Su hijo, Jonathan, falleció en Bolivia mientras viajaba como mochilero. Necesitan reunir cerca de 800 dólares para trasladar y cremar el cuerpo. “Como mamá, pido ayuda”, dijo.

 

La familia de Jonathan Ariel González, el joven mochilero fallecido en Bolivia, continúa la odisea de recaudar el dinero para poder traer al país sus restos y, entre papeles y abogados, piden ayuda a la comunidad.

Jonathan tenía 28 años, era pilarense y hacía cuatro años había emprendido el viaje que había soñado durante su adolescencia: recorrería el norte argentino y Sudamérica. Lamentablemente, luego de un año de estadía en Bolivia, el joven falleció producto de un presunto ataque de epilepsia y su familia se enteró días después por Facebook.

“El falleció en Cochabamba, el 14, y nos enteramos el viernes por los pésames que leímos en sus redes, y si no lo hubiésemos visto, no sabríamos nada. Ellos no sabían porque a él en enero le robaron los documentos y papeles, pero sus amigos lograron saberlo y nosotros no”, explicó Patricia Jara, mamá de Jonathan, en diálogo con Diario Resumen.

Los primeros datos, dejaban entrever que Jonathan habría sufrido un ataque de epilepsia, pero su madre contó que su hijo nunca había tenido esa enfermedad pero que sí sufría de presión alta, un problema hereditario.

“Esto fue un golpe realmente fuerte para la familia”, dijo Patricia y entre lágrimas, contó que su hijo “era una persona increíble”. “Era maravilloso, charlaba con todos, se hacía amigos siempre. Pudo recorrer Jujuy, Córdoba, Santa Fe, Corrientes, pudo ir a Brasil, Perú. Adoraba viajar, y, como todo mochilero, vivía de sus artesanías, de trabajar en los semáforos con sus malabares”, relató.

En total, la familia necesita cerca de 800 dólares solamente para lograr el traslado de la morgue y la cremación de Jonathan, porque luego, deberán costear la llegada a Bolivia para poder traer los restos. Esto, para Patricia, se ha vuelto una odisea ya que los costos, aumentaron el lunes.

“Somos una familia humilde, soy empleada doméstica y con mucho esfuerzo caminando todo Pilar, pidiendo dinero, sacando créditos, el lunes logramos conseguir 400 dólares, pero aún me faltan casi otros 400. Sé que es difícil la situación del país, pero como mamá, ya no sé qué hacer y pido ayuda”, expuso Patricia.

Conmocionada y entre lágrimas, Patricia llamó a la solidaridad de los pilarenses y de todos aquellos que puedan colaborar. “Lo único que quiero, es traerlo. Como madre, estoy sufriendo y solo quiero poder traerlo y despedirlo acá”, cerró Patricia.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado