX

Todos los países deben cooperar, con espíritu de solidaridad y de servicio, a fin de garantizar la atención primaria de salud para todo el pueblo, ya que el logro de la salud por el pueblo de un país interesa y beneficia directamente a todos los demás países. En este contexto, el informe conjunto OMS / UNICEF sobre atención primaria de salud constituye una base sólida para impulsar el desarrollo y la aplicación de la atención primaria de salud en todo el mundo.

Compartir!
Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta