La Legislatura bonaerense aprobó el proyecto presupuestario de Vidal, y en él se determinó retroceder con la intención de traspasar a los municipios los costos de transporte y tarifa eléctrica.

 

Tras largas horas de debate que culminaron en la madrugada de ayer, finalmente las Cámaras de Diputados y Senadores bonaerenses aprobaron el presupuesto y el pedido de endeudamiento provincial.

De esta manera, la gobernadora María Eugenia Vidal obtuvo un importante triunfo de la mano del apoyo conseguido por el Frente Renovador, el Frente Amplio Justicialista y el PJ Unidad y Renovación, teniendo en contra únicamente a Unidad Ciudadana y el Frente de Izquierda.

Cabe destacar que en estas votaciones estaban contemplados los dos diputados provinciales oriundos de Pilar, Jorge D’Onofrio (FR) y Lucía Portos (UC), de los cuales el primero estuvo ausente, y la segunda fue una de las legisladoras que votaron en contra del proyecto de Vidal.

 

Injerencia local

A la hora de pensar en cómo esto va a afectar la vida de los pilarense, en necesario recordar que al comenzar a analizar este proyecto para el ejercicio 2019, la Provincia había propuesto traspasar a los 135 municipios, la carga por subsidios que la Nación le había hecho recaer en suelo bonaerense. Lo que implicaba que cada distrito se tuviera que hacer cargo de los subsidios al transporte, la tarifa social eléctrica y los costos del CEAMSE.

En relación a dicha iniciativa, finalmente la Legislatura decidió que se dé marcha atrás, y de esta forma, Pilar no deberá preocuparse por un costo estimado en unos 500 millones de pesos, los cuales causaban incertidumbre sobre el presupuesto local, que fue aprobado el pasado lunes y ronda en los 7.000 millones.

Al respecto de esa aprobación a instancias del Honorable Concejo Deliberante local, el intendente Nicolás Ducoté había manifestado: “Se aprobó la posibilidad de seguir trabajando fuerte para el desarrollo de nuestro querido distrito, con un presupuesto fiscalmente responsable que nos va a permitir seguir saldando deudas históricas que tienen los vecinos en áreas claves”.

Cabe señalar que el Municipio hace referencia a que se trata de un presupuesto que tendrá la mayor inversión de la historia en obras y servicios públicos (2.433 millones), seguridad (502 millones), salud (1.801 millones) y desarrollo social (469 millones). Y esto sería siempre y cuando no se tuvieran que hacer cargo del traspaso de subsidios.

Por esa razón, el propio Jefe Comunal en diálogo con la emisora FM Estudio 2, celebró la aprobación en Provincia tal como se dio.

“Había cierta incertidumbre de si los municipios recibirían un traslado bastante significativo de subsidios a transporte, servicio eléctrico y CEAMSE, y una serie de limitaciones en términos del fondo de infraestructura educativa o los montos del presupuesto del HCD. Para nosotros eso hubiese sido un impacto de casi 500 millones de pesos, que no teníamos previsto”, reflexionó, y luego fue cauto al señalar: “Quiero entender bien la decisión respecto del transporte público, porque entiendo que la Provincia va a seguir subsidiando a valores de 2018, pero cualquier aumento va a tener que tener una correlación municipio por municipio”.

Y aseguró que ahora el desafío es “tratar que nuestro presupuesto para el año que viene pueda ver la manera de complementar nuestras partidas de obras, desarrollo social e infraestructura educativa y sanitaria con las de Provincia”.

 

Más cambios

Otro de los puntos que variaron en el proyecto provincial tiene que ver con el presupuesto para los Concejos Deliberantes, que pasó de ser del 3 por ciento del total al 2 por ciento, achicando la brecha que quería llevarlo al 1,5.

Finalmente, el último ítem que tiene una clara relevancia en el distrito tiene que ver con el tope para la suba de impuestos municipales. En Pilar se aprobó una novedosa manera de cobrar las tasas, ya que no se planteó un aumento, sino que se irán actualizando por inflación mediante una fórmula que tendrá en cuenta el salario municipal y el índice de precios mayoristas otorgado por INDEC. Asimismo, el HCD había propuesto poner un tope a los aumentos que iría de la mano del determinado por la Provincia, el cual se estimaba en un 38 por ciento, sin embargo, la Legislatura decidió eliminar ese tope y Pilar se queda sin un límite para los aumentos, por lo que no se descarta que en el corto plazo esto sea reclamado por algunos concejales.

A sesionar desde marzo

La Cámara de Diputados convirtió en ley un proyecto que modifica la Ley Orgánica de las Municipalidades, estableciendo que el período de sesiones ordinarias de los Concejos Deliberantes será desde el 1º de marzo hasta el 30 de noviembre, por lo que se adelantará un mes el comienzo.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Política