Por mucho tiempo, el papel de la mujer en el automovilismo ha sido vinculado, en su mayoría, como solo una imagen de venta publicitaria. Fueron décadas las que pasaron antes de que se dieran a conocer las primeras “valientes”, aquellas que se enfrentaron a los prejuicios y discriminaciones para así, poder ocupar una butaca y marcar un quiebre.

El pensamiento de la sociedad ha cambiado, aunque todavía quedan restos de soberbia por las calles de boxes. Solo las más fuertes han sabido sobrellevar esta situación y aunque se ven escasamente, el automovilismo femenino está predominando, creando categorías solo de “damas” y luciéndose mayormente en el karting, la gran escuela de este deporte.

Uno de esos casos es el de nuestra protagonista. Intrépida, valiente y muy segura de sí misma. Viendo correr desde pequeña a su papá y a su tío en karting, a María José Lambertucci le fue imposible no sentir una fuerte atracción por el automovilismo, por querer vivir esa adrenalina. Empezó cuando tenía 9 años de una manera muy anecdótica, le costó solo un año de adaptación hasta conseguir su primer campeonato y para ser quien es hoy, una adolescente de 15 que se abre paso en un mundo ampliamente dominado por hombres.

Llegó a la definición del campeonato 2018 como una de las principales candidatas a la copa, pero un choque en la serie le costó el título de la APAK y  terminó junto al KSM en el tercer puesto de la tabla, siendo la única mujer dentro de la Súper “A”. A lo largo de la entrevista, la joven pilarense nos cuenta cómo vive su participación en el automovilismo en plena revolución femenina y que le depara el 2019.

¿Cómo empezaste a correr?

Yo insistía mucho en correr, fue tanto lo que lo pedí que me armaron un karting. Cuando lo tuve fuimos a practicar a Colectora y choqué contra una pila de cal. Llegué a mi casa y parecía un fantasma, toda blanca (risas). En ese momento mi mamá me dijo ‘no vas a correr’, que esto, que lo otro, y finalmente se dio. El primer año me fue pésimo (risas), el segundo salí campeona en Las Heras, en el siguiente año nos fuimos a correr a Marcos Paz, donde también obtuve el campeonato. En el 2016 no competí, ya que mi papá volvió a correr en cuatri. En el 2017 me pasé a lo que es asfalto, por lo que comencé a correr en APAK. Hice un año de experiencia y en el 2018 ya fui con todo. Aunque lo más importante era divertirme, veníamos muy bien en el campeonato, y como es requisito ganar una carrera para salir campeones, fuimos por ese objetivo. Llegamos a la última fecha con 4 puntos de diferencia con el líder. Clasificamos terceros, en la serie tuve un choque y en la final largué última y llegué tercera, por lo que no me alcanzaron los puntos para ganar el campeonato. Terminamos terceros en la temporada.

¿Cómo fue la reacción de tu mamá al saber que ibas a correr?

La pasa muy mal. Le dan tantos nervios que se descompone, no puede ni ver la carrera. De chiquita era otra cosa, me veía y no tenía drama. Y a mi papá le gustó la idea. Mi mamá no puede tener más hijos, por lo que soy yo sola. Él siempre quiso un varón, porque es fierrero mal. Pero le gustó muchísimo que yo me metiera en esto. Por ahí no disfruta que todos los fines de semana tengamos que ir de acá para allá, “pa, vamos a esta carrera” o “pa, armame lo otro” (risas).

Este año se incrementaron los costos dentro del automovilismo. En tu caso, ¿tuviste que desistir de alguna competencia?

Afortunadamente este año no, ya que estábamos peleando el campeonato. Pero el anterior, cuando estábamos sumando experiencia, me tuve que ausentar por dos fechas. Además de eso, este año me invitaron a otras categorías y a algunas les tuvimos que decir que no. No quería correr el riesgo de ir y que me rompieran el chasis. Algunas eran simplemente como invitada, compartía gastos, y otras era llevando mi propio kart. Imaginate, con qué iba a pelear por la copa en APAK. Era mucha responsabilidad. Si se doblaba un caño, no llegábamos a repararlo para la próxima fecha.

¿Hay alguna carrera que te haya marcado?

El año pasado si, el chasis se destruyó por completo y eso me obligó a parar por una fecha. Y este año, cuando estaba entrenando para una de las citas de APAK con invitados, sufrí un golpe. Afortunadamente no fue tan fuerte como el anterior, me pasó un kart por encima y solo se me hizo un moretón. En la anterior me había esguinzado la rodilla.

De los circuitos que has visitado a lo largo de tu corta carrera ¿Cuál es el que más te gusta y cuál debería recibir más mantenimiento?

Este año corrimos en tres circuitos diferentes con APAK. Diferente a lo que yo estaba acostumbrada. Competimos en Ciudad Evita, el Kartódromo de Buenos Aires y el de Zárate. Personalmente, este último es el que más me gusta y el peor que está es el de Ciudad Evita. El circuito está lleno de parches. No se puede comparar un kartódromo con el otro, el dibujo de Zárate es el que definitivamente más me gusta.

¿Cuál fue la carrera que más disfrutaste?

Siento que me gustaron todas. Porque me gusta correr. Pero si me pasó de alguna competencia tirar todo y decir ‘listo, no corro más’. Sobre todo en el sentido que en mi categoría no hay ninguna otra mujer. Todos tiran comentarios machistas.

En plena lucha por los derechos de la mujer y sabiendo lo “machista” que puede ser el automovilismo. ¿Cómo viviste tu incorporación a este mundo y como la vez hoy en día?

Por ahí porque en ese momento era chiquita no me daba cuenta de cómo era todo, pero en mis comienzos no recibía ningún tipo de comentario. Ahora sí. A veces se escucha un “anda a lavar los platos”. Este año si, recibí un montón de esos comentarios.

¿Y cómo lo sobrellevaste?…

A principio de año me afectaba mucho, es la verdad. Pero ahora no siento nada, me acostumbré. Tampoco voy a dejar de correr por uno que venga y me diga “anda a lavar los platos”. Andate a tu casa si no te gusta (risas). La pasión va más allá de eso.

¿Sentís que en pista hay más favoritismo con los hombres?

Un poco sí. Les molesta que en pista les gane una chica, pero bueno, está cambiando. No hace mucho que las mujeres decidieron meterse de lleno en el automovilismo, al menos acá en Argentina.

A nivel nacional y global, ¿Quiénes son tus referentes?

Soy de Ford y me gusta mucho Agustín Canapino. Me encanta como maneja y como persona, se nota que es muy humilde. Me gustaría ser como es él, en todos los aspectos. No tuve la oportunidad de cruzármelo en algún autódromo, si a Matías Rossi o Matías Milla. Pero no necesito estar al lado de él para saber cómo es realmente. Por eso lo admiro.

Que preferías ¿El automovilismo nacional o internacional?

Sin dudas el nacional. Tal vez hay algún fin de semana que no corro y me pongo a ver el TC o algunas de esas categorías. Aunque también cambio y me prendo con la F1 o el Rally.

Mientras que sea automovilismo…

Olvidate (risas). Además, este año, como fui a los Juegos Olímpicos me hicieron la licencia para correr en el exterior. Pero bueno, hay que ver.

¿Cómo fue esa experiencia?

Fue re lindo. Estuvo en general muy bueno, porque estás ahí, en los JJ. OO. Compartí pista con pilotos sumamente importantes, y que me hayan llamado para participar y estar junto a ellos, es muy fuerte. Es la primera vez que esta el automovilismo en este torneo. En principio me habían llamado como suplente, y después terminé como titular.

Finalizó una temporada pero ya es tiempo de pensar en la que viene ¿Qué objetivos tenes en mente para el 2019?

Sin dudas. Para el próximo año quiero ir a todas las categorías que me quedaron pendientes. La Copa de Damas, la RF, y por último, me gustaría correr en la categoría Mecánica “A” de PAKO. Mientras que en APAK, la idea es hacer una carrera o dos. Correr el campeonato completo ya no. En realidad, en ninguna categoría. Te la pasas con muchos nervios y en el caso que te sientas mal, y encima estás peleando el campeonato, tenes que ir a correrla sí o sí. Va a ser un poco de vacaciones para nosotros (risas).

Y en el futuro, esperemos que no muy lejano, ¿en qué categoría te gustaría correr?

La que más me gusta, por lo peleada que está, es el Top Race. También me re gusta la Fórmula. Hace un mes me anoté para unas pruebas, pero no quedé. Pero si se presenta alguna otra prueba comunitaria, sin dudas voy a ir a anotarme. Espero poder quedar esta vez.

Nombraste que cuando podías veías alguna carrera de TC. Hoy en día, la categoría más polémica del país. ¿Cómo ves la situación del automovilismo nacional?

Hay cosas que hoy en día se pasan por alto, pero otras en las que estoy de acuerdo. Yo creo que está mitad y mitad.

¿Qué les dirías a todas las chicas o chicos que no se animan por diferentes motivos a meterse en el automovilismo?

Que no tengan miedo para nada. En mi última carrera, podría haber no ido y sin embargo por puntaje, me quedaba con el 3° puesto del campeonato. Pero eso no me importó, yo fui igual porque todo se puede en esta vida. Uno está más arruinado cuando no intenta, que cuando va y hace las cosas.      

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado