DestacadoEntrevistas

“Mientras hoy hay empresarios que miran para otro lado, nosotros seguimos apostando a la Argentina”

0

 

El reconocido supermercadista pilarense, Roberto Videle, acaba de firmar un convenio con el intendente de San Antonio de Areco, Francisco Durañona, por el cual se acordó la ampliación de la sucursal de la cadena de supermercados y la construcción de la nueva terminal de Ómnibus y Centro de Transferencia para Ómnibus de Larga Distancia en un predio aledaño, sobre la ruta que ingresa a ‘los pagos de Guiraldes’.

Por otra parte, Videle está produciendo en una finca propia en la provincia de San Juan, pistacho, aceite de oliva y varietales de vino. En sus tiempos libres, el empresario sigue corriendo en el TC Mouras y practica ciclismo, su nueva pasión deportiva.

Roberto Ismael “Chiqui” Videle y su esposa María Marcelina Magnin, siguen invirtiendo en su cadena de Supermercados Eco. Ahora le toca el turno a la sucursal de San Antonio de Areco, donde desde hace casi 20  años, la familia supermercadista pilarense ha instalado un supermercado sobre ruta 8 en el  mismo ingreso a la ciudad turística bonaerense. A pesar de la crisis económica por la que atraviesa el país, el intendente Francisco “Paco” Durañona acordó con Videle, inversiones en la ciudad por 120 millones de pesos. La cadena Eco ampliará su sucursal en Areco con un moderno paseo de compras, duplicando la actual superficie y además, firmó la compra de dos lotes en el Parque Industrial de la localidad. Además, el Municipio y la empresa encararán la construcción de la nueva terminal de la ciudad, fundamental para facilitar la conectividad de Areco, que recibe alrededor de 300 mil turistas al año.

“Mientras hoy hay empresarios que miran para otro lado y no invierten en el país, nosotros seguimos apostando a la Argentina, porque tenemos confianza en la recuperación de la economía –justifico Videle iniciando la entrevista con Resumen-. Por otra parte, San Antonio de Areco es una plaza muy importante para nosotros y pensamos que era hora de que la comunidad arequera tuviera el mejor lugar para hacer sus compras y tomarse un rato para tomar un café y pasear. Por eso decidimos invertir para de alguna manera cumplir con esa gran clientela que tenemos en esta plaza. Hoy no estoy apostando a Pilar como lo hice siempre, estamos apostando a otra ciudad, el tiempo dirá si nuestro siguiente paso sea apostar nuevamente a Pilar.

Encarar un nuevo proyecto nos da un nuevo flujo de energía para seguir adelante”

¿Por qué funciona tan bien la sucursal de Areco?

Primero porque está ubicada sobre la ruta 8, en  la entrada principal  a la ciudad y segundo porque le brindamos a la gente lo mismo que le damos acá en Pilar: la confiabilidad, la calidad de nuestros productos, las ofertas, la atención al público de nuestro equipo de trabajo. Funciona simplemente porque a la Eco la gente le toma cariño y aquí en Areco nuestros clientes nos hacen sentir queridos por la comunidad y lo hace saber de distintas maneras, pero por sobre todo, haciendo sus compras de todos los días. Esto nos entusiasmó a seguir expandiéndonos en esta ciudad, donde por supuesto tenemos competencia. Está la Cooperativa, hay varios supermercados nacionales y extranjeros. Pero nuestro secreto está en seguir trabajando como lo hacemos en Pilar, muchas horas por día, para que esto siga funcionando. Por otra parte, encarar un nuevo proyecto nos da un nuevo flujo de energía para seguir adelante.

¿Cómo se llegó a la firma de este importante convenio con el Municipio de Areco?

Cuando compramos el predio, yo siempre tuve la idea de ampliar la sucursal, pero nunca pensé en algo de tal magnitud, hasta que nos juntamos con Paco Durañona y todo su equipo en una reunión donde le expliqué al intendente el proyecto que teníamos para el lugar. A él le pareció muy bien y nos dio todo el apoyo para iniciar la obra. Nos encontramos con una restricción ya que la nueva autopista iba a pasar por acá, pero ahora han cambiado el trazado y la van a hacer por detrás, gracias a ello y por gestión de la intendencia hoy podemos planificar hacer algo más grande.

¿Cómo va a ser la obra programada?

El plan de obra prevé un supermercado de 1.500 metros cuadrados, con lo cual vamos a duplicar la actual superficie, un depósito de 500 metros, una cafetería, un restaurante, varios locales, entre ellos uno de turismo, algo muy importante ya que San Antonio de Areco recibe la visita de más de 300 mil turistas por año. También se dio la posibilidad de que en un predio aledaño el Municipio construya la nueva Terminal de Ómnibus y un Centro de Transferencia para micros de larga distancia. Si bien esa parte es responsabilidad del Municipio, mis arquitectos, Pablo Storchi y Miguel Figueras, le aportaron ideas al equipo técnico de Durañona que fueron muy bien recibidas. La idea es que se puedan terminar las dos obras en forma conjunta, pero ya está planificado que como nosotros ya empezamos la obra de ampliación del supermercado, podamos inaugurarlas, aun sin el Municipio haber terminado la nueva terminal. Calculamos que eso será para los meses de abril o mayo del año que viene. Algo importante que debe saber la comunidad es que las obras no interferirán con el normal funcionamiento del supermercado.

¿Implica la ampliación dotar al supermercado de más personal?

Si, hoy tenemos 29 personas trabajando. Yo calculo que con todo lo que se viene, se va a necesitar incorporar a más de 60 personas. Hay que tener en cuenta que no solo atendemos a gente de Areco, acá vienen clientes de Capitán Sarmiento y San Andrés de Giles. Hoy las rutas están muy buenas y se llega rápido de todos lados. Acá se siente mucho el flujo turístico los fines de semana y los fines de semana largos aun más. Algo que nos sucede también en nuestra sucursal Caamaño en Pilar, donde los fines de semana se trabaja entre el 30 y el 40 por ciento más.

En otro orden de inversiones, va creciendo también tu emprendimiento en San Juan.

Esto lo iniciamos en 2001, una finca donde arrancamos con 70 hectáreas de pistacho y unas 20 de olivo. Los primeros años fueron muy duros, empezó mi hijo Marcelo yendo al campo mucho tiempo, después se dedicoó más a su empresa y a sus otras ocupaciones y en el campo seguimos con mi contador Eduardo, del cual yo siempre digo que tiene más dotes de ingeniero agrónomo que de contador. Con él nos alternamos en la atención del emprendimiento. Yo viajo unas cuatro o cicno veces por año. En algún momento quise vender y Eduardo me aconsejó que esperáramos, que ya iban a llegar los resultados y realmente debo decir que tenía razón, por lo que le estoy muy agradecido.

Estamos poniendo el hombro, porque nos debemos a nuestra gran clientela que nos sigue apoyando día, a día”

Hoy estoy orgulloso de Finca Dulpa, porque es un emprendimiento que costó muchos años y muchos sacrificios, pero que desde hace tres años viene dando sus frutos. Hoy ya tenemos en el mercado aceite de oliva, pistachos y hasta hemos tenido almendras en su momento. En la zona que estamos nosotros, 25 de Mayo, cerca de Caucete es un lugar muy abierto, muy apto para el cultivo de pistacho, una planta muy noble que resiste picos de temperatura tanto altas como bajo cero. Los productos se venden en la cadena Eco y también lo comercializamos afuera. Yo le vendo a Villares hermanos que este año nos han comprado toda la producción. En su momento le hemos vendido a Jumbo y estuvimos muy cerca de vender nuestros productos a Coto. Tenemos planta de elaboración propia de donde sale el producto terminado, en una bolsa envasada al vacio de 5 kilos.

En San Juan tenemos 15 empleados ya que hemos incorporado una finca para producción de vid. Este año tuvimos la primera producción y lo que juntamos lo vendimos a granel. El año que viene ya tendremos nuestra propia marca de vinos en varietales Malbec, Sirah, Cabernet y Tempranillo. La idea es poder tener una pequeña bodega de autor. En esa misma finca de 40 hectáreas tenemos 22 de vid y el resto repartida entre pistacho y olivo. Además me encanta ir al campo, cuando voy por tres o cuatro días es como si me sacara unos cuantos años de encima. Nunca me hubiera imaginado que el campo me iba a atrapar de la forma en que lo hizo. Este año sacamos 45 mil kilos de los cuales 10 mil los secamos al sol, es decir de la manera artesanal, que parece mentira, pero tiene otro gusto que al secado en secadora.

Otra de tus grandes aficiones es el automovilismo y ahora incorporaste también el ciclismo.

En automovilismo sigo militando en el TC Mouras, donde ya estoy en las 97 carreras, solo a tres de las 100 en la categoría. Así que dentro de poco voy a recibir la plaqueta que lo certifica, algo en lo que nunca había pensado lograr. Esto aparte de haber hecho 130 largadas en el TC. Si bien ahora incorporé otra pasión que es el ciclismo, deporte al que me voy a volcar de lleno cuando deje definitivamente el automovilismo. Hoy tengo 66 años y estoy corriendo con chicos de entre 18 y 20 años. Aparte el cuerpo ya a esta edad empieza a pasarte facturas. Yo le sigo poniendo muchas ganas y creo que cuando la adrenalina fluye uno se siente bien dentro de un auto de carreras y no se siente ningún dolor; pero por supuesto, cuando llego el lunes a casa tengo que tratar de que no me duela nada, porque hay que empezar la semana de trabajo. El deporte de la bicicleta es muy lindo, hemos hecho un grupo muy bueno en La Martinica, salimos a andar todos los domingos siempre y cuando no haya carreras. Por eso digo que mañana dejaré un deporte que me apasionó toda la vida como es el automovilismo, pero seguiré haciendo deporte con la bicicleta todos los fines de semana.

Hoy no estoy apostando a Pilar como lo hice siempre, estamos apostando a otra Ciudad, el tiempo dirá si nuestro siguiente paso sea apostar nuevamente a Pilar”

Uno de los gustos que te diste en el automovilismo fue haber participado con tu hijo.

Si, con Marcelo hemos participado en los 1000 kilómetros de Buenos Aires, yo con Gil Bisella y él acompañando a Bonelli. No es fácil que se pueda dar que padre e hijo puedan correr en la misma categoría. Después corrimos en los 80 años del TC, así que estoy muy contento y también por ser el tercer piloto de mayor edad en haber corrido dentro del TC.  En TC Mouras, además, pudimos también compartir butaca en varias carreras con Marcelo. Los dos nietos que tengo por otra parte, creo que van a seguir la dinastía Videle en el automovilismo, Juampi que va a cumplir 18 años ya estuvo andando en karting y a Ian con sus 15 años, también le gustan mucho las carreras. Si a alguno de los dos le gusta el automovilismo, van a contar con todo nuestro apoyo. Sobre todo el de Marcela mi señora, que es una Diosa. No solo tuvo que bancarse mis 28 años de carreras, sino también las de Marcelo y ahora las de sus nietos.

Volviendo a tu ocupación principal. ¿Cómo está transitando Supermercados Eco, la actual situación económica, política y social el país?

Me encanta ir al campo, cuando voy por tres o cuatro días es como si me sacara unos cuantos años de encima”

La situación no es fácil. Tenemos que trabajar mucho más de lo que lo veníamos haciendo en años anteriores. Por suerte cuento con un equipo muy bueno que me acompaña encabezado por mi yerno Chelo Marchese, que nos están ayudando mucho no solo a poder seguir estando, sino a seguir creciendo. El país siempre te pega una cachetada, sea de un lado o del otro. Me pareció muy raro que las empresas no estén cobrando el IVA y nosotros tengamos que sacárselos a los productos. No te olvides que son entre 500 y 550 productos que son los que se consumen diariamente en la casa de nuestros clientes. Lo estamos haciendo, estamos poniendo el hombro, porque nos debemos a nuestra gran clientela que nos sigue apoyando día a día, dándonos además su cariño y su respeto. Eso nos da mas ganas de trabajar y que todas las cosas malas que pasan se transformen en buenas. Son 38 años que estamos en el supermercadismo y siempre pasan estas cosas. A veces yo me pregunto porqué nos pasan estas cosas a los argentinos, porque la verdad es que tenemos todo para salir adelante y nunca nos terminamos de acomodar. Es una lástima porque tenemos todo para ser un gran país.

Le sigo poniendo muchas ganas y creo que cuando la adrenalina fluye uno se siente bien dentro de un auto de carreras y no se siente ningún dolor”

¿A qué dedicas tu escaso tiempo libre?

A mi familia, a mi esposa Marcela, a mis hijos Marcelo y Mery y a mis seis nietos. Disfruto mucho aunque sea poco el tiempo que pueda dedicarles, pero la pasamos muy bien.

Oscar Orlando Mascareño

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado