La inflación afecta la vida de los ciudadanos comunes por eso resulta útil recordar que los tres planes puestos en práctica en el pasado para erradicarla fracasaron.

En el plano internacional, cabe mencionar que el Reino Unido logró obtener un plazo adicional para llevar adelante su separación de la Unión Europea. El nuevo plazo vence el 31 de octubre. Ello, seguramente permitirá una salida más ordenada y menos traumática para los ingleses. Sin embargo, no sería descartable la posibilidad  de llevar a cabo un segundo referéndum que ratifique o rectifique el Brexit. Todo dependerá de las negociaciones entre los dirigentes conservadores y laboristas.

En lo concerniente a la crisis venezolana es de destacar el desembarco de la Cruz Roja Internacional en el país caribeño, a partir de la autorización del dictador Nicolás Maduro. Este primer envío consistió en 24 toneladas de medicamentos y 14 generadores eléctricos para distribuir en ocho hospitales. Respecto de la situación de la salud en el país hermano, un reciente informe de la ONG Human Rights Watch concluyó que “el sistema de salud en Venezuela está totalmente colapsado”. Los hospitales frecuentemente operan sin suministros básicos y por ende le piden a los pacientes que lleven equipos quirúrgicos y medicamentos.

La crisis energética, como es de dominio público, puso en jaque a Maduro quien resolvió que no trabaje la administración pública durante toda la semana de Pascuas. El empleado de la familia Castro, hoy liderada por Raúl Castro, adjudicó la medida a una cuestión de fe. Dijo que: “Son días para la fe, el sano disfrute y la unión familiar”. Sus declaraciones suenan como una siniestra burla y muestra claramente la verdadera cara de la feroz dictadura que intenta conducir, ya que evidencian el más absoluto desprecio por los habitantes de su país.

Cabe preguntarse si en materia energética Maduro pudo haber sido asesorado, entre otros, por el arquitecto Julio de Vido y el conjunto de diputados nacionales que nombraron en su momento a De Vido como presidente de la comisión de energía de la Cámara de Diputados de la Nación.

En el orden local el índice de inflación del mes de marzo alcanzó un 4,7%. Este número lleva la inflación del primer trimestre del año a 11,8% y la inflación interanual a casi el 55%. El impacto del aumento en las tarifas de electricidad, el transporte, la carne, el pollo y los lácteos con un dólar en alza se hizo sentir. Ello motivó la preocupación del gobierno y que las figuras de la oposición, tendiendo solamente a satisfacer sus apetitos eleccionarios, instalen discursos tendientes a remarcar el fracaso de la gestión del Presidente Macri. Vale la pena recordar que en la historia contemporánea argentina, los tres principales planes económicos para combatir la inflación fracasaron rotundamente. El primero de ellos a cargo de Adalbert Krieger Vasena como ministro de economía del Presidente de facto Juan Carlos Onganía. El segundo el denominado “Plan Austral” implementado por Juan Vital Sourrouille durante el gobierno constitucional de Raúl Alfonsín. El tercero lo llevó a cabo Domingo Felipe Cavallo durante los dos mandatos constitucionales de Carlos Saúl Menem.

Todos ellos por diversas razones, que no vine al caso enumerar en esta columna, fracasaron. De los tres funcionarios el que por razones de edad y ego sigue haciendo predicciones y dando “consejos” es Cavallo. Este ex-funcionario ha sido doblemente condenado por la justicia argentina por hechos acontecidos durante su gestión ministerial. Una causa tiene que ver con los sobresueldos abonados a ciertos funcionarios públicos de las administraciones de Menem. Y la otra causa es en la que se investigó la venta a precio inferior al de mercado del predio de “La Rural” sito en Plaza Italia en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Cada vez que puede emite opiniones que en nada contribuyen a propiciar estabilidad y confianza a los mercados locales e internacionales.

Por cierto, Cavallo es mucho más escuchado en el exterior que en la Argentina. Basta recordar alguno de sus “aportes patrióticos” durante la crisis de 1989. Ese año la crisis financiera derivó en la hiperinflación que obligó a Raúl Alfonsín a entregar el gobierno anticipadamente a Menem, presidente ya electo. Por aquel entonces supo aconsejar a los Organismos de Crédito Multilateral (FMI, Banco Mundial, Eximbank) y a los bancos del exterior para que no le prestaran fondos a la Argentina. Como se ve una destacada “contribución “a la recuperada democracia de entonces y a agravar la crisis económica y financiera que perjudicó al Estado Nacional y consecuentemente a la gran mayoría de los ciudadanos de a pie.

Otra de las grandes “contribuciones” de Cavallo tuvo que ver con las privatizaciones de los servicios públicos, el desarrollo del sistema financiero y las nefastas consecuencias de la irresponsable  prolongación de la convertibilidad durante los mandatos de Menem. Podemos agregar también su desempeño como consultor de Néstor y Cristina, ex–matrimonio presidencial. Estas cuestiones serán motivo de análisis en otra columna.

Pues bien, hace unos días en una entrevista televisiva por el Canal 26 declaró que “el peligro de la hiperinflación existe” y recomendó dolarizar salarios y jubilaciones. Como es fácil de advertir, otro gran aporte sin sustento técnico alguno a la estabilidad y confianza que requiere la compleja situación económica por la que atraviesa nuestro querido país.

A estas conductas, se suman ciertos referentes de la oposición y algunos irresponsables comunicadores carentes de la más mínima idoneidad en materia económica y política, intentando sembrar en la sociedad angustia y miedo para así sumirla en una intensa depresión. Es decir, el escenario ideal para que como dicen algunos kirchneristas–cristinistas “en diciembre se vaya el actual gobierno” y por supuesto los que gobernaron casi 30 años ininterrumpidamente vuelvan al poder.

La recordada declaración de Default hecha por Adolfo Rodríguez Saa ovacionado por los diputados en el Congreso Nacional durante la peor crisis que padeció la Nación, y la reciente arenga del sindicalista aeronavegante Pablo Biró son caras de una misma moneda. Hoy el kirchnerismo–cristinismo se encuentre en “modo avión”. Nadie hace declaraciones sobre tema político alguno. Salvo Juan Grabois, Guillermo Moreno, que alguna cosa dicen pero se cuidan al máximo de opinar. Tampoco lo hace Cristina, quien se dedica también con un gran cuidado casi quirúrgico a los aparentes problemas de salud de su hija y hacer turismo a Cuba.

En estos días vale mencionar el gesto político, como contribución a la causa, del Papa Francisco quien le envió un rosario a Amado Boudou. Quedamos a la espera del rosario que seguramente le enviará a Alberto Samid otro reciente preso “político” del gobierno actual.

Respecto de la inflación el gobierno ha tomado varias medidas económicas coyunturales a efectos de 1. Evitar la volatilidad del dólar, 2. Lograr una desaceleración de los precios tendientes a bajar los índices de inflación y 3. Favorecer el consumo. Hasta hoy lo único que se ha escuchado de la oposición en general es que son parches que no han de tener un resultado positivo respecto de los objetivos perseguidos. Valdría la pena, atento la complejidad de la situación, esperar algunas semanas para ponderar los resultados de esas medidas. Entre tanto, y como no podía ser de otra forma el Riesgo País se mantiene alto. Esto tiene íntima vinculación con la estabilidad y confianza en la economía argentina. El por qué ese indicador se mantiene alto, tiene que ver a mi juicio con que la estabilidad y confianza en la economía aún son un tanto precarias. Ello se puede revertir con el aporte de todos los actores de la vida política, laboral y social. Pensando solamente en sacar unos votitos más en una elección no contribuye en nada a lograrlo. Esto vale para el gobierno y para toda la oposición responsable. Librémonos de la prédica que nos intenta llevar en ese sentido, no dejemos de lado la memoria y actuemos en consecuencia con moderación gobierno, oposición responsable y sociedad toda.

Fernando Robles

Analista político y economista

Seguime en www.fernandorobles.com.ar

Y los jueves en  “Francamente con Fernando Robles, los jueves de 18 a 19 hs. por Radio Simphony  FM  91.3

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Opinión