Como todos los fines de semana, estaba entrenando con un numeroso grupo de ciclistas, cuando presuntamente por una mala maniobra fue despedido del rodado, golpeando su cabeza sobre el asfalto. Según testigos, habría fallecido en el acto.

Triste sorpresa produjo en muchos pilarenses la noticia del trágico fallecimiento de Silvio Ricardo Calegaris, conocido como “El Santa”, a la edad de 72 años, reconocido vecino de Pilar quien falleció el pasado domingo alrededor de las 11:30 de la mañana, cuando regresaba de Los Cardales, partido de Exaltación de la Cruz, finalizando junto a un grupo de ciclistas su habitual entrenamiento de fin de semana, recorriendo un tramo de 70 kilómetros.

Calegaris encontró en el ciclismo su gran pasión, una actividad que practicaba todas las semanas, junto a otros entusiastas del vehículo de dos ruedas en Pilar.

El accidente ocurrió en el sector de  la calle Arturo Frondizi y Calle Gasoducto que conecta el Parque Industrial con la Ruta 6, camino a Cardales, cuando la víctima cayó de su bicicleta y golpeó su cabeza contra el pavimento. A pesar de llevar el casco reglamentario, el impacto le causó una conmoción cerebral, que le provocó la muerte en instantes, a pesar de los desesperados intentos de resucitación que le hicieron integrantes del equipo de ciclistas que lo acompañaba. Un médico que llegó al lugar del accidente en una ambulancia del SAME constató el fallecimiento.

 

Ciclista apasionado

 

Silvio Calegaris  nació en Villa Gobernador Crespo en la provincia de Santa Fe, el 21 de diciembre del año 1947. Llegó a Pilar hace 50 años, de la mano de su amigo Hugo Alberini. Sociable por naturaleza, “El Santa”  pronto hizo muchas amistades. Trabajó durante muchos años como productor de seguros en Luján, para luego instalar una comería sobre Ruta 8 entre 11 de Septiembre y Alsina.

El negocio pronto se hizo popular en un tramo de la ruta nacional donde están instalados muchos comercios de venta de repuestos y talleres. Desde hace un par de años, se había desprendido de la gomería para dedicarse a traer fiambres de Santa Fe para venderlos entre sus numerosas amistades.

Pero más allá de sus actividades comerciales, Calegaris encontró en el ciclismo su gran pasión, una actividad que practicaba todas las semanas, junto a otros entusiastas del vehículo de dos ruedas en Pilar. De hecho hizo dos recordadas y extensas travesías. La primera a principios de los 2000 a Chile y la más próxima recorriendo toda la ruta 40 junto a su amigo Julio Oscar “Yuli” Ponce. El Santa estaba casado con Marta Cabral y tuvo dos hijos: Natalia –radicada desde hace muchos años en Rio de Janeiro, Brasil-  y Matías que les dieron al matrimonio tres nietos. Al Santa lo inhumarán hoy en el cementerio de Pilar y se prevé que un grupo de ciclistas acompañen el cortejo.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado