Por el diputado provincial Jorge D’Onofrio

Hace unas semanas estuve en la frontera Argentina-Bolivia, ahí confirmé lo que venía sospechando desde hace tiempo. El control de los pasos no le interesa a este Gobierno, aunque apliquen el marketing para anunciar inversiones que luego difieren de la realidad: grandes scanners tapados con sus bolsas de origen, pasos “clandestinos” a tan solo 500 metros del control, donde por el cauce del río pasan hasta autos sin que nadie los verifique. Pero esto pasa en La Quiaca, y también pasa en el conurbano y en toda la provincia.

Acá, escuchamos al Gobierno provincial hablar de luchar contra las mafias y, sin embargo, eliminan las policías, unificándolas con la Bonaerense, ergo, le dan más poder y caja a la misma cúpula que dicen combatir. Vidal y Ritondo decidieron abandonar el camino de brindar seguridad a los municipios. Con esta medida lejos de los controles cruzados, la Bonaerense vuelve al autogobierno que conocimos y padecimos. No controlamos la droga que puede entrar al país, y tampoco la que ya está en cada esquina y de la cual, en muchos casos, la policía la regula.

No nos olvidemos que fue en un depósito de Pilar donde desapareció casi una tonelada de droga.

Desde hace tiempo vengo pidiéndole a la Gobernadora que eche al Jefe de la Policía Bonaerense, en este tiempo ha demostrado una inoperancia -como mínimo- que no permite que se quede ni un día más en su cargo. Sin olvidarnos de la actitud patoteril que tuvo con el esposo de Lourdes Espíndola, a quien le pidió que se porte como “hombre” mientras estaba manifestando su dolor por el asesinato de su compañera.

Realmente no podemos seguir creyendo que Cambiemos está luchando contra la inseguridad. No lo hacen a nivel nacional ni provincial, y obviamente, como consecuencia, abandonan los municipios en manos de los delincuentes, mientras tanto nos siguen mostrando autos de alta gama ploteados como patrulleros, puro marketing duranbarbista.

Las políticas destinadas a la seguridad en todo el mundo tienden a descentralizar, municipales, estaduales, federales, narcotráfico, investigaciones, pero aquí todas están controladas por la misma fuerza policial. Claramente estamos poniendo al zorro a cuidar a las gallinas.

Lamentablemente no veo un futuro auspicioso en esta materia -como en tantas otras- porque estoy convencido que Ritondo perdió la batalla contra las mafias.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Opinión