DestacadoEntrevistas

Pilarenses que conquistan el mundo

0

 

Dos deportes totalmente opuestos. El automovilismo y el atletismo, especialidades que nunca fueron de la mano, no comparten espacio ni forma y su modalidad es completamente diferente. Parece imposible que podamos unir ambas actividades en una nota, pero ambas fueron protagonistas en las últimas semanas gracias a la impecable actuación y mérito una vez más de los pilarenses.

El fin de semana pasado, en el Kartódromo Internacional de Napoli, se disputó la 20º edición del Rotax Max Challenge Grand Finals en la localidad de Sarno, Italia.

Dos de los 13 argentinos que partieron en busca de consagrarse campeón del mundo, son de Pilar.

En principio, Matías Milla, uno de los adoptados de la localidad, demostró ante más de 5 mil personas de todas partes del mundo que no por azar lo llaman el mejor kartista argentino en actividad. Su desempeño en la categoría DD2, una de las más veloces de la categoría Rotax, lo llevó a remontar casi veinte colocaciones en una difícil definición que lo terminó viendo llegar en el puesto 12°.

Por otra parte, es de destacar la actuación del delvisense Gustavo Carreira. Para este piloto fue la primera vez que disputó un mundial de esta categoría, en su vida. Tras consagrarse campeón sudamericano en Chile, el piloto de la Master Max obtuvo un cupo para ir directo a Italia, donde estaría debutando en la DD2 Master, junto a otros tres volantes albicelestes.

“Me pone muy feliz haber podido participar en un mundial, fue una cosa hermosa. Me fui contento porque anduvimos bien con el DD2. Clasificamos 25 en la general y en las mangas estuvimos bien, terminando 10ª. En la final largamos 33 porque chocamos en la pre final, pero terminamos 24, que para nosotros es más que bueno” contó Carreira en diálogo con Resumen.

¿Cómo fue la transición de un Master Max a un DD2?

Ese fue uno de los puntos que nos complicó un poco. El DD2 es un auto que no uso en Buenos Aires, ya que participé todo el año en la Master Max. Es más veloz. Nos costó un poco adaptarnos, en los frenos, que es muy distinto, pero por suerte pudimos superarlo y andar de la mejor manera.

¿Alguna vez pensaste que ibas a ser parte de un evento mundial?

La verdad es que fue algo que me sorprendió mucho, y más de la forma en que se dio. Estoy agradecido a todo el equipo Zaffaroni, a Jimmy y a Luca, que durante el año trabajan un montón para que tengamos un gran nivel. Con esfuerzo y constancia se puede lograr, y demostramos que así es.

Es para destacar los resultados que obtuvieron todos los argentinos.

Me puse muy contento porque una de las cosas que hay que destacar, es que en Argentina el piso de los kartódromos es muy distinto al que están acostumbrados muchos de los pilotos en Europa. El nivel de grip que tenemos, es inferior al que manejan allá. Pese a esas dificultades, toda la delegación argentina se destacó, y cada uno de nosotros fue protagonista. Siempre remarco que el nivel de kartistas en Argentina es excelente.

Mucha gente se pregunta por qué motivo Argentina no está habilitada para poder recibir un Sudamericano o un Mundial. ¿Por qué pensas que es así?

Hay un solo motivo y es que no tenemos un Kartódromo adecuado para poder albergar un evento de tal magnitud. Falta inversión en Argentina. Hacen falta los estándares europeos, una calidad de asfalto de primer nivel, pero como no lo tenemos, creo que nos estamos privando de poder ser sede de un evento así. El Kartódromo de Zarate es el que medianamente está más cerca de cumplir el objetivo, pero entiendo que un evento así requiere de instalaciones más grandes.

Cumpliste un sueño que pocos pudieron vivir ¿Cómo te sentís?

Es una experiencia que me voy a llevar para toda la vida. Estoy muy agradecido con todos los que me apoyaron. Sin dudas pudimos cumplir un sueño. Este fin de semana vamos por más en la Master Max. Todavía tenemos posibilidades para pelear el campeonato, aunque estemos un poco retrasados en cuanto a puntos, la matemática aún nos da. Vamos a dejar todo para tratar de llevarnos el campeonato.

 24 horas de pasión

De pistas europeas y desafíos sobre cuatro ruedas, nos vamos a records a pie. Mariana Allende se ha transformado en una de las atletas ultra maratonistas más reconocidas a nivel nacional. Recientemente participó en el evento mundialista de Francia, el cual duró 24 horas.

En mayo, la pilarense consiguió el record argentino en Termas de Río Hondo en una competencia similar, en la cual recordamos que el ganador se consagra tras sumar la mayor cantidad de kilómetros en el tiempo establecido, lo que la habilitaba a competir en la ya mencionada carrera. Para no perder la costumbre, Allende deslumbró sumando 5 kilómetros a su record, siendo la mejor de la delegación argentina, 32° en la general y 18° entre las mujeres.

¿Cómo te preparaste para este ultramaratón?

Van los que tienen la mejor marca. En nuestro caso, éramos dos mujeres y seis varones. Otras chicas pudieron conseguir la marca y clasificarse, pero lamentablemente por un tema monetario no pudieron viajar.

Sabía que esta competencia iba a ser muy dura por lo que vine muy bien preparada y con todo ya planificado, realmente había entrenado mucho. Incluso venía de tener una experiencia similar, de 24 horas en Termas de Río Hondo. Quedé con 211 kilómetros y el hombre argentino que terminó detrás de mí, completó los 206 kilómetros.

Seguís marcando historia en esta especialidad.

Me siento satisfecha. Es muy sacrificado el poder competir a este nivel. Trabajo como cualquier persona normal, 10 horas por día e incluso fines de semana largo y feriados. Me gusta cumplir con mis obligaciones, pero trato de dedicarle tiempo antes o después de la oficina al entrenamiento. Prepararse para un ultramaratón requiere mucha resistencia, horas de preparación y de descanso, algo que para los que estamos siempre ocupados, es casi imposible.

¿El apoyo de la familia es fundamental a la hora de cumplir objetivos?

Completamente, sin ellos es casi imposible. En mi caso no solo tengo a mis hijos, que son de fierro y me apoyan incondicionalmente, sino a mi mamá o mis hermanos, que me entienden a pesar de que muchas veces debo faltar a fiestas o cumpleaños. Por lo general son festividades que se hacen los fines de semana, y es ahí cuando los maratonistas le meten más kilómetros a los entrenamientos. Les agradezco porque si vamos a alguna cena familiar, a mí me hacen una cena aparte porque saben que no debo consumir alimentos específicos si estoy entrenando para un evento de esta magnitud.

El atletismo va deteniendo la actividad, al menos en lo que resta del año ¿Qué próximo objetivo tenes en mente?

En este momento me quedé una semana en Europa, después de la maratón, para poder visitar a algunos familiares. Son vacaciones que la estoy pasando increíble con personas que son importantes para mí. Esto va a implicar que pare un mes, y luego estaré retomando con los entrenamientos. Hablo de treinta días de descanso, porque es lo que más o menos me lleva poder acomodar el cuerpo después de una competencia tan dura. En mayo tengo en vista una competencia sudamericana, nuevamente en Termas de Río Hondo.

¿Cuál es la diferencia de los entrenamientos habituales y los de preparación para una carrera?

La baja de kilometraje y el empezar a trabajar no tanto con impacto en la calle, que es lo que generalmente cargamos cuando vamos a una competencia internacional. En los entrenamientos de receso es al revés, empezamos con natación o bicicleta, y poco a poco vamos aumentando los kilómetros, siempre y cuando estemos atentos a cómo va reaccionando el cuerpo para saber si estamos haciendo las cosas bien.

A muchos de los competidores se les complica poder reunir el dinero suficiente para viajar al exterior y representar al país. ¿Crees que impide el desarrollo de atletas nacionales? ¿Cómo los ves hasta el momento?

Es muy difícil para todos. Este año he tenido mucha ayuda económica, pero esto es en mi caso. En este campeonato del mundo, hubo dos o tres competidores que no pudieron venir porque no recibieron ayuda, nuestra moneda está muy devaluada y es prácticamente nulo para nosotros poder competir libremente en el exterior. Pero el argentino hace lo imposible para poder viajar y competir afuera, es más fuerte que nosotros. Preferimos sacar un pasaje a nueve meses, para poder estar y participar. Porque tener la posibilidad de romper una marca y no poder ir por un tema de plata, es realmente muy duro.

En ultramaratón tenemos atletas excelentes que se destacan en casi todas las instancias en las que competimos. El atletismo en Argentina no es muy considerado, pero no todo es fútbol. Hay varios deportes que dejan bien parado al país, estaría bueno que las empresas los empiecen a apoyar un poco más.

Belén Gómez

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado