Pese a los avances en materia de igualdad de género que hubo en los últimos años, las diferencias de acceso entre varones y mujeres sigue existiendo y atraviesa a todas las edades.

Un informe reciente en ocasión del Día del Niño reveló que el “impuesto rosa” existe también en los juguetes para los más chicos, que en algunos productos llega al 100 por ciento.

El trabajo se realizó sobre los precios de juguetes que se ofrecen en comercios físicos y catálogos online en ocasión del Día del Niño. Así puede verse que una mochila del Hombre Araña cuesta 1.690 pesos, mientras que una versión similar, con el mismo tamaño y materiales, de color rosa, se ofrece a 3.490, un 106 por ciento más.

En tanto, para adquirir una bicicleta de color rosa hay que desembolsar 2.250 pesos más respecto a lo que sale una versión cross de igual rodado. En el mismo sentido, una guitarra infantil rosa se vende por 200 pesos, mientras que una versión de guitarra criolla se consigue por 120, un 66,6 por ciento menos.

Ocurre lo mismo con los personajes infantiles: el “Señor Cara de Papa”, personaje de Toy Story 4, se ofrece a 1.190 pesos, mientras que la versión “rosa”, la “Señora Cara de Papa”, de igual tamaño y materiales, vale un 16,8 por ciento más: 1.390.

En las camisetas de fútbol también se da el “impuesto rosa”. Una remera de Boca Juniors de mujer cuesta un 33 por ciento más, y se consigue a 660 pesos, mientras que su versión masculina se ofrece por 495.

El autor del informe, el Defensor del Pueblo Adjunto Walter Martello, sostuvo además que en las ofertas para el Día del Niño “proliferan productos que asocian arbitrariamente determinados trabajos y/o funciones al sexo biológico, incentivando desigualdades y preconceptos sobre el rol a ocupar en la sociedad por parte de niños y niñas como futuros adultos. Un ejemplo: en distintos locales comerciales proliferan kits de limpieza y carritos de supermercados en miniatura, en cuyo packaging resaltan solamente la figura de una nena”.

“El 40 por ciento de los juguetes destinados a las niñas están vinculados a las tareas de cuidado, siendo la oferta de muñecos bebés (con todas sus variantes como accesorios para el baño, mamadera) la más repetida de todos los juguetes categorizados como de mujer o de niña”, señala el informe.

En ese sentido, Martello destacó que “el Impuesto Rosa va a contramano de la Constitución Nacional, de la Ley de Defensa del Consumidor y de distintos pactos internacionales con jerarquía constitucional en la Argentina”.

“Su instrumentación va a contramano del artículo 42 de nuestra Constitución, que dice que los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a condiciones de trato equitativo y digno. En tanto, el pink task también es contrario al artículo 8º bis de la Ley Nacional de Defensa del Consumidor, que sostiene que “los proveedores deberán garantizar condiciones de atención y trato digno y equitativo a los consumidores y usuarios”.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Provinciales