Ni las fiestas salvaron al comercio local: las ventas cayeron un 2,17 por ciento

Desde SCIPA dejaron atrás las esperanzas de que el fin de año ayudará a la crisis por la que pasa el sector. La caída continúa profundizándose y ahora esperan por un milagro en las vacaciones.

Desde la Sociedad de Comerciantes, Industriales, Propietarios y Afines (SCIPA) han bajado la persiana a un 2018 que no da señales de balance positivo por ninguna parte. Y es que las esperanzas, tanto de la Cámara de Comercios como de los propios comerciantes de Pilar, estaban depositadas en el mes de diciembre, donde las fiestas se hacen presente, y la gente cuenta con algo más de dinero por aguinaldos y bonos de fin de año.

Sin embargo, todo eso se desplomó cuando los resultados del informe mensual llevado a cabo por la Cámara se dieron a conocer. El mes de diciembre marcó una caída del 2,17 por ciento en las ventas, comparado al mismo periodo del 2017, y sumado a los meses anteriores se puede ver como la economía de los comercios en Pilar ha sufrido retroceso que supera el 10 por ciento.

A pesar que desde la presidencia de SCIPA, Edit Domínguez había manifestado esperar con ansias las ventas navideñas, la realidad la llevan a otras palabras. “Estamos en el medio de esta tormenta, tratando de tener más ingresos, intentando mantenernos”, sostuvo días atrás en diálogo con Resumen.

Rompiendo el encanto y las ilusiones del sector, los números marcaron una caída en cada una de las categorías que analiza la Cámara de Comercio pilarense. Yendo en contra de todo pronóstico, la más afectada durante diciembre fue Juguetería, que cayó en un 2,90 por ciento; luego le siguió la baja del 2,50 en Alimentos y Bebidas; más atrás, Golosinas marcó una disminución del 2,30 por ciento; y detrás apreció Ferretería con un descenso del 1,80 por ciento, mismo porcentaje presentado por Bazar y Regalos; finalmente Indumentaria cerró el informe con una caída del 1,70 por ciento, que dio forma al promedio negativo de 2,17.

Como se ha comentado en varias oportunidades, la caída de las ventas en Pilar se viene profundizando con el correr del tiempo, y eso mismo reflejan los números de los últimos meses. Comenzando por la baja del 0,95 por ciento en mayo, mes a mes el porcentaje negativo ha ido en aumento superándose de a poco y llegando a este cierre de 2018 con una caída en el orden del 12 por ciento.

Lo que queda

Finalmente, mientras que Domínguez aclara que se apunta “a poder pasar la crisis lo mejor que podamos”, la última esperanza está puesta en la capacidad turística del distrito. “Esperamos que las personas que pasan el verano en nuestra zona traiga un poco más de consumo en enero y febrero”, cerró la presidente de SCIPA.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado