El consejero escolar declaró que no se habían registrado grietas ni problemas en el techo durante los arreglos en 2018 y 2019.  En el establecimiento no habrá clases hasta nuevo aviso.

 

La caída del techo en la Escuela Primaria Nº 25 de Los Cachorros ha puesto en el ojo de la tormenta nuevamente al Consejo Escolar, encargado de realizar las obras edilicias en las escuelas públicas del distrito.

Si bien desde la entidad afirmaron a comienzo del ciclo lectivo que las obras habían sido realizadas y que “estaban las condiciones” para que comenzaran las clases, los gremios docentes denunciaban mal estado edilicio.

Con la caída de la mampostería en la EP 25, quien ha salido a dar respuesta ha sido Pablo Guzmán, titular de la comisión de infraestructura y, a pesar de que los padres y docentes afirman que hicieron reclamos sobre infraestructura, el funcionario alegó que no fue así.

“Lo que ocurrió es que hubo un desprendimiento de un dintel que está en el encuentro de la pared y el techo. Hablamos con la directora y no advirtieron que había rajaduras o algo, pasó de imprevisto. No avisaron al Consejo porque no advirtieron que había peligro”, explicó en diálogo con Diario Resumen, Pablo Guzmán.

Al mismo tiempo, aseguró que se ha convocado a la Dirección Provincial de Infraestructura para que tanto técnicos como ingenieros “puedan darnos un panorama de cómo está el edificio, para que no vuelva a pasar”.

Asimismo, informó que en esa escuela se había trabajado durante el 2018 en las instalaciones de gas y en la renovación de baños y cocina: “en las visitas diarias no advertimos nosotros ni la escuela que hubiesen grietas en ningún sector”.

Sobre el futuro de los controles en colegios, dejó en claro que el Consejo continúa con los trabajos pero que las clases en la Primaria 25 se suspenderán hasta nuevo aviso.

“Estamos haciendo la revisión con los técnicos de la Dirección Provincial de Infraestructura y ellos determinarán qué trabajos debemos hacer para adecuar la escuela. Luego de eso, podremos tener una idea de cuánto tiempo nos llevará”, expuso Guzmán.

Ante las denuncias de los gremios docentes, el consejero escolar dejó en claro nuevamente que al inspeccionar la escuela durante las obras “no había riesgos aparentes”: “respondemos a eso como siempre, trabajando, haciendo reparaciones a medida que recibimos reclamos de escuelas”.

Por otra parte, argumentó que no puede responsabilizar a nadie por lo sucedido porque “no sabemos cómo se originó esa rajadura”.

Por último explicó que los colegios en Pilar “están funcionando” normalmente. “Nosotros seguimos trabajando y haciendo hincapié en gas y electricidad. Hay escuelas que con las últimas lluvias hubo filtraciones, que pueden ser por el deterioro del techo o acumulación de hojas. En esos casos, trabajamos para mejorar la situación”, cerró Pablo Guzmán.

 

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado